VIDEO: Policía Federal aplicó ‘ley fuga’ en Tanhuato: CNDH

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) confirmó que agentes de la Policía Federal (PF) ejecutaron de manera arbitraria a 22 a civiles en el Rancho del Sol –en el municipio de Tanhuato, Michoacán–, y que al menos 13 de los abatidos presentaban tiros en la espalda y cabeza, es decir, que presumiblemente se les aplicó la ley fuga.

Al menos ocho víctimas mortales en Tanhuato con balazos en la espalda presentaban movimientos de desplazamiento –carrera- por una zona abierta, sin tener forma de protegerse de sus victimarios.


En la investigación el Organismo nacional encontró que 19 cuerpos estaban descalzos, algunos con el torso descubierto y otro sólo vestía trusa, por lo que posiblemente, dichas personas se encontraban dormidas cuando inició el operativo.

El 22 de mayo de 2015 los elementos de la Policía Federal emplearon un “uso excesivo de la fuerza letal” en contra de 13 víctimas, ya que los civiles ultimados “se encontraban de espalda respecto de sus agresores, lo que los colocaba en una situación de vulnerabilidad e indefensión”.

La cacería

La Comisión Nacional de Seguridad (CNS) aseguró mediante el oficio SEGOB/CNS/IG/DGAJ/3087/2015 -suscrito por el director general de Apoyo Jurídico- que a las 8:30 horas del 22 de mayo de 2015, elementos de la Policía Federal fueron agredidos por tripulantes de una camioneta marca Toyota de color blanco, en el kilómetro 371.5 de la carretera Nogales-México.

Este hecho originó una persecución y posterior enfrentamiento armado en el Rancho el Sol, en el que perdieron la vida 43 personas: un policía federal y 42 civiles.


Renato Sales, titular de la CNS, afirmó que la acción de los uniformados fue en “legítima defensa”, sin embargo, una investigación de la CNDH reveló que 22 personas fueron víctimas de una “ejecución arbitraria”.

Una de los civiles sobrevivientes relató cómo fueron abatidos por la espalda un grupo de jóvenes, semejante a una cacería: disparar a la presa indefensa que huye.

“En el rancho habíamos puros hombres, la mayoría éramos de edades entre los 25 y los 30 años. En un momento determinado me tiré al piso y vi caer a uno de mis compañeros por un impacto de bala, a unos cinco o seis metros. Había muchas camionetas de federales. Aproximadamente, después de una hora u hora y media de que iniciaron los disparos llegó un helicóptero que también disparó en distintas ocasiones. Las otras cuatro personas que iban corriendo conmigo, también se tiraron al piso y los policías federales se dieron cuenta que estaban vivos, por lo que les empezaron a disparar para matarlos, yo me hice el muerto, sin embargo un federal me disparó y la bala pegó en el suelo, ello me asustó y giré la cabeza, en ese momento sentí que me dieron un disparo en el hombro. Después llegaron los federales para revisar quién estaba vivo, me movieron y me esposaron, escuché que entre ellos empezaron a gritar: ‘dónde está la gasolina’ […]”, contó.

Otros dos sobrevivientes describieron a la CNDH la manera en que policías federales le dispararon por la espalada a otra persona.

“[…] elementos de la PF dejaron correr a una persona del sexo masculino que presentaba diversos tatuajes en la cabeza y en los brazos, de complexión delgada, cabello obscuro, nariz normal y vestía una playera color gris claro o verde, pantalón de mezclilla, se escucharon gritos que decían ‘agárrenlo, agárrenlo’ y posteriormente escucharon disparos de arma de fuego (V24 -cadáver 28)”, refirieron.

El peritaje

Los testimonios de las tres víctimas sobrevivientes del Rancho del Sol son coincidentes con los peritajes en el sentido de que las víctimas recibieron disparos por la espalada.

De la revisión del expediente y las evidencias, la CNDH concluyó que 13 personas que fueron abatidas de manera arbitraria por la espalda, y que a ocho de ellos los privaron de la vida cuando huían rumbo al acceso del Rancho del Sol.

“Se advirtió respecto de V5 (cadáver 9), V6 (cadáver 10), V7 (cadáver 11), V8 (cadáver 12), V9 (cadáver 13), V11 (cadáver 15), V14 (cadáver 18) y V15 (cadáver 19), que al momento de ser privados de la vida por elementos de la PF se encontraban cruzando la parcela localizada al norte del rancho, en dirección oriente a poniente rumbo al acceso del inmueble, que implica que las víctimas presentaban movimientos de desplazamiento por una zona abierta, sin tener forma de protegerse de sus victimarios”, indicó la CNDH.

Apuntó que “los expertos de esta Institución advirtieron que las víctimas V8 (cadáver 12), V11 (cadáver 15) y V14 (cadáver 18) sufrieron lesiones por proyectil de arma de fuego en la cabeza con una trayectoria de atrás hacia adelante, cuando presentaban movimientos de desplazamiento por la Zona B”.

“El uso excesivo de la fuerza letal que utilizó la PF en contra de las víctimas no estuvo dirigida a un fin legítimo, puesto que no les era permitido accionar sus armas de fuego en contra de V1 (cadáver 1 bis), V39 (cadáver 2), V38 (cadáver 3), V5 (cadáver 9), V6 (cadáver 10), V7 (cadáver 11), V8 (cadáver 12), V9 (cadáver 13), V11 (cadáver 15), V14 (cadáver 18), V15 (cadáver 19), V28 (cadáver 34), y V2 (cadáver 37 bis), debido a que se encontraban de espalda respecto de sus agresores, lo que los colocaba en una situación de vulnerabilidad e indefensión”, afirmó .

El Organismo nacional señaló que “resulta ilegal que servidores públicos de la PF dispararan a V24 (cadáver 28) al correr en el área posterior a la casa ubicada en el ‘Rancho del Sol’ y victimarlo mediante un proyectil de arma de fuego que impactó la cavidad cefálica, con una trayectoria de atrás hacia adelante, de izquierda a derecha y ligeramente de abajo hacia arriba, además de la herida que presentó en la cara anterior del tórax”.

De acuerdo a los peritajes, los policías federales colocaron deliberadamente armas de fuego en las inmediaciones de las víctimas y manipularon la posición de los cuerpos de las víctimas.


Respecto a V39 (cadáver 2), uno de los jóvenes con balazo en la espalda, el informe pericial UEEC-626/2015-C de 22 de mayo de 2015, de peritos criminalistas de la Procuraduría de Michoacán determinaron que “[…]EN LO REFERENTE A LA POSICIÓN EN QUE FUERON LOCALIZADOS LOS CADÁVERES MARCADOS CON EL NÚMERO 2 NO CORRESPONDE A LA POSICIÓN ORIGINAL PREVIO A SU DECESO […]”.

En el citado informe pericial concluyeron que “[…]EN LO REFERENTE A LA POSICIÓN EN QUE FUERON ORGANIZADAS LAS ARMAS DE FUEGO DE LOS CADÁVERES […] 5 SE ESTABLECE QUE ÉSTAS FUERON MANIPULADAS Y MOVIDAS DE SU POSICIÓN ORIGINAL POSTERIOR AL FALLECIMIENTO DE LOS OCCISOS”.

La CNDH señaló que “llama la atención que el cadáver 19 (V15) únicamente vistiera trusa, además de que 1 bis (V1), 2 (V39), 3 (V38), 6 bis (V42), 7 (V3), 8 (V4), 9 (V5), 10 (V6), 11 (V7), 13 (V9), 16 (V12), 20 (V16), 21 (V17), 22 (V18), 29 (V23), 32 (V20), y 37 bis (V2), se encontraban descalzos y 1 bis (V1) 9 (V5), 14 (V10), 16 (V12), 20 (V16), 22 (V18), 30 (V22) y 37 bis (V2) presentaran el torso descubierto, lo que indiciariamente permite establecer que dichas personas, también se encontraban dormidas cuando se inició el operativo que llevaron a cabo elementos de la PF el 22 de mayo de 2015, en el interior del Rancho del Sol”.

Los cuerpos

Los testimonios de los familiares de las víctimas refuerzan los peritajes y la evidencia de que al menos 13 personas fueron ejecutadas arbitrariamente por la espalda.

El padre de uno de los jóvenes abatidos narró que “únicamente nos entregaron el pantalón, la ropa interior y el cinturón, pero no la playera y la sudadera naranja, porque mi hijo traía un balazo en la espalda, casi en medio. Recuerdo que la cara la tenía toda morada. […]”.

Por su parte, la esposa de una de las víctimas mortales de Tanhuato –que tenía un balazo en la espalda- relató a la CNDH que “en las oficinas del Ministerio Público de Morelia, Michoacán escuché que uno de los policías federales comentó en voz alta: fue el trabajo más fácil que hicimos. Los agarramos como pajaritos, dormiditos en el nido”.

Peritajes, evidencias y testimonios exhibieron que los elementos de la Policía Federal dispararon por la espalda a 13 personas -quienes no se defendieron, si no que buscaban escapar del enfrentamiento-, presumiblemente les aplicaron la ley fuga, es decir, les permitieron huir unos metros y después los fusilaron por la espalda.
Michoacan.- Aquí las evidencias de la CNDH para asegurar que se aplicó la 'ley fuga' en Tanhuato 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada