Detención del Chapo, La verdad sobre el Montaje del Gobierno Federal Las 11 dudas sobre la captura

A las 12:19 del viernes 8 de enero pasado, a través de su cuenta en Twitter, el presidente Enrique Peña Nieto informó: “Misión cumplida". Lo tenemos. Quiero informar a los mexicanos que Joaquín Guzmán Loera ha sido detenido”.

“El Chapo”, el mítico líder del Cártel de Sinaloa y el hasta ese día el hombre más buscado del mundo, fue aprehendido en Los Mochis, Sinaloa, seis meses después de su fuga del penal de máxima seguridad del Altiplano, en Almoloya, Estado de México.

Sin embargo, la cronología del Operativo Cisne Negro, de aquella mañana de viernes, implementado por la Marina-Armada de México y que terminó con el arresto del capo por la intervención de dos policías federales –a quienes según la versión oficial Guzmán Loera no pudo sobornar–, siguen arrojando dudas.


¿Qué hacía el capo en Los Mochis?
De acuerdo con las versiones de inteligencia, Joaquín Guzmán llegó a Los Mochis el miércoles 6 de enero vía aérea. Aterrizó en una pista para avionetas, aunque no se ha precisado cuál. Alrededor de las 23.00 horas y escoltado por su jefe de sicarios, Iván Gastélum, “El Cholo Iván”, el capo ingresó a la residencia ubicada en Boulevard Jiquilpan 1002 esquina con Río Quelite, en la colonia Scally.

La versión oficial ofrecida por la procuradora General de la República, Arely Gómez, en el hangar de la PGR la noche del mismo viernes apunta sólo a que el narcotraficante había manifestado sus intenciones de movilizarse a la zona urbana, aunque no detalló el motivo.

Otras versiones señalan que el capo se habría movilizado para ver a sus gemelas, que procreó con su actual pareja, Emma Coronel. Sin embargo, hasta ahora no se ha dado un parte oficial sobre las razones del capo para trasladarse a una plaza que históricamente ha sido dominada por el cartel rival, el de los hermanos Beltrán Leyva y donde actualmente manda Fausto Isidro Meza Flores, “El Chapo Isidro”, el rival más importante de Guzmán Loera.

¿Qué pasó con los sicarios del cinturón de seguridad de Guzmán Loera?  
La versión oficial sobre el Operativo Cisne Negro señala que los marinos entraron a la casa de seguridad de Guzmán Loera y se toparon con una resistencia de 12 hombres fuertemente armados, siete más de los que se había planeado que estarían cuidando al capo.

El resultado de la refriega entre sicarios y fuerzas federales fue de cinco gatilleros abatidos –fotos de los hombres muertos circularon por la web–.  Entre los muertos estaba Raymundo Gaxiola Gutiérrez, “El Elegante”, oriundo de Badiraguato y quien en los últimos meses había logrado hacerse de fama en el cártel. Incluso, algunas versiones apuntan a que el cantante de música regional Alfredo Ríos, “El Komander”, le compuso un corrido que lleva por título “El Elegante”.

En un primer comunicado emitido alrededor de las 08.00 horas, la Marina informó que en el lugar de los hechos seis personas fueron detenidas, cuatro hombres y dos mujeres –una de ellas la cocinera oficial de “El Chapo”–.

Entre los muertos y los detenidos, el número de sicarios encargados de la seguridad del capo ascendía sólo a nueve, no a 12 como se informó oficialmente. Incluso si se suma a este número al líder de los gatilleros, Iván Gstélum –de quien se informó en un primer momento que había logrado huir–, el anillo se seguridad del líder del Cártel de Sinaloa sería de 10 hombres.

Si en el operativo estaba contemplado que Guzmán Loera escapara por el drenaje ¿por qué no lo capturaron cuando salió del drenaje pluvial a 800 metros de distancia de la casa?
Los detalles de la Operación Cisne Negro indican que participaron 17 marinos que irrumpieron en la casa y otros 50 que custodiaron los alrededores, especialmente las alcantarillas, pues ya se había contemplado que el capo utilizara esta vía de escape, como lo hizo en Culiacán, en febrero de 2014.

El parte oficial indica que al percatarse del operativo Joaquín Guzmán entró a un túnel habilitado entre la casa y el drenaje pluvial de Los Mochis, que corre por debajo de Boulevard Jiquilpan. Los elementos castrenses, según dijo la Marina, se habían apostado en las alcantarillas para capturar al capo en cuanto saliera.

Sin embargo, en la operación sólo se previó que el capo saliera por alguna de las alcantarillas sobre Boulevard Jiquilpan, entre la casa y el desagüe del drenaje pluvial en la avenida Dren Juárez. Entre estos dos puntos hay 650 metros de distancia.

Guzmán Loera y “El Cholo Iván” optaron por recorrer el drenaje pluvial en sentido contrario al que se esperaba, hacia la esquina de Boulevard Antonio Rosales y salir por una alcantarilla a 850 metros de distancia de la casa de seguridad. En este tramo de Jiquilpan los marinos no se apostaron.

El operativo inició a las 04.40 de la madrugada en la casa de seguridad de Boulevard Jiquilpan esquina con Rio Quelite. El capo y su jefe de seguridad salieron alrededor de las 08.30 de la mañana de su escondite en el drenaje pluvial.

Es decir que se habría quedado poco más de tres horas en el subterráneo, tiempo en el que a la Marina no se le ocurrió apostarse en las alcantarillas sobre Boulevard Jiquilpan hasta Antonio Rosales, donde por cierto la circulación no había sido detenida.   

Reportes de la prensa local sobre la Operación Cisne Negro dan cuenta que a escasos 100 metros del lugar no sólo había refuerzos de las tropas de élite, sino también Policías Federales que presenciaban el intercambio de tiros y hasta elementos del Ejército Mexicano.

¿Por qué el comunicado de la Marina indicaba que el jefe de sicarios de Guzmán Loera había logrado escapar? 
Unas horas después de iniciada la Operación Cines Negro, alrededor de las 08.00 horas, la Secretaría de Marina emitió el comunicado 005/16 en el que informaba que elementos de la corporación asistieron a una denuncia ciudadana que alertaba de hombres armados en un domicilio. Al llegar los marinos fueron agredidos con disparos y estos respondieron.

En el documento también se indica que “se tuvo conocimiento de que en citado lugar se encontraba Orso Iván Gastélum Cruz, presunto jefe de la zona norte de Sinaloa de una organización delictiva que opera en el área, mismo que logró darse a la fuga.”

De acuerdo con el relato de hechos para el noticiero Primero Noticias de Televisa, los elementos castrenses consideran los túneles como sitios letales para una persecución, pues quedan expuestos al fuego enemigo.

La versión oficial no deja claro si los integrantes de la fuerza de élite de la Armada persiguieron por el drenaje pluvial a “El Cholo Iván”, aunque en el comunicado emitido unas horas después de iniciada la Operación Cisne Negro dan por hecho que se escapó, además de que no informa que con el sicario también iba el líder del Cártel de Sinaloa.

Otro dato: los soldados de élite de la Marina que irrumpieron en el inmueble y enfrentaron a tiros a los gatilleros tardaron hora y media en localizar la entrada al túnel por el que huyó el capo.

¿Cómo y dónde encontraron el fusil del Cholo Iván?  
El punto en el que Joaquín Guzmán y su jefe de sicarios, Iván Gastélum salieron del drenaje pluvial se dio a conocer vía redes sociales desde la mañana del mismo viernes 8 de enero. Sin embargo, tuvo que pasar un día para que las autoridades aseguraran este punto.

Los representantes de los medios de comunicación se dieron cita en el lugar el sábado 9 de enero antes que las autoridades. Uno de ellos, de Telemundo, levantó la alcantarilla por donde huyó el capo y al hacerlo se encontró con el fusil AR-15 con aditamento de lanzagranadas, que presuntamente sería del lugarteniente de Loera y lo habría dejado para no llamar mucho la atención al salir del drenaje pluvial.

Algunas notas consignan que fue hasta una hora después del hallazgo que elementos castrenses y de la PGR acudieron al punto para asegurar el arma.  

¿Guzmán Loera iba armado?
Los policías federales que capturaron al capo en la carretera Los Mochis-Culiacán reportaron a sus superiores que marcaron el alto a un automóvil Focus de color rojo de donde descendió el lugarteniente del capo, que iba agachado en la parte trasera.

Según el relato, cuando Iván Gastélum descendía, uno de los federales vio que llevaba una pistola, por lo que fue encañonado. Guzmán Loera no iba armado, aunque primero los amenazó de muerte y luego intentó negociar con los agentes.

¿Cómo se enteró la Policía Federal que “El Chapo” Guzmán iba en un automóvil Focus color rojo y dónde lo hurtaron?
Videos captados por automovilistas en el Boulevard Jiquilpan alrededor de las 08.30 de la mañana muestran el momento en el que dos hombres, presumiblemente Guzmán Loera e Iván Gastélum, roban un auto modelo Jetta color blanco, a unos metros de la coladera por donde salieron del drenaje pluvial.

Hasta el momento se sabe que este primer automóvil fue abandonado unas cuadras adelante, pues se descompuso. No habían transcurrido más de 20 minutos cuando robaron el segundo automóvil, el Focus rojo.

Aunque la versión oficial insiste en que hubo una acción coordinada de las fuerzas federales para detener al capo, luego de su fuga por el drenaje pluvial de la zona centro de la ciudad, versiones extraoficiales señalan que la dueña del segundo auto robado por los narcotraficantes reportó el hecho al C4.

Así fue como el gobierno estatal activó una alerta para autos robados y de esta manera la Policía Federal, al observar el coche alrededor de las 09.30 de la mañana, sobre la carretera, le marcó el alto. El comunicado emitido por la Marina la mañana del viernes, a las 08.00 horas, fortalece esta teoría, pues se da por hecho que el lugarteniente del capo había logrado huir.   

La administración federal tampoco ha aclarado por qué el capo aparece en una primera imagen sin esposas abordo de lo que se infiere es una patrulla de la Policía Federal.

¿Por qué prefirió negociar que confrontar a los Policías Federales?
Acostumbrados a matar, ambos capos confiaron en una salida en la que sobornarían a los policías federales que los detuvieron y así evitarían enfrentarse con ellos de manera violenta. El cálculo falló.

Aunque lo hubieran hecho, Guzmán Loera y su jefe de sicarios se encontraban en desventaja contra cuatro policías armados que encañonaron a Iván Gastélum, apenas se dieron cuenta que llevaba consigo una pistola escuadra.

Según las versiones de los agentes federales, sobre la carretera Los Mochis-Culiacán un convoy de sicarios ya estaban esperando a Guzmán Loera para rescatarlo, por lo que optaron por llevarlo a un lugar donde esperarían refuerzos; sin embargo, no se ha explicado aún por qué decidieron llevarlo específicamente al Motel Doux. Con base en esto surge una pregunta más…

¿El líder del cártel más poderoso del país tiene miedo a morir?
A pesar de que existen imágenes de Joaquín Guzmán portando armas y rifles de asalto, en los últimos años el capo ha mostrado que su punto débil es la familia, especialmente las dos gemelas que procreó con Emma Coronel.

La necesidad de verlas lo llevó, en 2014, a relajar su círculo de seguridad e ir a Mazatlán. Ahí fue reaprehendido también por marinos de la Armada.

De acuerdo con la entrevista grabada en video para la revista Rolling Stone, el capo dijo que estaba consciente de que un día moriría: “pero espero que por causas naturales”.

¿Por qué los policías federales lo llevaron a dicho motel y no trasladaron al capo a la delegación de la PGR o a una estación de la Policía Federal que incluso les quedaban más cerca?
De acuerdo con lo que relataron los policías a sus superiores, el auto Focus color rojo fue interceptado en el kilómetro 3.5 de la carretera Los Mochis-Culiacán, prácticamente en la salida de la ciudad.

Entre este punto y el Doux hay ocho kilómetros que recorrieron, ya con el capo y su cómplice dentro de la patrulla y sin esposar, pasando por Los Mochis y dejando atrás tres moteles, Cessna, Esgar y Century. Además de la delegación de la PGR y un destacamento de la propia Policía Federal.

Fuentes al interior de la PF informaron a LA SILLA ROTA que no existía una explicación por la que los elementos decidieron llevar Guzmán Loera a un motel más lejano, el Doux, ni por qué si ya lo había trasladado hasta ese lugar, no se siguieron hasta San Miguel Zapotitlán (12 kilómetros adelante sobre la carretera), donde se encuentra el 89 Batallón de Infantería de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Los policías que detuvieron a Joaquín Guzmán Loera declararon a sus superiores que optaron por resguardar al capo en un hotel para esperar refuerzos ya que sabían que un convoy de sicarios iría a rescatar al capo. Hoy esos elementos han sido promovidos con puestos en representaciones diplomáticas en países de Europa.

¿Final alternativo? Algunas versiones apuntan a que el Hotel Doux sería uno de los favoritos de Isidro Meza Flores, el rival de Guzmán Loera, y líder de la plaza de Los Mochis para el cártel de los Beltrán Leyva.

¿Operativo coordinado con la Marina o rebatinga por el capo?
La versión oficial indica que luego de llevarlo por carretera y llegar al Doux, los patrulleros eligieron la penúltima habitación al fondo del motel, la 51, para ingresar al capo. Según testigos consultados por el Semanario Zeta, cuando un trabajador del lugar acudió para cobrar la cuota de 300 pesos por seis horas, se le ordenó que se retirara.

Fue entonces cuando un policía tomó la famosa fotografía del narcotraficante sentado en una cama del hotel con la imagen de una mujer semidesnuda en el fondo.

Primero llegaron más unidades de la Policía Federal a reforzar la custodia y más tarde, no se precisa en qué momento, elementos de la Marina llegaron al lugar para “negociar” la entrega del capo.

Versiones extraoficiales señalan que la Marina se enteró de que la PF tenía al capo gracias a que, apoyados en el Ejército, escucharon las comunicaciones por radio de los federales. Al llegar hubo un enfrentamiento verbal y hasta amenazas.

Según el diario Impacto, diario sinaloense, los Marinos advirtieron a los federales: “¡Nos entregan a ‘El Chapo’ o va a haber consecuencias!”. 

“¡Tenemos que presentarlo nosotros ante el Ministerio Público; nosotros lo capturamos!”, respondió el delegado de la Policía Federal en Sinaloa, Nicolás González Perrín,

El jefe de grupo de élite de los marinos respondió: “Lo vamos a trasladar en un helicóptero y un avión de la Secretaría de Marina”. “También nosotros tenemos un avión para trasladarlo”, reviró Perrín. 

Finalmente, entre las 11.00 y las 11.30 horas, y una vez que los altos mandos en la Ciudad de México ya estaban enterados de la detención del capo, Policía Federal y Marina llegaron a un acuerdo para trasladar a los dos capos en un convoy hasta el aeropuerto de Los Mochis, a 20.6 kilómetros de distancia.

La versión encaja con la decisión final de que la conferencia del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, la procuradora Arely Gómez González, los titulares de Semar y Sedena, Vidal Soberón y Salvador Cienfuegos, y el comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, fuera en el hangar de PGR y no en el de la Secretaría de Marina.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada