¿Cómo sigue la guerra del narco en México tras la extradición de "El Chapo" Guzmán?

Dentro del debilitado Cártel de Sinaloa se prevé una lucha por el poder entre los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera y dos hombres fuertes: Ismael Zambada García ,”El Mayo”, y Juan José Esparragoza, “El Azul”. Mientras tanto, crece el poder del Cártel Jalisco Nueva Generación.

El Cártel de Sinaloa fue durante décadas una gran empresa trasnacional que producía ganancias anuales por al menos 3 mil millones de dólares, según el análisis “El tráfico de metanfetaminas: Asia-México-Estados Unidos”. El jueves sufrió un golpe que puede marcar el principio de su fin y la reorganización de los grupos del narco en México.

Su líder, Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, fue extraditado a los Estados Unidos en medio de unaacción sorpresiva justo unas horas antes de la asunción de Donald Trump como Presidente, que promete un choque con México.


Desde su tercera captura, el 8 de enero de 2016, la figura de Guzmán Loera fue en declive. Sus palabras dulces en mensajes de texto para la actriz Kate del Castillo fueron motivo de burlas, que continuaron cuando se hizo público un video donde respondía a preguntas hechas por el también actor Sean Penn.

La forma humillante en la que el Gobierno mexicano lo exhibió después de su tercera captura, con una camiseta sucia, después de haber tratado de huir por el drenaje y sus quejas por el supuesto acoso de uno de los custodios del penal en el que estuvo internado, hasta ayer marcaron el principio del fin del que alguna vez fuera uno de los criminales más buscados del mundo.

Siempre se dijo que el Cártel de Sinaloa era un grupo criminal que estaba preparado para seguir obteniendo ganancias y conservando su territorio aun sin “El Chapo”, pero el cambio de gobernadores en gran parte de los estados mexicanos, la humillación pública de su líder, un posible conflicto de mandos al interior de la organización y el fortalecimiento del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) amenazan su permanencia como un gran grupo criminal.

En el cártel existen dos brazos operativos: Ismael Zambada García ,”El Mayo”, y Juan José Esparragoza, “El Azul”, pero también dentro de la estructura están Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar, dos de los hijos de Joaquín que buscan el liderazgo de la organización.

“Joaquín Guzmán en el equilibro del tráfico de drogas ya no representaba nada. El cártel ya había procesado su separación desde que se fugó la primera vez –en 2001–. El trabajo de administrar una organización tan compleja, perseguido por la autoridad, hacía difícil que tomara las decisiones importantes”, dijo a Infobae Javier Oliva Posada, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Los hijos, afirma, están en esa labor de relevo, pero Gerardo Rodríguez Sánchez Lara, experto en temas de seguridad, afirmó que los herederos de Guzmán “van a tener que decidir si van a entrar de lleno a una disputa por el liderazgo del cártel aún con los gastos y el riesgo del proceso legal del padre en Estados Unidos, que no va a ser nada barato”.

DE LÍDER A UN PELIGRO PARA EL CARTEL

Ya en EU “El Chapo” representa un arma que le puede disparar al cártel pues es una valiosa fuente de información para el Gobierno y ante una situación en la que ya es un hombre de casi 60años y está prácticamente fuera del negocio, podría llegar a un acuerdo en el que proteja a su familia y no a sus socios.

“Va a proteger a su familia y la negociación con el Gobierno de Trump va a ser revelar información importante de su círculo cercano a cambio de una pena mas corta y la protección de sus hijos –que están en la lista de los más buscados por los EU- y esto podría cambiar toda la configuración del cártel”, detalló a Infobae Guadalupe Correa Cabrera, profesora asociada de la Universidad de Texas.

El 2016 fue el año más violento durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto. Cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) a noviembre muestran que en el país se registraron 18.915 asesinatos, 3.349 más que en todo 2015.

La reorganización de los cárteles del narco y la diversificación de sus negocios convirtió a las calles del país en escenario de la guerra de la que sólo salieron victoriosos el CJNG y Sinaloa.

“Los reacomodos en el Cártel de Sinaloa pueden traer nuevas batallas al interior del mismo cártel y de ellos en contra del Jalisco que en los últimos meses les ha quitado rutas de trasiego de droga en la zona del Pacífico”, señaló la experta.

Para Antônio Sampaio, experto en temas de seguridad del International Institute for Strategic Studies (IISS), la extradición es el fin de toda esperanza de que alguna vez “El Chapo” vuelva a colocarse a la cabeza de la organización criminal.

“Esto podría generar cierta incertidumbre entre el ‘imperio’ de Sinaloa especialmente por el crecimiento en la violencia que ha traído la competencia entre los grupos criminales”, señaló a Infobae.

El problema, afirman Correa Cabrera y Oliva Posada, es que extraditado el gran capo mexicano, no se acaba la guerra contra el narco que ya ha cobrado la vida de más de 100.000 personas. Ninguno se aventura a señalar si habrá más o menos violencia, pero sí una guerra distinta en la que pueden verse nuevos jugadores.

LA SUMICIÓN ANTE TRUMP

Oliva Posada tiene claro que la entrega de “El Chapo” por parte del Gobierno de Peña Nieto es “un acto de sumisión antes de la negociación” ante el nuevo presidente de los EU.

“Es una muestra de debilidad ante Trump para tranquilizar las medidas en contra de México –como el amenazar a empresas con inversiones en el país-. Rebasa el proceso judicial, lo cual demuestra que Videgaray (el nuevo Canciller) sí tiene que aprender”.

El jueves por la noche, el subprocurador, Alberto Elías Beltrán, negó cualquier relación entre la extradición y la llegada al poder de Trump, pero la investigadora de la Univesidad de Texas difiere al señalar que Guzmán Loera es un “regalo en bandeja de plata” que le va a permitir al nuevo gobierno de Estados Unidos empezar con el pie derecho al tener información de primera mano de una organización criminal trasnacional que ha operado exitosamente en todo el mundo.

La Agencia Antidrogas (DEA) también tendrá la oportunidad de localizar objetivos clave y de manera exitosa, gracias a la información que puedan obtener de “El Chapo”.

0 comentarios:

Publicar un comentario