Un miembro del Cártel de Sinaloa y otro de Los Zetas son extraditados a EU; 11 años para operador de “El Chapo”

La Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) de México informó hoy de la extradición a Estados Unidos de dos sujetos, uno de ellos presuntamente miembro del cártel de Sinaloa y el otro de los Zetas, que son reclamados por las autoridades estadounidenses.

En un comunicado, la fiscalía aseguró que la extradición de los dos individuos, quienes permanecían prófugos de la Justicia, se dio en el marco del Tratado de Extradición suscrito por los Gobiernos de EU y México a través de la Subprocuraduría Jurídica y de Asuntos Internacionales (SJAI).

Pese a que la institución se refirió a los sujetos únicamente como Mario “N” y Jesús “N”, estos han sido identificados por medios locales como Mario de la O López y Jesús Fernández de la Luna.

Mario de la O López, alias “el Flaco”, del cártel de Sinaloa, será procesado por la Corte Federal de Distrito para el Distrito Este de Texas, por los delitos de asociación delictiva, delitos contra la salud(narcotráfico) y lavado de dinero.

Mientras que Jesús Fernández, “el Chuy”, quien supuestamente forma parte de los Zetas, es requerido por la Corte Federal de Distrito para el Distrito Oeste de Texas, por los delitos de asociación delictiva, contra la salud, delincuencia organizada, lavado de dinero y por poseer armas de fuego con el fin de fomentar delitos en materia de narcotráfico.

Al agotarse los recursos legales de los reclamados, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México “dictó los acuerdos correspondientes por medio de los cuales México concedió la extradición de los reclamados al Gobierno estadounidense”, aseguró la PGR.

En el Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México, elementos de la Policía Federal Ministerial hicieron la entrega a alguaciles de EU.

De acuerdo con la PGR, con esta extradición se alcanza el número de 282 personas entregadas en extradición desde 2012, y 78 en lo que va de 2016.

ONCE AÑOS DE CÁRCEL A MEXICANO POR LAVADO DE DINERO DE CARTEL DE SINALOA

Asimismo, un hombre de origen mexicano fue sentenciado hoy a poco más de once años de cárcel acusado de haber lavado dinero ilícito del Cartel de Sinaloa, informó la Fiscalía Federal del distrito sur de California, Estados Unidos.

Joel Acedo Ojeda, de 32 años de edad, oriundo del estado de Sinaloa, aceptó en junio del año pasado haber conspirado para ocultar hasta 20 millones de dólares procedentes de actividades relacionadas al tráfico de droga en la frontera.

“Aquellos que laven dinero procedente de drogas para facilitar el flujo de narcóticos que tienen un impacto devastador en nuestras comunidades y ciudadanos pagarán un alto precio”, reiteró la fiscal de distrito, Laura Duffy, tras conocerse la sentencia.

“Seguiremos persiguiendo agresivamente a estos individuos donde quiera que estén, y que intenten cualquier medio, financiero o de otro tipo, para mover drogas a través de nuestra frontera”, agregó.

El acusado escuchó su sentencia de 135 meses por parte del juez de distrito Roger Benítez, en donde además se estableció que este deberá entregar 20 millones de dólares y pagar una multa de 20 mil dólares.

En un periodo de dos años, Acedo Ojeda y sus cómplices coordinaron el tráfico de millones de dólares en efectivo desde Estados Unidos hacia México, señalan documentos presentados en la corte.

Una vez en México, el dinero era transferido hacia traficantes de droga ya sea de manera directa o traficado de vuelta hacia Estados Unidos para ponerlo en el sistema financiero y luego transferirlo nuevamente a México, explicaron las autoridades.

Larry Casper, fiscal asignado al caso, indicó a la corte que el dinero pertenecía al Cartel de Sinaloa, una de las organizaciones criminales más grandes de México, dedicada a la importación y distribución de cientos de toneladas de cocaína, metanfetaminas y marihuana hacia Estados Unidos.

Como parte de la investigación, el Gobierno federal decomisó más de cinco millones de dólares en efectivo, además de cientos de libras tanto de cocaína como de metanfetaminas, precisó.

Por su parte, el agente especial del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) en San Diego, Michael Carney, resaltó que la dependencia federal “está comprometida con detener el flujo de drogas a través de la frontera que llenan las arcas de las organizaciones criminales más violentas del mundo”.

0 comentarios:

Publicar un comentario