La planta se queda en México, responde BMW a Trump; podemos exportar a otros países, dice

La compañía BMW dijo que mantendrá sus planes de abrir una planta en México en 2019 pese a las amenazas del Presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump. 

De imponer un impuesto a los autos que la automotriz alemana produzca en ese país para ser enviados al mercadoestadunidense, de acuerdo con Peter Schwarzenbauer, miembro del directorio de administración de la firma.

Ayer, en una entrevista con el diario alemán Bild, Trump declaró que BMW debería levantar su nueva planta en Estados Unidos porque eso sería “mucho mejor” para la compañía.

Sin embargo, la automotriz alemana aseguró que mantendrá sus planes y abrirá la fábrica en San Luis Potosí en 2019, dijo a medios el ejecutivo Peter Schwarzenbauer durante una conferencia en Múnich.

La planta [en México] prosigue como estaba previsto y concluirá en 2019″, dijo Peter Schwarzenbauer, miembro del directorio de administración de BMW.

“Somos un exportador neto en Estados Unidos, donde producimos y exportamos más autos que los que vendemos en el país, lo que es bueno para la economía”, agregó Schwarzenbauer, refiriéndose al mercado de Estados Unidos como a una “segunda casa” para BMW.

La nueva planta en México ensamblará la Serie 3 de BMW a partir de 2019, con producción destinada al mercado mundial y se sumaría a las instalaciones productivas ya existentes delmodelo en Alemania y China.

Un miembro del consejo de BMW dijo en una entrevista para el diario Financial Times, días antes de la amenaza que lanzó Trump en contra de la firma, que la planta de México será capaz de hacer la unidad de mano derecha y de mano izquierda, por lo que se pueden fabricar coches para cualquier parte del mundo, no sólo para Estados Unidos.

“La planta [de México] será capaz de hacer la unidad de mano derecha, la unidad de mano izquierda, varios modelos, por lo que podemos decidir a dónde va. Podemos producir coches para cualquier parte del mundo”, dijo.

También el ministro alemán de Economía y vicecanciller del gobierno de coalición de la canciller Angela Merkel, Sigmar Gabriel, advirtió hoy a Trump que “de esta situación, la industria automotriz estadounidense saldrá menos bien, más débil y más cara”.

BMW también recordó su importante presencia en Estados Unidos, pues su fábrica de Spartanburg (este) es su mayor sitio de fabricación en el mundo.

A lo largo de su campaña presidencial, y después de la elección, Trump criticó a las compañías automotrices por trasladar producción de Estados Unidos a México, a menudo a través de Twitter.

Ha amenazado con imponer un arancel de 35 por ciento sobre vehículos fabricados en México que sean exportados a Estados Unidos. Tal arancel podría causar estragos en la industria, ya que todas las grandes empresas automotrices producen vehículos en México.

Ford ya anunció que anulaba una inversión de mil 600 millones de dólares en México y Fiat-Chrysler dijo que repatriará a Estados Unidos la producción de un modelo y creará 2 mil empleos.

AMENAZA A LA INDUSTRIA AUTOMOTRIZ MEXICANA

La semana pasada, el Presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó a General Motors y Toyota, con imponerle aranceles a los vehículos que envían desde México, como el Chevrolet Cruze y, en un futuro, el Corolla. No es una amenaza menor, pues el 77 por ciento de las exportaciones de vehículos que se fabrican en México se envían a Estados Unidos, según cifras de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

En territorio azteca existen 10 fabricantes: Audi, Fiat Chrysler, Ford, General Motors, Honda, KIA, Mazda, Nissan, Toyota y Volkswagen, las cuales exportan vehículos a más de 60 países, pero el principal destino es Estados Unidos. De acuerdo con Ward’s Automotive, de enero a noviembre, los vehículos mexicanos representaron el 12.4 por ciento del total de vehículos vendidos en el mercado estadounidense, al exportarse un millón 964 mil 441 unidades; es decir, uno de cada 12 coches que se venden en Estados Unidos es de origen mexicano. Los vehículos con mayor volumen de exportación hacia el mercado estadounidense son: Fusion de Ford; Dodge RAM 2500 de Fiat Chrysler y la Chevrolet Silverado dos mil 500 doble cabina de General Motors.

Los vehículos representan las exportaciones de mayor valor en la economía mexicana, seguidas de equipo electrónico; maquinaria y motores; petróleo; equipo médico; muebles e iluminación; plásticos; metales preciosos; acero; y vegetales. Y por lo tanto, son las exportaciones que generan la mayor entrada de divisas para el país. En noviembre, la balanza comercial registró un superávit de 200 millones de dólares, gracias a un mejor desempeño de las exportaciones manufactureras, en especial, de las exportaciones automotrices.

“El desempeño de las exportaciones automotrices, en el trimestre anualizado a noviembre, crecieron 25.7 por ciento respecto al trimestre inmediato anterior. Por lo que se observa cada vez un mejor desempeño de las exportaciones manufactureras”, destacó un análisis de Fitch Ratings. A pesar de que en los últimos cuatro meses se había observado una recuperación de las exportaciones automotrices, el incremento registrado en noviembre fue el mayor avance desde mayo de 2015, y resulta significativo, pues impulsa las exportaciones manufactureras, las cuales representan cerca de 90 por ciento de las exportaciones totales del país, que en el trimestre a noviembre avanzaron 11.4 por ciento, indicó Fitch.

El presidente de la AMIA, Eduardo Solís, comentó previamente que para 2016 se estima que el saldo de la balanza comercial de la industria automotriz será con superavit, al registrar más de 50 mil millones de dólares. “Claramente vamos a rebasar los 50 mil millones de dólares de saldo positivo, vamos a estar muy por encima del saldo o de la balanza positiva que nos traen otras áreas importantes de la economía, como el petróleo, las remesas o el turismo”, destacó Solís.

0 comentarios:

Publicar un comentario