'El juego del muelle', una peligrosa práctica sexual ¡Vamos, que se les va a bajar!

El "juego del muelle' es una peligrosa práctica sexual extendida por diferentes países de Sudamérica y que está llegando a España, donde saltó la alarma tras conocerse un caso producido en el municipio madrileño de Fuenlabrada.

El juego en la mayoría de las veces es grabado y dura de cuatro minutos a 7 minutos. Los participantes son chicos de 16 años, no más de 20.

¿CÓMO SE JUEGA?

Los jóvenes se sientan con las piernas estiradas y los calzoncillos bajados en el suelo del pequeño salón. Las sillas están apartadas y las chicas ponen el cronómetro en el reloj. La que lo graba todo no para de reírse y de animar.


¡Vamos, que se les va a bajar!

Las chicas se desnudan de cintura para abajo y se sientan encima de tres de los chicos forzando la penetración sin preservativo. A los 30 segundos cambian de pareja. Y así dos veces más. El chico que eyacula pierde.

Esta práctica sexual tiene muchos peligros, entre los que destacan la extensión de enfermedades de transmisión sexual entre los jóvenes, embarazos no deseados o vaginismo.

El vaginismo ocurre cuando las relaciones sexuales llegan a ser muy dolorosas. La 'ruleta sexual' comienza sin ningún estímulo previo, lo que causa que la chica no esté preparada para la penetración y pueda tener lesiones.

LA HISTORIA 

Gloria tiene 17 años y hace unos meses abortó. Ella asegura que se quedó embarazada un fin de semana en la casa que los padres de un amigo tienen en la Sierra de Madrid. Eran dos chicas y cuatro chicos. Se emborracharon y jugaron al muelle.

"No era consciente de que podía pasar, pero... al no usar condón, hicimos varias rondas hasta que solo quedara uno... Fue una tontería. Ya habíamos jugado más veces y nunca había sucedido nada", relata la joven. 

Uno de sus amigos eyaculó dentro de ella y contó que había quedado embaraza por estar con su novio.

La práctica no se puede calificar como 'nueva moda' o como algo extendido entre la mayoría de los jóvenes, pero lo que sí es innegable es que ha llegado a España y los jóvenes no conocen los riesgos que conlleva informó El Mundo.

0 comentarios:

Publicar un comentario