Así son las prisiones Supermax en EU a las que podría ir 'El Chapo'

Los criminales más peligrosos que purgan condenas en Estados Unidos se encuentran en prisiones de máxima seguridad donde están aislados, monitoreados y vigilados todo el tiempo en su celda.

Hasta los criminales más peligrosos y amenazantes temen ser recluidos en las prisiones de máxima seguridad de Estados Unidos, conocidas como Supermax. En estos centros de internamiento el delincuente es recluido en una celda solo, en la que pasa al menos 22 horas del día encerrado, sin tener contacto con nadie y en la que es monitoreado y videograbado todo el tiempo y castigado cuando hace algo fuera de lo permitido.

A estas prisiones son trasladados los asesinos seriales, terroristas, narcotraficantes o los delincuentes que representen cualquier tipo de amenaza para otros presos, su vida o el orden de las cárceles comunes de Estados Unidos.


En 1999 eran 30 los estados estadunidenses que contaban al menos con una cárcel de este tipo para sus internos más amenazantes. En 2014, Amnistía Internacional reportó que eran más de 40 los estados con estas cárceles en las que hay 25 mil presos.

La mayoría de los reclusos de las prisiones Supermax permanecen en ellas por largos periodos de tiempo o de manera indefinida; los directores y autoridades carcelarias pueden tratar y castigar a los internos a su antojo, pues prácticamente no tienen revisiones externas; los reclusos tienen mínima comunicación con el exterior y son sometidos a periodos largos de tiempo en solitario; prácticamente están ajenos a cualquier actividad recreativa, de educación o rehabilitación de adicciones que por lo general se proporcionan en prisiones convencionales.

La mayoría de estas prisiones son estatales, pero el gobierno federal de Estados Unidos opera una prisión Supermax en el estado de Colorado, "the United States Penitentiary, Administrative Maximum (ADX)" con capacidad para 490 presos, quienes están recluidos en celdas por separado de 22 a 24 horas diarias.

De acuerdo con el reporte "Aislamiento en el Sistema Penitenciario Federal de Estados Unidos", de Amnistía Internacional (AI), "las celdas en esa prisión Supermax tienen paredes sólidas que impiden cualquier comunicación o interacción con otros presos, además de una puerta corrediza al interior de la celda y una puerta sólida hacia el exterior. Comen todos los alimentos en la celda, se bañan y van al baño en la misma celda para evitar que tengan que salir de la misma. Las visitas de los funcionarios de la prisión, incluyendo controles de rutina por parte del personal médico y de salud mental se realizan sin cruzar la puerta de la celda y las consultas médicas y psiquiátricas a veces se llevan a cabo de forma remota a través de teleconferencias".

En esta prisión "todas las visitas exteriores son sin contacto con los presos, pues están separados de sus visitantes por una pantalla de cristal. A los prisioneros en ADX se les permite salir de la celda para hacer ejercicio un máximo de diez horas a la semana, pero en una habitación interior o en pequeños patios o jaulas individuales, sin vista al exterior".

En otras prisiones los presos reciben aún menos tiempo fuera de sus celdas, revela el reporte de AI.

Uso de la fuerza permitido

El diario estadunidense The New York Times publicó en 2015 un reportaje sobre las condiciones inhumanas de la única prisión Supermax federal, la ADX que abrió en 1994 y a la que van los enemigos de Estados Unidos como terroristas o conocidos asesinos seriales, quienes pasan aproximadamente 23 horas al día aislados.

"Otros presos en su pabellón gritaban y golpeaban sus puertas durante horas. A mí me retiraron el medicamento de trastorno bipolar argumentando que en esa prisión no dan drogas para sentirse bien", contó al Times Rodney Jones, uno de los presos de esa prisión quien llegó ahí trasladado de una cárcel convencional por agredir a otro interno. Él está sentenciado por robo.

A falta de su medicamento experimentó cambios severos de humor provocándose cortaduras, por lo que los guardias lo amarraron en su cama de brazos y piernas, sujetándolo de las argollas que para esos casos tienen las camas de las celdas de la Sección de Control de la prisión.

De acuerdo con el documento "Prisiones: análisis y consideraciones generales", publicado en 1999 por el entonces director del Instituto Nacional estadunidense de Correccionales, Morris L. Thigpen, la existencia por sí misma de este tipo de prisión logra que otros presos en cárceles convencionales cumplan con las medidas de comportamiento requeridas, por el temor a ser trasladados a alguno de los centros de máxima seguridad.

Perfil de los internos

Los internos de este tipo de prisiones son presos que han demostrado ser constantemente violentos y amenazantes para el sistema de prisiones de Estados Unidos, quien presente un riesgo de fuga, o quien pueda generar disturbios o alterar el orden de operación o a la población carcelaria.

Además son recluidos en estas prisiones quienes tienen una enfermedad mental incontrolable, personas con conductas incorregibles y que frecuentemente son indisciplinados. También los que requieren de una custodia especial, los que requieren estar separados del resto de los presos o los que necesitan ser observados todo el tiempo por su inaceptable o problemático comportamiento.

Características del aislamiento

Tanto las puertas de la celda como las de los baños, el agua y la luz se operan de manera remota y el contacto con otras personas se limita a inspecciones médicas o de manera visual durante los rondines del personal de seguridad. La mayoría de la comunicación con el interno se da a través de sistemas de interfón, cámaras o bocinas.

Cuando les corresponde salir al aire libre, salen esposados o encadenados y siempre escoltados por al menos dos agentes de seguridad.

Algunos guardias portan armas de fuego y gases o armas no letales para estar preparados en caso de requerir controlar físicamente a los reclusos.

Comportamiento documentado

En las prisiones Supermax todo es documentado. La rutina diaria de los reos y custodios es videograbada y evaluada por el personal administrativo y de supervisión para verificar el cumplimiento de las políticas y procedimientos de la prisión.

Toda propiedad de los internos debe ser aprobada, como el uso de televisiones, radios u objetos de recreación que les permitan enfrentar la ausencia de estímulos del exterior. Para cualquiera de estas cosas se evalúa primero la seguridad y las condiciones humanas. Entre las prohibiciones están los rastrillos, plumas y cerillos por representar una amenaza a la seguridad.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Cargando ...