“El alcalde me dijo que le diera un susto a la reportera porque le echaba mucha tierra”

“El alcalde me estuvo presionando por más de dos meses para que le diera un susto a la reportera Karla Silva porque le estaba echando tierra a sus notas…yo me hice el loco, yo no quería hacer eso”, fue la declaración efectuada por el exdirector de Seguridad Pública de Silao, Nicasio Aguirre Guerrero, “El Nikki”, ante el juez de control de oralidad penal.

No obstante, el juez José Luis Argüello Uribe determinó vincularlo a proceso para someterlo a juicio, lo que podría ser en conjunto con el propio ex alcalde priista Enrique Benjamín Solís Arzola.

Argüello dijo haber escuchado de la Fiscalía suficientes datos de prueba para vincularlo como instigador –misma acusación contra el exalcalde- de la agresión a la reportera del periódico El Heraldo.

“Hay una doble instigación porque la encomienda viene primero de una alta autoridad; quien incitó a otro (Nicasio) para realizar a su vez la encomienda dirigida a acallar la actividad de una periodista”, concluyó el juez, al ordenar que el ex director de Seguridad silaoense permanezca recluido en el Cereso durante el tiempo que dure el proceso.


En la larga audiencia efectuada en las salas de oralidad penal –de las 8 de la mañana a las 9 de la noche- la fiscal Yolanda Domínguez retomó toda la relación de hechos antes, durante y después de la agresión a la reportera Karla Silva Guerrero y a su compañera Adriana Elizabeth Palacios, el 4 de septiembre del 2014.

Datos de prueba consistentes en testimonios, videos, dictámenes periciales y otros, señalaron a Nicasio Aguirre como instigador del ataque a la reportera, por órdenes del entonces presidente municipal.

Para ello, de acuerdo con los datos, Aguirre contrató a Luis Gerardo Hernández Valdenegro, José Samuel Ornelas y Osvaldo Valero Garnica. Les ofreció pagarles 5 mil pesos a cada uno e instruyó a su coordinador operativo, Jorge Alejandro Fonseca Durán, para que éste los trasladara, primero a identificar a la periodista a la que “iban a dar un susto” y posteriormente, a consumar la agresión el 4 de septiembre de 2014.

De acuerdo con lo expuesto por la fiscal, fue Nicasio Aguirre quien ordenó dar “guantadas y patadas” a Karla, amenazarla claramente con “bajarle a sus notas” y les dio libertad de robarse lo que quisieran de la oficina de El Heraldo, una vez que cumplieran.

A ello se prestó el coordinador operativo de la Policía, Jorge Alejandro Fonseca, –según declaración de uno de los tres hombres contratados- porque éste quería quedar bien con el alcalde “pues se quería quedar con el puesto de Nicasio”.

Inesperadamente, una vez que la fiscal concluyó con su exposición al imputar los cargos de instigador en los delitos de lesiones y robo calificados y amenazas, fue el propio exjefe policíaco Nicasio Aguirre quien pidió al juez José Luis Argüello tomar la palabra para hacer una declaración:

“Todo lo que pasó fue por órdenes del alcalde, que me estuvo presionando por más de dos meses para darle un susto a la periodista. Yo me hice el loco un tiempo, pero él seguía insistiendo. ¿Qué pasó? Le dije que yo no conocía a nadie que hiciera esas cosas, no quería porque no quería problemas. Tres semanas antes de los hechos me volvió a hablar, me dijo ¿qué pasó? Le dije: es que yo no conozco a nadie, licenciado. Me dijo: dile a Jorge (Fonseca Durán, quien era su subalterno como coordinador operativo de la Policía), él conoce a mucha gente mañosa. Ah, está bien, yo le digo…”.

Según Aguirre, el exalcalde Solís le insistió nuevamente y él le reiteró que no conocía a alguien para “ese trabajo”, y posteriormente “supe por El Pelón (Fonseca Durán) que él se hizo cargo…”.

En ese momento en el estrado, Nicasio Aguirre –exagente de la Policía Ministerial por 9 años- aceptó que la fiscal Yolanda Domínguez lo interrogara, y así se desahogó el intercambio ante el juez de oralidad y las propias víctimas Karla Silva y Adriana Elizabeth Palacios:

–¿A qué alcalde se refiere cuando dice que lo estuvo presionando por más de 2 meses?
Al ex presidente Enrique Benjamín Solís Arzola.

–¿Dónde y de qué forma lo estuvo presionando?
Cuando le pasaba las novedades de los días o cuando tenía contacto con él por algún evento o algo.

–¿En qué era en lo que insistía el alcalde?
Que le diera un susto a la reportera.

–Cuando hablaba de que le diera un susto a la reportera, ¿qué debemos entender?
No sé, un susto. Yo no le ponía mucha atención porque yo no quería hacer eso.

–Cuando dice que no quería problemas, ¿a qué se refiere?
Me refería a que me costó mucho trabajo llegar allí. Yo quería seguir preparándome, no quería problemas legales con nada

–¿Por qué quería el alcalde que le diera un susto a la reportera?
Me comentó que porque le estaba echando mucha tierra, muchas notas en contra de él.

–¿Cómo le dijo o cómo supo usted que le echaba mucha tierra en sus notas?
En una ocasión que fui a su oficina me enseñó unos papeles, al parecer una nota, me dijo: ‘mira’. Yo nada más la vi, no leí nada.

–¿El Pelón y usted hablaron con el presidente?
Nunca hablamos con el presidente. El Pelón y yo nunca hablamos con el presidente, él escuchó por radio.

–¿El presidente le entregó notas periodísticas de Karla?
No.

–Cuando refiere que es una periodista a la que hay que golpear, ¿a quién se refiere?
A la señorita Karla

–¿De qué periódico?
El heraldo.

–Dice usted que por las cargas de trabajo que tenía a diario se olvidó de la plática…
No hice mucho caso de lo que él me mencionaba y por la cargas de trabajo no le di mucha importancia

–¿Conoce a Luis Gerardo (Hernández Valdenegro)?
De vista nada más.

–Le presentó a Luis Gerardo al Pelón?
No.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada