Lo que 'El Chapo' abandonó en su fuga

Varias semanas antes de que ocurriera la fuga de Joaquín El Chapo Guzmán del penal de máxima seguridad del Altiplano.

Reclusos de alta peligrosidad ubicados en el área de Tratamientos Especiales en la que se hallaba la celda del capo —la número 20—, reportaron a los celadores la existencia de ruidos y martilleos que se oían a toda hora “y no dejaban dormir”.

Según consta en documentos contenidos en el expediente, quince internos del Cefereso número 
1, entre los que se encuentran Miguel Ángel Treviño Morales, el Z-40; Fernando Sánchez Arellano, el Ingeniero; Héctor Beltrán Leyva, El H; Teodoro García Simental, El Teo, y Mario Cárdenas Guillén.


El Gordo o El M-1, revelaron a autoridades ministeriales que llevan a cabo la investigación, que los ruidos fueron aumentando de intensidad, especialmente durante la semana previa a la fuga, y que los custodios los justificaron señalando que se trataba “de un cambio de losetas”.

De acuerdo con la declaración de estos internos, El Chapo gozó de una serie de privilegios desde su llegada al Altiplano. Los custodios le brindaban “seguridad especial”, se facilitaba el acceso a su abogado “y a familiares”, nunca era sometido a los protocolos de revisión, e incluso funcionarios del penal accedieron a alejar de su celda a un recluso enfermo de la próstata, cuyo olor a orina le molestaba.

Varios internos coinciden en que El Chapo recibió desde su llegada privilegios relacionados con la comida: “podía comer donde quisiera” —su celda o el área de comedor— y siempre le servían “la comida caliente y a los otros fría”. Uno de los reclusos declaró que mientras todos eran cambiados de celda con frecuencia, “al Chapo no lo movieron desde que llegó”: se le mantuvo siempre en una celda de la planta baja.

La investigación ha recabado hasta el momento 36 declaraciones de personal administrativo, así como los resultados de 10 inspecciones en la celda, el túnel, las torres de vigilancia, el libro de ingresos, los relojes del área de monitoreo, el sistema de seguridad, el centro de monitoreo del penal y la construcción en obra negra por donde se verificó la fuga. Se han practicado 57 intervenciones periciales, y se han recabado 212 indicios en el túnel, el predio en obra negra y la celda número 20.

La PGR ha constatado que el orificio en la celda de El Chapo fue hecho desde abajo, utilizando brocas y con el golpeteo continuo de un gato hidráulico, que más tarde fue encontrado en el túnel: de acuerdo con el peritaje, era imposible que estos ruidos no fueran escuchados en el centro penitenciario.

Entre los objetos que El Chapo y sus cómplices dejaron tanto en el túnel como en el predio de la colonia Santa Juanita se encuentra una planta de luz, una esmeriladora, un perico, una pala, un gato hidráulico de dos toneladas, una lámpara portátil, un estetoscopio, una barreta, una hidrolavadora, varias cizallas, y una pistola calibre 5.7.

Los peritos encontraron también unas sandalias, varios pantalones vaqueros de la marca Cimarrón (talla 34), bolsas de plástico y numerosas etiquetas de la tienda Walmart. Veladoras, cervezas, espejos, vasos de vidrio, agujetas, cobijas, gorras, cotonetes, cucharas y tenis.

Había también protectores auditivos, un radiocomunicador marca Kenwood, un refrigerador con comida podrida, varios envases de plástico que habían contenido comida rápida, y un estuche con tres cargadores para pistola 5.7 (con 39 cartuchos en total).

De acuerdo con los documentos consultados, los peritos recorrieron el túnel de un extremo a otro en la moto que también había quedado ahí abandonada, y a una velocidad de 4.5 kilómetros por hora hicieron 19 minutos: más o menos lo que le tomó a El Chapo ir de la celda número 20 a la casa de la colonia Santa Juanita.

Los documentos señalan claramente que la fuga debió contar con la omisión o la colaboración de funcionarios de diversas áreas y niveles. Que fue responsabilidad del sistema penitenciario, y que no hubiera sido posible solo con la participación de unos cuantos celadores.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada