“El Chapo” se quedó sin socios en Honduras

La fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera de una cárcel de máxima seguridad en México ha puesto en alerta a las autoridades de Honduras y el resto de Centroamérica por la reorganización prevista de las redes que maneja el narcotraficante líder del cartel de Sinaloa.

En Honduras, esa reorganización cuenta con variantes muy fuertes en la red de colaboradores dada a conocer por el Departamento de Estado, el Departamento del Tesoro y la Oficina de Control de Bienes de Extranjeros, especialmente luego de los últimos golpes contra el narcotráfico efectuados por parte del Gobierno hondureño en los últimos dos años.

Una de las variantes más potentes es que en el esquema de “El Chapo” ya no estará el cartel de los hermanos Valle Valle, diezmado por las extradiciones de Digna, Miguel Arnulfo, Luis Alonso, José Inocente y su esposa Griselda Amaya.


Lea: Allegados de los Valle los traicionaron

De esa red clave en el occidente de Honduras, en donde se ha especulado que el capo se ocultaba en momentos de apremio y de descanso, solo se encuentra prófugo de las autoridades José Reynero Valle y Stanley Ortega Valle (Hijo de Digna Valle Valle).

Reynero puede ser clave para que el capo reorganice sus fichas, aunque autoridades de Honduras han manifestado la posibilidad de que el capo busque reorganizar su imperio con nuevos contactos que le permita nuevamente abrir la frontera occidental para la droga.

A ese duro golpe se suma la captura y extradición de Héctor Emilio Fernández, alias Don H, otro hombre clave en el occidente hondureño.




Pero el ajedrez para “El Chapo” se complica también porque tampoco estará en Honduras el clan de los Handal, designados como narcotraficantes por Estados Unidos.

La detención de José Miguel Handal, José Miguel “Chepe” Handal y su esposa Ena Elizabeth Hernández han sido otro golpe para el cartel de Sinaloa en el área de San Pedro Sula, punto clave para el manejo de las sustancias prohibidas hacia el occidente de Honduras y México, de acuerdo a las acusaciones del Departamento de Estado y del Tesoro de Estados Unidos.

Los tres miembros de la familia Handal permanecen en prisión mientras responden por los delitos de los que se les acusa.

En el panorama tampoco estará Carlos “Negro” Lobo, el primer extraditado por Honduras hacia Estados Unidos, y quien era hombre clave junto a Juving Alexander Suazo para el movimiento de droga en el litoral atlántico para Guzmán Loera. Con la caída de Carlos "Negro Lobo" y los hermanos Valle en 2014, el panorama se volvió complicado.

Los Cachiros, encabezados por los hermanos Javier y Leonel Rivera Maradiaga, y quienes según la Oficina de Control de Bienes de Extranjeros (OFAC) eran los que controlaban antes de la detención de Guzmán en febrero de 2014, el 90 por ciento del trafico aéreo de droga y, además, cobraban “impuesto” a otros transportistas de sustancias prohibidas para dejarlos operar, al igual que se dedican al tráfico de armas.

Con los golpes a los socios de la red, la sombra de la traición se apoderó de Los Cachiros y los que eran parte de su red para establecer contactos con diferentes círculos de la sociedad hondureña empezaron a retirarse por temor a ser asesinados.

Al verse solos, la posibilidad de una entrega empezó a cruzar por sus mentes y la misma se concretó después del asesinato del exdiputado Juan Gómez, quien fue muy cercano a la familia y eso para ellos fue un claro mensaje que los próximos en la lista serían ellos.



Los golpes a la red que nutría a Guzmán en Honduras han sido tan fuertes que el embajador de Estados Unidos en Honduras, James Nealon, manifestó en días recientes que el flujo de drogas por el país se redujo 30 por ciento gracias a siete extradiciones, decenas de operativos y la millonaria expropiación de bienes.

El diplomático manifestó también que esos golpes han supuesto la reducción del flujo de dinero sucio proveniente del tráfico de drogas, un elemento que impulsa la corrupción.

Pese a este debilitamiento de la estructura hondureña, falta ver si la figura de “El Chapo” y su fuga, la segunda en 14 años y que es una muestra clara de su poderío, pueden lograr volver a atraer a nuevos jugadores en la historia del narcotráfico.

“Hay una lista de personas que estamos buscando, es bastante grande, hay muchos allá afuera” que el gobierno de Estados Unidos ha pedido en extradición puntualizó Nealon.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada