Dijo que su hijo cayó al piso y murió; el cadáver del menor fue hallado aferrado a una rama en un barranco

Nogales, Sonora.- Hasta 50 años de prisión podría enfrentar Rosario Aranza Barreras, la joven de 19 años de edad, que está acusada de haber asesinado a su hijo Ángel Gabriel, de apenas dos años de edad, y posteriormente haber arrojado el cuerpo en un barranco a las afueras de Nogales.

Aranza Barreras fue internada en el Cereso Femenil de Nogales, donde quedó a disposición del Juzgado Oral de lo Penal del Distrito Judicial, luego de que se determinara la legalidad de su detención por el delito de Homicidio Calificado cometido en perjuicio de su descendiente.

El crimen por el que fue consignada ocurrió el pasado miércoles, fecha en que la mujer reportó a las autoridades la desaparición de su hijo de dos años de edad, tras dejarlo en su vehículo mientras ella realizaba unas compras en una tienda de ropa ubicada en la colonia Luis Donaldo Colosio.


Sin embargo, al día siguiente la mujer confesó ante las autoridades que el niño ya estaba muerto y dio indicaciones a los investigadores sobre la ubicación del cadáver en un barranco ubicado en las inmediaciones del rancho “El Bellotoso”, ubicado al sur poniente de esta ciudad fronteriza.

Tras varias horas de búsqueda, los agentes pudieron localizar el cadáver del menor: se encontraba envuelto en una cobija, con golpes, y para sorpresa de todos, estaba aferrado a la rama de un árbol.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada