"Me temblaban las piernas. No me atemorizaba su aspecto, era el recuerdo de lo que había vivido y el miedo de que quedara suelto lo que me atormentaba”

Era el año 2010 cuando una mujer, de oficio abogada, cuyo nombre guardaremos en anonimato, salió a correr, sin imaginar que era vigilada por un depravado sexual.

El mismo hombre, sospechoso de violar y asesinar a Brenda Arnoletto, es hoy identificado por una de sus víctimas, que ha seis años de haber sido rescatada por un camionero, viene a identificar a "Manuco", hombre con antecedentes de abuso sexual y robo.

En una entrevista dada al periódico el Clarín la mujer menciona que cuando fue a identificar al sujeto:

"Me temblaban las piernas. No me atemorizaba su aspecto, era el recuerdo de lo que había vivido y el miedo de que quedara suelto lo que me atormentaba”.


Brenda Arnoletto, de 24 años de edad, fue violada y asesinada en Pozo del Molle, Córdoba.
Era octubre de 2010, cuando la mujer salió a caminar por un circuito de running, lo mismo que hizo Brenda cuando fue atacada el lunes pasado.

“Llevaba auriculares, por eso no me di cuenta de que me seguía. Me puso un cuchillo en el cuello y de refilón vi que tenía un lazo de alambre en el cinturón. Me quise zafar con la mano y me corté los dedos, mientras él me arrastraba hacia los pastizales”, relata la abogada sobre la agresión.

Según los investigadores de Pozo del Molle, Manuco, de 37 años de edad, se escondió tras una planta para atrapar a Brenda y la llevó a una obra en construcción para abusar de ella y asesinarla.

Brenda Arnoletto, de 24 años de edad. Fuente: FB

“Un camionero que estaba a punto de tomar la ruta, y vio que Manuco me seguía, se desvió, agarró el palo que usan para pegarle a las ruedas y me salvó. Manuco salió corriendo”, sigue el relato la abogada santafesina. Luego, el chofer la subió a su vehículo y la llevó a la comisaría. En el caso de Brenda, también un camionero fue clave para dar con el paradero del presunto sospechoso.

Fue en el año 2010, cuando a Manuco lo detuvieron rápidamente como en Córdoba.
La persona ya tenía antecedentes penales un procesamiento por abuso sexual simple (2005) y una condena unificada a 8 años y medio de prisión (2001) por robo calificado, hurto y defraudación en el departamento de Vera.

El periódico el clarín menciona que Manuco tuvo una niñez complicada y visitó las comisarías desde la adolescencia: ”Fue tan conflictivo como sus hermanas y su madre, que tuvieron sus problemas con la Justicia también”.

Y cuenta que “prefería estar en la cárcel que en la calle, porque tenía garantizado techo y comida".

Por el ataque a la abogada, en 2012 Manuco fue sentenciado a cinco años de prisión por abuso sexual agravado por el uso de arma en grado de tentativa.

Salió en libertad en junio de 2014 por cumplimiento de pena y al tiempo se mudó a Córdoba; ahora es acusado por el feminicidio de Brenda, cuyo cadáver fue encontrado en una obra en construcción el martes a la mañana: la habían violado y estrangulado.

“Desde que me enteré lo que le pasó a la chica cordobesa no dejo de pensar un minuto en el hombre que me salvó. Fue mi ángel guardián”, dice la abogada y recuerda que cuando Manuco cumplió la sentencia “vivía atemorizada, no salía sola a ningún lado, le pedí a la Policía que por favor lo tuvieran vigilado: estaba afuera y con tiempo libre, eso me daba terror”.

Es más, en Calchaquí por las redes sociales se comenzó a difundir su foto a modo preventivo, porque todos conocían su apodo y lo terrible que era, pero muchas chicas no lo habían visto nunca.

Al tiempo se mudó a Córdoba, donde trabajaba en un campo de la zona de Trincheras, ubicado a la vera de la ruta nacional 158, entre Pozo del Molle y Las Varillas.
Hoy la abogada menciona:

"Yo creo que ese tipo de personas no se regeneran en la cárcel, no se recuperan ni tienen solución. Espero que, si lo encuentran culpable, no salga nunca más”, concluye la mujer.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada