La violenta vida de los Arellano Felix y su Cartel de Tijuana contada por su lugarteniente "KITTY"

La siguiente historia es un relato de viva voz escrito por Everardo Arturo Páez Martínez “El Kitty” fue un lugarteniente y amigo cercano de los Arellano Felix en el Cartel de Tijuana y quien se convirtió en un testigo protegido en la DEA.

Páez ofreció una extensa declaración ante la Corte Federal del Distrito Sur de California, misma que desahogó varios de los procesos abiertos contra los ArellanoFélix y sus socios, La propia historia de Páez dice mucho de ese mundo.

Lo que voy a contar es solamente lo que yo vivi en hechos y dichos en aquellos años. Como les dije a los policias gringos aquel 2004, de pronto ya estaba yo dentro del Cartel sin saber por que.

Conoci a Ramon en el cumpleaños de la Lily.Federico me lo presento cuando me llamo al pasillo que unia el patio del frente con el patio trasero en la casa de la Lily alla en Lomas. Alli habia poca luz y a todos nos invitaron un "perico".


Entonces fue alli donde Federico me presento a Ramon. Que curiosa es la vida, años despues Ramon me encargaria matar a Federico por traidor.Federico se andaba escondiendo porque sabia que Ramon estaba muy enojado. Entonces Ramon me encargo encontrarlo, yo sabia que estaba en Tijuana porque me habian dicho que andaba saliendo con una morra que era modelo y que habia estado con nosotros en el Mexico.El Fidel era su vecino y me dijo que Federico iba por la morra pero que no se bajaba del carro porque la morra salia de volada y se iban.Entonces yo saque 300 dolares que traia y le dije al Fidel, ten, cuando lo vuelvas a ver lo sigues hasta donde vaya y me llamas y te voy a multiplicar por tres la feria que te estoy dando ahorita.La estrategia funciono. Al otro dia Fidel me llamo.

La pandilla

Esa misma noche en la casa de la Lily estabamos en la bolita Federico, Fabian, el otro Fabian, Gustavo, Carlos, Ramon y yo.Desde esa vez Ramon y los Fabianes ya cargaban pistolas escuadras. Luego en la semana me los encontre en unos tacos de la Hipodromo. Ramon pago todo y me pregunto que si tenia algo que hacer y yo le dije que no y me invito a que me fuera con ellos a dar la vuelta. Desde esa vez comence a juntarme con ellos.Fuimos a una casa que estaba yendo para la presa. Alli comenzaron a practicar tiro al blanco luego Ramon me dijo que si queria tirar y pues le dije que si y me presto su escuadra pero como me temblaba el pulso todos se burlaban.Me acuerdo que eso me dio mucho coraje y aprete fuerte el gatillo y le empece atinar todos los tiros al centro.Eso le debio agradar mucho a Ramon porque tres dias despues me regalo una escuadra 9mm. y asi ya andabamos todos armados cuando saliamos a dar la vuelta. Era cuando todavia Ramon no formaba su grupo especial del que yo fui parte porque aprendi mucho de el y tambien de Fabian. Para Ramon mis respetos porque era un excelente tirador con pistola pero la verdad es que Fabian lo llego a superar por eso llego a ser de toda su confianza.Eso era mucho antes de que se hiciera todo el desmadre con el cardenal. Eramos muy unidos y los 14 que formamos el grupo especial todos eramos muy ordenados, podria decir que eramos de la misma escuela.

La primera muerte que vi

Pasaron por mi temprano, subete vamos a un "bisnes" me dijeron, traete tu pistola. Ya para entonces me habia quedado yo solo en la casa. Mi mama se habia ido a vivir al otro lado con su amante gringo mientras que mi papa se fue a vivir a su centro de rehabilitacion que acababa de abrir. Asi que yo no tenia problema con guardar la pistola en la casa y a veces hasta nos juntabamos alli todos.Yo iba en la parte trasera del Cougar junto con Edwin, en frente iban Fabian y Ramon. Dimos varias vueltas, nos paramos por unas sodas luego en la calle Oaxtepec a platicar un rato arriba del carro.Fabian se puso a revisar su escuadra le saco los tiros luego se los puso y cargo. Mas tarde arranco y otra vez llegamos a una calle que no me acuerdo cual era y ahi encontro al Erick en su carro, se le emparejo y le dijo: que onda guey que traes con mi carnalito.El Erick le dijo: somos compas. Entonces Fabian le dijo: no quiero que te le acerques.Entonces el Erick le respondio otra vez que eran compas pero en un tono medio felon. Fabian levanto su arma y le metio un tiro. Luego se bajo para rematarlo pero el Erick arranco asi como estaba herido. Fabian corrio a subirse para seguirlo y como Erick iba malherido como que ya no podia seguir y muy cerca del bulevar lo alcanzamos y Fabian le vacio su escuadra. Las balas tambien le tocaron al amigo del Erick que no recuerdo como se llamaba.De esa forma Fabian se cobro que Erick anduviera molestando a su hermano menor.

El grupo especial

Un dia Ramon nos dijo a todos que nos queria ver para algo muy importante.Cuando llegamos alli tambien estaba su hermano Benjamin. Ramon nos dijo que nosotros nos ibamos hacer cargo de cuidar la plaza y tener el control de toda la ciudad. Por eso era necesario que tuvieramos mucha disciplina y para empezar nos dijo que todos teniamos que usar las mismas armas.Y nos dio a cada uno un fusil Ak47 y una pistola beretta 9mm. Nadie podia cargar otro tipo de arma y Ramon era el unico que ademas cargaba un Galil. Tampoco podias tener un Ak47 de imitacion chino o turco porque tenia que ser original ruso.Los 14 que nos juntamos ese dia hicimos muchas hazañas y muchas cosas porque era un grupo muy temido por todo mundo, por policias y enemigos de Ramon.No digo que eramos los unicos pistoleros del Cartel porque facil eran mas de 500 contando a muchos policias que tambien hacian trabajos, lo que si puedo decir es que eramos el grupo mas entrenado y el de elite.Por poner un ejemplo para matar al Rigo y su gente, Ramon convoco a 50, ademas de nosotros. Nuestro grupo se encargo de todo, los otros 50 estaban ahi nada mas para evitar sorpresas.

***********
Para entender mejor la historia estos son los antededentes de Everardo Páez

Antecedentes:

Se hizo narcotraficante en 1984. Hacía cuatro o cinco traslados semanales de 100 a 150 kilos de mariguana de San Diego a Los Ángeles. A finales de ese año, conoció a quien supuso era el verdadero beneficiario de su trabajo, Cornelio Aguayo, con quien amistó hasta el punto en que el narcotraficante le dio casa y enseñó el negocio: la selección de casas de seguridad, el pesaje y embalaje de la hierba, el trato con los clientes…


Everardo Páez Foto PGRA principios de 1985, Páez acompañó a Aguayo a Tijuana para conocer a sus jefes, con quienes se reuniría en el futuro para suministrarles “las cifras”, término utilizado para describir la cantidad de drogas recibidas en los Estados Unidos, la cantidad existente en almacén en un momento determinado y los kilos distribuidos, algo similar a la función de un gerente de existencia.

Aguayo estaba cierto del talento y la seguridad de Páez y quería que se encargara de trasladar dinero en el sentido contrario de la droga: de norte a sur, de los clientes a los jefes en la frontera mexicana.

Y los jefes no eran otros que jóvenes de aspecto clase mediero, bien parecidos y de nombres Benjamín y Ramón Arellano Félix, entonces subalternos de Javier Caro Payán El Doctor, hombre de Miguel Ángel Félix Gallardo El Padrino.

Páez continuó la reuniones en una casa de Tijuana a la que llamaban “oficina”, referencia que mantendrían sus jefes durante los siguientes años para disimular el nombre de una casa de seguridad. Amistó con los muchachos.

A Benjamín se le conocía por los nombres de El Señor, El Min, 7-7, MK, Licenciado Sánchez, Licenciado Alegría. A Ramón se le decía El Tío, Colores, 7-3, 7-9.

Entre 1985 y 1987, la organización transportaba entre 400 mil y 700 mil dólares cada 10 días o dos semanas de ganancias de la mariguana. Nada mal para unos contrabandistas que iniciaron con alcohol y cigarros y en un momento en que difícilmente se les podría llamar capos. Su hermano mayor, Rafael Arellano Félix, había pisado la cárcel años atrás, en 1978, por tráfico de algunos cientos de gramos de heroína y un polvo blanco sudamericano del que apenas se hablaba como negocio en México. Era de tan poca monta el asunto que a Rafael –a quien le quitaría la vida un hombre disfrazado de payaso años después– le apodaron El Menso.

En esos años, el futuro cártel encargaba su distribución en Los Ángeles a tres tipos de nombres desconocidos y apodos Don Meno, Lalo y Farmer. Tenían a su cargo recibir, almacenar y verter los cargamentos de mariguana. También eran responsables del cobro de las ganancias. Años después, cuando los hermanos Arellano entraron de lleno en el negocio de la cocaína, al menos Lalo mantuvo las mismas funciones respecto de esta sustancia.

A la vez, Benjamín y Ramón lograron una adquisición notable: compraron un inspector corrupto del Servicio de Inmigración de los Estados Unidos identificado como José Barrón.

Benjamín y Ramón Arellano Félix y Javier Caro Payán utilizaron a Barrón para pasar cargamentos por la frontera. Los cruces fueron tan exitosos se convirtieron en el principal medio de paso de la mariguana que cruzaban esos contrabandistas hacia Estados Unidos. Sin embargo, en 1987, el inspector y toda la parte de la cadena que junto con él suministraban el sur de California fueron detenidos, incluido un hermano de Páez llamado Óscar.

Everardo Páez Foto PGR


Óscar Páez cumplió toda o parte de su condena en una prisión de Phoenix, desde donde escribía cartas al lugarteniente de los Arellano. En las misivas, le platicaba de los presos con los que compartía el encierro y se mostró particularmente interesado en un individuo llamado David Barrón Corona El Popeye –sin parentesco con el agente aduanal corrupto–, un tipo notable por su carácter violento y que se convertiría, años después, en el primer jefe de sicarios del sanguinario Cártel de Tijuana.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada