Algunos gafes que combatían el narco formaron el grupo más sanguinario

Los Zetas se fundó como un grupo de sicarios al servicio de Osiel Cárdenas Guillén, quien dirigía el cártel del Golfo a finales de los años 90.

Y se integró originalmente con miembros del Ejército Mexicano capacitados para servir en los Grupos Aeromóviles de Fuerzas Especiales (Gafes), que desertaron o solicitaron su baja de las fuerzas armadas para incorporarse a las filas del crimen organizado.

La mayoría de fundadores de Los Zetas llegaron a Tamaulipas para combatir el narcotráfico y participar en operativos para aprehender al líder del grupo criminal. Sin embargo, Osiel Cárdenas Guillén, El Mata Amigos, los cooptó y formó con ellos su escolta personal.


El grupo Los Zetas creció hasta convertirse en brazo armado del cártel del Golfo, con más de 60 ex militares en sus filas, y llegó a operar de manera paralela a los jefes de plaza que Osiel Cárdenas tenía en cada una de las 20 entidades en las que tenía presencia el grupo delictivo cuyo centro de operaciones tradicionalmente ha estado en Matamoros, Tamaulipas.

Los hermanos Treviño Morales se sumaron a ese grupo y alcanzaron niveles de mando tras el abatimiento de muchos fundadores, entre ellos Arturo Guzmán Decena y Heriberto Lazcano Lazcano, o la detención de otros, como Enrique Rejón Aguilar.

Miguel Ángel Treviño Morales (ya detenido) era identificado como El Z-40 y logró convertirse en el líder de la organización tras la muerte de Heriberto Lazcano, El Lazca o El Verdugo, mientras que Óscar Omar Treviño ascendió en el grupo de la mano de su hermano.

Los Zetas se convirtieron en cártel independiente tras la extradición de Osiel Cárdenas a Estados Unidos, en enero de 2007, y aunque mantenían una sociedad con los sucesores de El Mata Amigos, los asesinatos ocurridos entre uno y otro grupos provocaron la separación definitiva y una disputa por los territorios que comenzó en 2011.

El cártel de Los Zetas se consolidó como una organización criminal que además de enfrentar a otros grupos considerados históricos, como el de Sinaloa, logró alianzas con agrupaciones que inicialmente fueron sus enemigas, como los cárteles de los hermanos Beltrán Leyva, de Tijuana y de Juárez.

Los Zetas fueron los primeros en establecer grupos de halcones o estacas (vigilantes) que se encargaban de vigilar los movimientos de las autoridades en sus zonas de influencia, y más tarde en dividir en mandos regionales la recepción y el tráfico de drogas. Se llegó a considerar que la organización logró expandirse y tener alianzas con grupos italianos para comercializar cocaína y estupefacientes sintéticos en el continente europeo.

La persecución que ha realizado el gobierno mexicano en su contra ha disminuido su poderío; sin embargo, gracias a las alianzas con otros grupos mantiene presencia en estados como Guerrero, Michoacán, Veracruz, Oaxaca, Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, Zacatecas y Sonora.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada