Solitario justiciero ejecuto a 4 asaltantes de autobús “Ahí están sus cosas, recoja cada quien sus pertenencias" dijo antes de marcharse

El misterio de los cuatro cadáveres que han aparecido este lunes en una carretera cercana a la Ciudad de México empieza a aclararse: eran asaltantes. La prensa local informaba del hallazgo por la mañana. 

Cuatro cuerpos tiroteados, abandonados en la cuneta de una de las vías de acceso más importantes de la capital. ¿Qué había pasado?

En un comunicado divulgado más tarde, la fiscalía del Estado de México, aledaño a la capital, ha informado de que los cuatro eran asaltantes; que durante la mañana se habían subido a un autobús que iba a la Ciudad de México; que cuando ya se bajaban, uno de los pasajeros sacó un arma y les disparó. El inesperado justiciero se dio a la fuga justo después. 


Cuando los cuatro sujetos se disponían a bajar del autobús, luego de haber despojado de sus pertenencias a los pasajeros provenientes de San Mateo Atenco y con destino a la Ciudad de México, un solitario sujeto se levantó de la parte trasera del vehículo y comenzó a dispararles con su arma 9 milímetros.

Los presuntos asaltantes habían ordenado al chofer detenerse y tras el tiroteo se abrieron las puertas de la unidad cayendo lesionados.

El pasajero, con el arma en mano se fue a la parte frontal, descendió y remató a los cuatro que se encontraban en el piso, quedando en el lugar cinco casquillos percutidos.

Los maleantes tenían entre sus ropas una pistola hechiza y navajas, motivo por el que no hicieron frente a su agresor; por el contrario, trataron de bajar lo más rápido posible.

Tras rematarlos, recogió algunos morrales en los que se encontraban dinero, carteras, teléfonos celulares y demás objetos del botín. De nueva cuenta subió a la unidad y puso los morrales en el suelo para decir: “Ahí están sus cosas, recoja cada quien sus pertenencias. Nada más me hacen el paro”.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada