Ejecutan empleados de PEMEX, vinculados a bandas criminales

Inestabilidad en corporaciones policiacas y una intensa cacería contra grupos fuera de la ley desató el asesinato del jefe de grupo de Seguridad Física de PEMEX de Tierra Blanca, Guillermo Cortés Martínez.

El nombre de uno de los importantes mandos, asignados a la vigilancia de ductos de PEMEX, figuraba desde septiembre de 2014 en un narcomensaje (amenaza) dejado en los cuerpos de otros dos empleados de Petróleos Mexicanos que aparecieron frente al rancho Minerva, de la carretera estatal Cuitláhuac-La Tinaja.

Para las dependencias policiacas, ese anuncio no tenía importancia hasta el lunes 6 de abril cuando apareció el cuerpo de Guillermo Cortés Martínez, "Memo", como era conocido por empleados de la paraestatal, en la entrada a los arenales de Bajo Grande.


Los investigadores comenzaron a relacionar diligencias y a tomar en cuenta el mensaje, dejado por supuestos grupos fuera de la ley que ejecutaron en septiembre de 2014 a Alejandro Salamanca Bravo y Linda Patricia Valencia Martínez, en Rancho Minerva.

Unos días después, las dependencias policiacas que han enfrentado a bandas de "chupaductos" concentraron a sus elementos, a quienes armaron y abastecieron con cartuchos. La orden principal fue portar chaleco antibalas durante todo el día.

La muerte del empleado de la paraestatal estaba anunciada. En el mismo mensaje resaltan nombres de otras personas, de quienes hasta el momento se desconoce rango, cargo o función dentro del organigrama de Petróleos 

Mexicanos.

* LOS CRÍMENES

El 14 de septiembre de 2014, grupos fuera de la ley ejecutaron a balazos a Alejandro Salamanca Bravo y Linda Patricia Valencia Martínez, frente al rancho Minerva, en el municipio de Cuitláhuac. 

La última vez que los vieron con vida fue el sábado 13 de septiembre, pero después no se supo más de ellos hasta que sus cuerpos aparecieron tirados boca abajo con signos de violencia física.

Linda Patricia Valencia Martínez, con domicilio en Córdoba, era empleada de PEMEX y enfrentaba problemas judiciales. Fue detenida por la Policía Ministerial el 22 de abril de 2012 por fraude a un joven a quien le prometió una plaza de la paraestatal por 70 mil pesos, según indica el expediente penal 48/2012/VII.

Alejandro Salamanca Bravo, de 40 años de edad, vivía en la casa de huéspedes Las Palmas, de la calle Agrarista, atrás de la escuela Concepción Chumacero, en Tierra Blanca. A él se le relacionaba con su hermano Omar Salamanca Bravo, de quien se dijo integraba una banda dedicada al robo de combustible y cobro de piso en la región de Omealca y Tierra Blanca.

A un lado de ellos se encontró un narcomensaje escrito en una cartulina con una lista de nombres.

El domingo 19 de octubre, otro empleado de la paraestatal fue ejecutado a balazos por unos sujetos que viajaban en un automóvil.

José Ariel Cubillo Muñoz, de 34 años de edad, conducía una camioneta Chevrolet Tahoe negra, sobre la carretera federal Veracruz-Córdoba, a la altura de La Tinaja.

La víctima quedó recargada sobre su lado derecho con un balazo en la cabeza que ocasionó su muerte al instante.

De ese asesinato existen pocos informes, e incluso no se ha hablado sobre la posible relación con sus compañeros que aparecieron muertos en el rancho Victoria.

La ejecución del jefe de Seguridad de PEMEX tiene repercusiones en la zona del Llano que abarca Tierra Blanca, Omealca y Almolonga, por el lado de Oaxaca, donde grupos móviles de Seguridad Pública de los dos estados redoblaron operativos de prevención al delito y la cacería de grupos fuera de la ley.

Desde el lunes se incrementaron las llamadas anónimas que reportaban balaceras con personas heridas. 

Una llamada anónima indicó el martes que unos sujetos que viajaban en un vehículo, del que no se conocieron características, desataron una persecución en la zona del Llano. Las comunidades fueron recorridas de palmo a palmo.

En Omealca, la Policía Municipal no ha doblado las manos y desde hace unos días activaron grupos tácticos para evitar sorpresas. 

La zona del Llano fue visitada por la Policía Municipal. Todos fuertemente armados, no laboran en un solo grupo, sino por el contrario, la estrategia de ataque es distinta, pues según se dijo, aunque los mandos seguían un mismo patrón de conducta, ahora eso varió por su misma seguridad.

La Fiscalía General del Estado (FGE) profundizó diligencias y tareas de investigación por la ejecución del jefe de grupo de Seguridad Física de Pemex de Tierra Blanca y gran parte del caso es llevado por la fiscalía especial de alto impacto.

0 comentarios:

Publicar un comentario