“¡Era el que mató a Evelyn!”, gritaban mujeres “¡A ver qué harían si fueran sus hijas! Aquí la policía, y ahora hasta los soldados, sólo vienen a pasearse

Naucalpan, Méx.— Con palos, tubos y piedras cientos de pobladores de Praderas de San Mateo cerraron calles e impidieron el paso de militares de las Bases de Operación Mixta (BOM), ante el enojo porque presuntamente la policía municipal dejó escapar a presuntos secuestradores.

“¡Era el que mató a Evelyn!”, gritaban mujeres con enojo y desesperación, mientras cientos de pobladores corrían por las calles de Praderas de San Mateo y La Luna en busca de los supuestos secuestradores.

El 31 de octubre Evelyn , una pequeña de 10 años, fue raptada cuando iba a la primaria y a entrenar futbol; su cuerpo apareció en un callejón de la colonia La Luna, alrededor de las tres de la tarde, dentro de una bolsa negra de plástico, con huellas de estrangulamiento y presunto ataque sexual.


Este feminicidio mantiene a los habitantes de la Cuenca de San Mateo con enojo y sicosis, pues no es la única niña que ha sido atacada, señalaron los pobladores.

“Ayer eran tres o cuatro, entre ellos uno de sudadera blanca que trataba de cubrir su cabeza para ocultar el tatuaje que trae en el cuello, es una figura de la muerte”, gritaba Jeny.

“Querían llevarse a dos niñas, una de siete y otra de 14 años”, gritaban en medio de una turba que —con palos y tubos— ingresaban a las casas, subían a las azoteas y brincaban de predio en predio en busca de los presuntos secuestradores.

Horacio Jiménez López , secretario del ayuntamiento, afirmó que ante la voz de alerta por la presencia de secuestradores, elementos del Grupo de Operaciones Especiales acompañó a los pobladores a realizar una revisión casa por casa, pero no encontraron a los presuntos raptores.

Los grupos de “cazasecuestradores” corrían no sólo por Praderas de San Mateo, sino también por La Luna, a lo largo de más de 20 manzanas. En tanto, un grupo de más de 500 personas bloquearon el camino Real a San Mateo, impidiendo el paso hacia la autopista Chamapa-Lechería y a la carretera Naucalpan-Ixtlahuaca, así como a Rincón Verde, por espacio de varias horas.

En ese punto, un numeroso grupo de mujeres y jóvenes se apostaron frente a un convoy militar y les gritaron: “¡A ver qué harían si fueran sus hijas!”, para impedir su paso rumbo al municipio de Atizapán.

Golpeando palos y tubos, confrontaron a los militares, mientras los soldados optaron por mantenerse a bordo del camión; sólo un oficial bajó a dialogar con los vecinos, quienes finalmente les permitieron el paso en medio de una rechifla.

“Aquí la policía, y ahora hasta los soldados, sólo vienen a pasearse, y cuando les pedimos apoyo, como hoy, sólo hicieron como que buscaron a los secuestradores”, gritó Jeny.

Habitantes de la zona de San Mateo, a la que pertenecen colonias como Praderas, La Luna, Tejocotes, Rincón Verde y San Mateo Nopala, entre otras, marcharon el lunes 6 de noviembre desde esta zona hasta Lomas Verdes y Periférico Norte, donde realizaron bloqueos intermitentes y llegaron a la presidencia municipal, para exigir ser escuchados por el alcalde Édgar Olvera, quien en ese momento se trasladó a Satélite a inaugurar un pozo de agua.

Para este jueves (mañana) “volveremos a ir a la presidencia y al Centro de Justicia de la Procuraduría mexiquense, para exigir justicia por el homicidio de Evelyn, además de seguridad, pues sólo hay tres patrullas para una decena de colonias”, dijo el manifestante David Bocanegra.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada