Tamaulipas el mas letal para el ejercito, es el estado donde mas soldados han caido: las "bajas" de la guerra

En el saldo de bajas derivado del combate al narcotráfico en México, el Ejército también ha pagado su cuota. 

Casi 2 mil efectivos de la principal fuerza armada de México han muerto o han sido heridos desde que Felipe Calderón le declaró “la guerra a las drogas”; guerra que, salvo cambios en el discurso, mantiene el presidente Enrique Peña Nieto.

Casi nueve años han pasado desde que Calderón decidió sacar a los militares de los cuarteles para enfrentar a los grupos de la delincuencia organizada; sin embargo, la muerte de civiles, más de 100 mil desde entonces, no se compara con el número de bajas del Ejército.


Pero el total de efectivos muertos y heridos en ese lapso, mil 776 hasta el pasado mayo, muestra a un Ejército en combate, sin tregua, tal como aquellos involucrados en conflictos internos o internacionales.

Los datos de la propia Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) dan cuenta de una milicia en operaciones fuera de sus cuarteles con directivas específicas para la llamada Campaña Permanente Contra el Narcotráfico y la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos. El resultado le ha sido costoso: 458 muertos y mil 318 heridos.

Casi todas las bajas –así las llaman los militares– se concentran en los rangos menores. El generalato ha estado prácticamente a salvo. En los siguientes grados, unos pocos jefes y docenas de oficiales han resultado muertos o heridos. La mayor cuota de sangre la ha puesto la tropa: soldados, cabos y sargentos.

En respuesta a dos peticiones de información realizadas por Proceso, la Sedena deja en claro que gran parte del territorio nacional ha sido escenario de las bajas del Ejército.

El estado más letal ha sido Tamaulipas, guarida de Los Zetas y el Cártel del Golfo, la organización delictiva surgida del propio seno de esa institución armada. Fuerzas especiales le dieron origen en los noventa y desde entonces los cuarteles del país se han convertido en sus surtidores de gente ya entrenada por el propio Ejército.

Los años de Calderón fueron los más mortíferos para el Ejército. Con Peña Nieto las bajas no cesan, aunque a un ritmo menor y con nuevos escenarios geográficos de confrontación.

Fuera de Tamaulipas, que se mantiene como la entidad más peligrosa para los soldados mexicanos, Jalisco es ahora uno de los estados más problemáticos. El ataque con un misil antiaéreo que derribó un helicóptero Cougar 725 de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) el pasado 1 de mayo exhibió la vulnerabilidad del Ejército.

Michoacán y Sinaloa también son estados donde todos los años, desde 2007, hay bajas para el Ejército. Con Calderón, las entidades más peligrosas para los soldados fueron Tamaulipas, Michoacán, Sinaloa, Nuevo León, Guerrero, Veracruz, Zacatecas, Coahuila, Durango y Chihuahua. En este sexenio, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Sinaloa y Tamaulipas siguen siendo críticos.

El letal Tamaulipas
La principal causa de las bajas es “agresión de arma de fuego”, aunque también ha habido por accidentes aéreos y automovilísticos, ahogados y atropellados.

En su relación de “Personal fallecido en la aplicación de la campaña permanente contra el narcotráfico y la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos”, la Sedena tiene el registro del estado, municipio, fecha, grado y circunstancia de los casos de efectivos militares muertos. La misma información está contenida en su relación titulada “Militares heridos con motivo de las agresiones en contra del personal militar”.

De todo el país, sólo 10 entidades han dejado saldo blanco al Ejército: Aguascalientes, Baja California Sur, Campeche, Chiapas, Distrito Federal, Puebla, Querétaro, Quintan Roo, Tlaxcala y Yucatán.

Tanto en el caso de los fallecidos como de los heridos, todas las armas y varios servicios del Ejército han sido afectadas: Infantería, Caballería Motorizada, Artillería, Blindada e Ingenieros.

La mayoría de las bajas han sido de Infantería. En menor medida, de Caballería, y en mucho menor proporción, de Artillería, Blindada e Ingenieros. En servicios, conductores y cocineros también forman parte de las bajas. En el caso de los mil 318 heridos reportados en total, 647 pertenecen al arma de Infantería y 303 a Caballería.

La Fuerza Aérea también ha registrado muertos y heridos, tanto escuadrones aéreos como fusileros paracaidistas. Lo mismo ha ocurrido con la Policía Militar, Compañías no Encuadradas de Infantería. Las Fuerzas Especiales y Batallones de Operaciones Especiales han reportado asimismo bajas. Pero lo más significativo es que el mayor número de éstas ha ocurrido en el actual sexenio.

Según la relación de personal fallecido, en el sexenio de Calderón, 30 efectivos fueron “ejecutados” por células delincuenciales. Esa circunstancia no se reporta en lo que va del gobierno de Peña Nieto. En el sexenio pasado, 357 militares perdieron la vida, mientras que en los 31 meses de gobierno de Peña Nieto, la Sedena ya registra 101 efectivos fallecidos.

En Tamaulipas han perdido la vida 79 elementos; 46 el sexenio pasado y 32 en el actual. Además, casi la mitad de todos los heridos ha ocurrido ahí. Sedena reporta 609, 46.2% de todos los heridos en casi una década.

A decir de ambos informes, casi toda la geografía tamaulipeca ha sido escenario de ataques al Ejército: Matamoros, Río Bravo, Reynosa, Ciudad Madero, Tampico, Nuevo Laredo, San Fernando, Ciudad Mier, Miguel Alemán, Gustavo Díaz Ordaz, Valadeces, Tancol, Camargo, Hidalgo, Méndez, Nueva Ciudad Guerrero, San Carlos, Valle Hermoso Ciudad Mante y la propia capital del estado, Ciudad Victoria.

A Tamaulipas le sigue Michoacán, donde Calderón inició la guerra contra el crimen organizado en enero de 2007 con una imagen que marcó su paso por la Presidencia: vestido con chamarra y quepí castrenses más grandes que su talla.

Fue en esa entidad donde el Ejército sufrió las primeras bajas de esta guerra. En total, 34 efectivos murieron en Michoacán el sexenio anterior como parte de los enfrentamientos con La Familia Michoacana y su escisión, Los Caballeros Templarios. Aunque ambos cárteles oficialmente están desarticulados, en lo que va del gobierno de Peña Nieto la cifra de militares muertos llega a 10.

En Sinaloa, la tierra del fugitivo Chapo Guzmán, cinco miembros de la milicia han perdido la vida en lo que va de esta administración. Durante los operativos que autorizó Calderón, 36 efectivos de la Sedena fallecieron en esa entidad.

Guerrero y Jalisco –otras dos entidades azotadas por los cárteles del narcotráfico– presentan contrastes entre uno y otro sexenio. El caso más significativo es Jalisco. Con Peña Nieto como comandante supremo de las Fuerzas Armadas, las muertes de militares en ese estado alcanzan ya la cifra de 19.

La acción más aparatosa ocurrió el pasado 1 de mayo, cuando el Cártel Jalisco Nueva Generación derribó con un misil tierra-aire el helicóptero Cougar 725 de la FAM entre los municipios de Villa Purificación y Casimiro Castillo. En el ataque murieron 11 militares, por “agresión de arma de fuego”.

En los siguientes 19 días, otros cinco militares del Regimiento Blindado de Reconocimiento fallecieron por “agresión por arma de fuego” y por “accidente con arma de fuego”, en los municipios de Casimiro Castillo y Villa Purificación. Con Calderón, apenas cinco efectivos del Ejército murieron en Jalisco; cuatro de ellos pertenecían al arma de Infantería.

En Guerrero, donde operan las bandas Guerreros Unidos y Los Rojos –surgidos tras la ejecución de Arturo Beltrán Leyva por parte de fuerzas especiales de la Marina– perdieron la vida 28 militares con Calderón, mientras que con Peña van cinco.

Por lo que hace a los heridos, después de los 609 de Tamaulipas, siguen Nuevo León con 122; Guerrero, 80; Michoacán, 70; Sinaloa, 67; Veracruz, 58; Zacatecas, 51; Coahuila, 50; Durango, 43; Chihuahua, 42; Jalisco, 33; San Luis Potosí, 28; Nayarit, 23; y Sonora con 12.

Por grados
La lista de “Personal Fallecido en la Aplicación de la Campaña Permanente Contra el Narcotráfico y la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos” ilustra que aunque la mayoría de las bajas son soldados, cabos y sargentos en ambos sexenios, también han caído oficiales (capitán primero, capitán segundo, teniente y subteniente) y jefes (coronel, teniente coronel y mayor), aunque en menor número.

En la gestión de Calderón, 27 tenientes perdieron la vida, la mayoría de ellos por accidentes aéreos, seguidos de agresión por armas de fuego y tres ejecutados por el crimen organizado. Los ejecutados fueron en Ciudad Guzmán, Jalisco, en 2010; Saltillo, Coahuila, también ese año y Zamora, Michoacán, en 2011. En lo que va del gobierno de Peña Nieto, siete tenientes han fallecido, cuatro por agresión por arma de fuego, uno por caída y dos por accidente aéreo.

En las campañas militares sólo un general ha resultado lesionado. Ocurrió en Sombrerete, Zacatecas, el 17 de marzo de 2009. Se trató de un general de brigada adscrito a la Comandancia General de la 11 Zona Militar y quien fue herido con arma de fuego.

Entre los lesionados la Sedena sólo reporta a un coronel y cuatro tenientes coroneles. Es decir, sólo cinco jefes del Ejército han resultado heridos. El número se incrementa entre los oficiales. Llega a 131, pero está muy lejos de los heridos entre la tropa. De los oficiales, 16 subtenientes, 96 tenientes, 16 capitanes segundos y tres capitanes primeros han resultado lesionados.

Esas cifras están muy lejos de las heridas recibidas por los soldados y las llamadas clases (cabo, sargento segundo y sargento primero). Llama la atención que la Sedena reporte, entre los heridos, 98 casos “sin datos” del grado o el arma al que pertenecían.­

La Sedena tiene registrados también los días más aciagos para sus efectivos. Además del 1 de mayo de 2015, el 20 de diciembre de 2008, ocho efectivos de Infantería aparecieron ejecutados en Chilpancingo, Guerrero. Nueve habían sido ejecutados en Monterrey, Nuevo León, entre el 15 y el 22 de octubre de ese año.

En Badiraguato, Sinaloa, tierra natal de los capos históricos del narcotráfico en México, el 19 de junio de 2010, 11 efectivos de las Fuerzas Especiales y del Escuadrón Aéreo fallecieron en un accidente aéreo. El 18 de abril de 2008, 12 miembros de la Fuerza Aérea y de Infantería murieron en lo que la Sedena reportó como accidente aéreo, en Uruapan, Michoacán. También en ese tipo de accidente, el 24 de noviembre del 2010 cuatro integrantes de un escuadrón aéreo perdieron la vida en Monterrey.

Por lo que toca a los heridos, el año más difícil para el Ejército fue 2011, con un total de 324. Cerca estuvieron 2012, con 290; y 210, con 257. En esos tres años, 871 efectivos fueron heridos, todos por agresión de arma de fuego. Con Peña Nieto, en sus primeros dos años y medio la cifra es de 246.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada