Ejército mexicano en cruentas batallas con Los Zetas y el Cártel del Golfo, Honor a quien Honor Merece!

El intercambio de fuego con Los Zetas en Matamoros parecía sacado de una película de acción, pero la sangre derramada era real.

El 15 de enero de 2013, un grupo de soldados del ejército montó guardia junto a la estación de policía en respuesta al pedido de ayuda de la fuerza municipal .

Una camioneta de color oscuro pasó a gran velocidad por la Avenida Marte R. Gómez frente a la estación lanzando dos granadas al edificio. Antes de que los soldados pudieran reaccionar, el vehículo se alejó a gran velocidad.

Dos soldados fueron llevados a la sala de emergencias. Uno de ellos sufrió una herida de entidad en una pierna con el fémur expuesto desde el muslo hasta la articulación de la rodilla, que había desaparecido. Restos de metralla destruyeron el abdomen del otro soldado.


El personal de emergencias trabajó desesperadamente pero no pudo salvar la vida del soldado con la herida en la pierna. Aún no se sabe la suerte de su compañero, pero se cree que permanecerá bajo atención médica.

Soldados mexicanos dan la vida por su país

Muchos de ellos murieron en la lucha contra cárteles en Matamoros, ciudad que vio nacer al cártel del Golfo y Los Zetas.

Algunas de las batallas más recientes incluyen:

• La cacería del líder del cártel del Golfo, Antonio Ezequiel Cárdenas Guillén, mejor conocido como Tony Tormenta, dejó varios soldados muertos y algunos presuntamente secuestrados. El 8 de noviembre de 2010, Tormenta murió tras un día de enfrentamiento con el ejército mexicano en el centro de Matamoros.

• El 26 de enero, en Reynosa, el cártel del Golfo mató por lo menos a cinco soldados mexicanos en una emboscada.

• El 27 de enero, cuatro soldados fueron heridos y uno murió al enfrentar a Los Zetas en la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo, mientras cuatro miembros del cártel perdieron la vida en dicha batalla.

Carlos Valdez, exintegrante del ejército de EE.UU., en servicio en cinco ocasiones en Iraq y Afganistán, encargado de servicios de seguridad en México, comparó el trabajo de los soldados mexicanos al que enfrentan las tropas de EE.UU. en Medio Oriente.

"Las amenazas son parecidas". "Están en un marco urbano saliendo a patrullajes diarios. Su enemigo no trae uniforme y se confunde fácilmente con los civiles. El enemigo también tiene acceso a armas de asalto y granadas, y se mueve en formaciones grupales. Podría estar hablando de soldados mexicanos enfrentando a los cárteles o de nuestras tropas contra el Talibán, la diferencia principal es que los cárteles no utilizan Dispositivos Explosivos Improvisados (IED, por su sigla en inglés)".

Las tropas en México están bien entrenadas, la experiencia adquirida en el combate al crimen organizado las convierte en una fuerza de calidad.

"Son buenos en lo que hacen. Yo no dudaría en que uno de ellos me cuidara la espalda", dijo.

Tras pasar cierto tiempo con las tropas en su estadía en México, se ha visto una actitud diferente por parte de ciertos grupos hacia el ejército.

El público no se da cuenta que detrás del uniforme, esos soldados son ciudadanos normales que a pesar de recibir sueldos bajos están dispuestos a arriesgar sus vidas por el país que aman.

"En mi país, cuando uno de nuestros soldados muere, la comunidad se une para expresar su apoyo a la familia", dijo. "En México, cuando muere un soldado, hay muy poco apoyo de la comunidad, y muchas veces ni siquiera se conoce la noticia".

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada