La rebuscada muerte de El Chalo Araujo llena de misterios y errores que le costaron la vida, ejecuto a compadre del Mayo

Habían trascendido diversas versiones sobre la muerte de Gonzalo Araujo Payán, alias "El Chalo" Araujo. 

Entre ellas que decidió suicidarse después de ser copado por la PME en su domicilio en Infonavit Humaya, y otra, de que una crisis nerviosa lo llevó a tomar la determinación de quitarse la vida.

La tercera versión y que tampoco fue confirmada por las autoridades es que se trató de una ejecución oficial derivada de un enfrentamiento con la PME y se simuló el suicidio para evitar represalias del crimen organizado.

Las tres versiones fueron tomadas por algunos policías como razonables, toda vez que se sabía que "El Chalo" Araujo era buscado por un grupo especial de la PME por el homicidio del ministerial Doroteo Álvarez Isidro y su hermano Arturo desde agosto de 2005.

Con un hermetismo muy marcado, las agencias del Ministerio Público y diversas corporaciones de policía reportaron que no estaban enterados de la el jefe de seguridad muerte del supuesto jefe de gatilleros del Cártel de Sinaloa.

Trascendió que la familia del occiso declaró que Araujo Payán tenía como tres días con una severa depresión y ayer por la madrugada decidió darse un disparo en la cabeza.

Otras informaciones obtenidas de vecinos del sector indican que a la medianoche se escucharon disparos en el domicilio del presunto delincuente y que llegaron una gran cantidad de oficiales de policía, los cuales acordonaron las calles subsecuentes de la residencia.

Todo hace suponer, por los datos de los colonos, que la PME realizó un operativo para capturar a "El Chalo" y éste, al verse acorralado, decidió suicidarse.

Aún se desconoce porqué esta persona se encontraba en su residencia desde hace días y no había sido detenido por las autoridades federales ni locales, las cuales tenían órdenes de arrestarlo.

Personal de funerarias locales informaron que en forma inusual la PGJE realizó las diligencias y en muy poco tiempo levantó el cuerpo para que la prensa no se enterara.

El Chalo Araujo era un sicario casi legendario de Sinaloa, quien tenía influencia en todas las corporaciones policiales del estado y que incluso en sus inicios fue Policía Judicial.

Todas las policías de Sinaloa protegían a El Chalo y todo mundo le temía. Al igual que El Macho Prieto, El Chalo circulaba por las calles fuertemente armado sin temor nunca a ser detenido.

El Chalo murió en octubre de 2006 y trascendieron varias versiones, de las cuales ninguna era cierta. El Noroeste de Culiacán publicó en aquél entonces que estaba rodeado por ministeriales del Estado y decidió suicidarse. Otra versión es que la Policía Ministerial lo mató, pero inventaron el suicidio para evitar represalias del cártel de Sinaloa.

Pero la verdad es que El Chalo cometió el error de asesinar a un compadre de El Mayo Zambada, quien también tiene fama de implacable y lo cierto es que nadie asesina a nadie sin la autorización de los grandes jefes.

Entonces se le dio la opción a El Chalo de ser ejecutado o porque era muy respetado, de quitarse la vida él mismo.

Es una opción que no se le da a cualquier pistolero, pero por tratarse de El Chalo, así fue y él así decidió tomarse la vida en sus propias manos.

De allí se creía que Victoriano “El Chano” Araujo tomaría el lugar de su hermano, pero eso fue descartado porque él no estaba contento que después de haber dado tanto servicio al cártel le obligaran a terminar su vida así.

El Chano Araujo, por cierto, también ya era una leyenda y, por lo tanto, también un sicario muy temido, pero El Mayo también se encargó de él al conseguir primero que fuera encarcelado y dentro de la peni de Culiacán, asesinado en contubernio con las autoridades.

Por lo tanto, el puesto de jefe de seguridad de El Mayo recayó en El Macho Prieto y con eso vienen enormes beneficios como son plazas importantes del narcotráfico, como fueron Mexicali y todo Sonora, además de todo lo que ya controlaba Inzunza Inzunza en Culiacán.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada