Levantón de Gustavo Sousa; segundo Duartista plagiado

Gustavo Sousa Escamilla, secretario de Turismo y fallido aspirante a la candidatura priista.

A la alcaldía jarocha en dos ocasiones durante el fidelato, titular del Fideicomiso del 2% a la nómina en el duartismo, Gustavo Sousa Escamilla, notario público número uno del puerto jarocho, fue secuestrado el martes 22 en la noche.

Ocurrió cuando salió a caminar alrededor de su casa en el fraccionamiento El Estero, se ha convertido en el segundo funcionario público del duartismo en ser plagiado, en un Veracruz donde de manera oficial, según el Fiscal General, hay 1,200 personas secuestradas, de las cuales 144 son menores.


Y en donde a principio de semana un par de empresarios, padre e hijo, salieron de su casa en Tampico, Tamaulipas, y fueron secuestrados y asesinados en Pueblo Viejo, Veracruz, no obstante que la familia pagó el secuestro.

Y en Veracruz donde el miércoles 23 dos personas fueron fusiladas y un par de hermanas asesinadas en la región centro.

El primer político del duartismo que fue levantado fue el ex diputado federal, Antonio Pérez Fraga, entonces asignado a la subsecretaría de Gobierno del filósofo Enrique Ampudia Mello, un experto en la teoría y la práctica de la conspiración, el espionaje y el sórdido mundo delincuencial.

Aquella ocasión, según las versiones, Ampudia operó el rescate de Pérez Fraga y su esposa con mucha suerte, pues la pareja regresó a casa con sus hijos y luego vacacionaron para olvidar los días ríspidos en un Veracruz donde, según la PGR, Procuraduría General de la República, y la DEA, la agencia antidrogas de Estado Unidos, operan hoy tres carteles, a saber: Jalisco Nueva Generación, del Golfo y los Zetas.


Hay versiones encontradas sobre el plagio de Gustavo Sousa.

Unas, temerarias, aseguran que en ningún momento fue levantado y se trata de un elemento político distractor para desviar el foco sobre la agobiante deuda pública y la aprobación de iniciativas en el Congreso local. 

Otras aseguran que los plagiarios solicitan diez millones de pesos de rescate.

Unas llegan, digamos, al absurdo, el absurdo que tanto gustaba a Albert Camus, de que Sousa Escamilla es protagónico y mesiánico, urgido de las candilejas.

Y otras deslizan hasta el nombre del (presunto) cartel responsable.

El caso es que el duartista está fuera de circulación y la noticia anda en Veracruz y en el país como parte de la tragedia histórica en que el llamado sexenio próspero está atrapado y sin salida.

Ahora, no obstante, los malosos han lanzado el madrazo a la yugular y el corazón político de la elite priista en el poder sexenal.

Y más porque Gustavo Sousa es el hermano putativo que Fidel Herrera soñó y con quien, de paso, nunca fue recíproco en el trono imperial y faraónico, pues si “El tío” estrenó su primer traje a la medida gracias a Sousa Escamilla, nunca en el sexenio le ofreció la oportunidad más alta de su vida que era la presidencia municipal.

En la primera ocasión porque el fogoso argumentó que necesitaba deshacerse del doctor Jon Rementería Sempé, encumbrado en la Secretaría de Salud, y la segunda, porque impuso a su Barbie, Carolina Gudiño Corro, a quien le dio cuatro cargos públicos en menos de un sexenio.

Javier Duarte abrió la puerta a Sousa en el Fideicomiso del 2 por ciento a la nómina y ahora está secuestrado.


El grito callejero de los familiares de los desaparecidos ha entrada al palacio duartista.

Uno más de los suyos fue plagiado.

Por eso mismo, la zar antisecuestros del país ha ubicado a Veracruz en el tercer lugar nacional, luego de Tamaulipas, primer lugar, y el estado de México, del presidenciable Eruviel Ávila, en segundo.

Pero, además, con el caso de Tavo Sousa la elite política se estremece.

Por eso cuando el 11 de septiembre (día fatídico en América Latina por Salvador Allende y Augusto Pinochet), el Fiscal Luis Ángel Bravo Contreras dictó una conferencia en la Universidad del Valle de México, antes Villa Rica, donde estudió Leyes, llegó acompañado de cuatro camionetas blindadas, dos Suburban blindadas y decenas, mejor dicho, cientos de escoltas.

Por eso mismo, la residencia en Xalapa del secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, está blindada por unos 70 policías día y noche, además del aparato de seguridad que lo sigue en cada paso que da, más ahora cuando cabildea la candidatura priista a diputado local a través de juntas vecinales, oh paradoja, sobre la inseguridad. 

Y, por eso mismo, Arturo Bermúdez asignó cuatro elementos policiacos y dos patrullas a su diputado federal, José Ramón Gutiérrez, quien ahora en reciprocidad bombardea al presidente municipal de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez.

Gustavo Sousa siempre anda solo. Hasta cuando iba a un restaurante local, propiedad de amigos, a tocar su guitarra y cantar, dichosa el alma para alegrar el espíritu.

Pérez Fraga también siempre anda solo. Y de igual manera se lo llevaron con su esposa una madrugada saliendo de un restaurant.

Los malosos están dispuestos a todo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada