PASÓ DE CUIDAR A LA GENTE A ASESINARLA SIN PIEDAD; Su sueño era ser policía y terminó como reina del Cártel

Quintana Roo.- Originaria de Veracruz, Leticia Rodríguez Lara, Doña Lety, llegó a Cancún para dedicarse a la venta de droga al menudeo; sin embargo, en poco tiempo desplazó a Las Fuerzas Especiales Zetas y se apoderó de otros negocios ilícitos de la zona turística.

Informes de inteligencia a los que tuvo acceso El Universal señalan que La 40, como también se le conoce a Rodríguez Lara, tiene abierto un expediente en la Procuraduría General de la República (PGR) por el tráfico de indocumentados.

Leticia Rodríguez, de 48 años, cobró fuerza por lo menos desde hace cuatro años con un cártel independiente vinculado al Cártel de Sinaloa, conformado por desertores de Los Zetas, Cártel del Golfo y ex convictos.


Ahora la presunta líder de la organización criminal controla en la zona turística de Cancún y Playa del Carmen el cobro de derecho de piso y extorsiones en bares, así como la venta de droga en la zona hotelera.

Para intentar desplazarla, se menciona la creación de un grupo llamado Los Combos, integrado por miembros de Los Zetas, el Cártel del Golfo y Los Pelones que se aliaron para darle batalla a La 40, identificada presuntamente como una ex policía federal.

Autoridades federales tienen identificados tres domicilios de Leticia Rodríguez en el municipio de Benito Juárez, uno de ellos en la colonia Alfredo V. Bonfil, el centro de operaciones de su organización.

La Procuraduría General de la República (PGR) tiene abiertos varios expedientes contra Doña Lety, como el AC/37, iniciado 18 de mayo de 2012, por el presunto tráfico de indocumentados. Por el delito de portación de arma de uso exclusivo de las fuerzas armadas se abrió el 19 de abril de 2012 la averiguación previa AP/PGR/QROO/CAN-V/208/2012, así como un expediente más que aparece como AC/PGR/QROO/CAN/115/2015-V.

De acuerdo con el Registro de Padrón Vehicular, se ubicó un carro BMW año 2004, modelo 530i, con placas UVN3242, propiedad de Leticia, a quien la señalan directamente como “la causante de las balaceras en Quintana Roo”.

Doña Lety cuenta con dos registros de licencia para conducir, la primera es la CC-235989 tramitada el 10 de mayo de 2011 y con vigencia hasta el 10 de mayo de 2016; la segunda con el número CC-395722 fue expedida el 3 de mayo de 2016.

El domicilio de las licencias de conducir es Calle Vicente, código postal 77560, en Quintana Roo, mientras que el registro para el vehículo es calle Mojarra, en Cancún.

Los otros domicilios que ubicó la Procuraduría de Doña Lety son: calle Vicente Guerrero, colonia Alfredo V. Bonfil, y calle primavera en la Región 93 de Quintana Roo.
Acciones

Esa área es uno de los centros importantes para los cárteles de la droga; en las averiguaciones de la PGR mencionan que Los Zetas utilizaban la zona para el desembarque de cocaína vía marítima, procedente de Centroamérica, como lo hacía Moisés Escamilla May, detenido en septiembre de 2008 y sentenciado a 37 años de prisión, para ello tenía policías municipales a su servicio.

El Aeropuerto Internacional de Cancún también es utilizado. En abril del año pasado la Policía Federal decomisó 15 kilos de cocaína ocultos en la parte inferior del lavamanos, en el baño de un avión que estaba por despegar con destino a Europa.

Otro golpe fue en enero de 2009, en una acción conjunta entre la Policía Federal,la PGR y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) se aseguraron 12 cajas con un peso de 567 kilogramos de tabletas de pseudoefedrina. La droga venía en cajas con razón social “Clínica de Belleza y Spa Definitive”, en el vuelo 095 de la Aerolínea Thomson, procedente de Londres, Inglaterra.

Cártel independiente

La disputa de plazas para la venta de drogas, el cobro de derecho de piso y las extorsiones son las principales causas de la violencia generada en los últimos días en Cancún y Playa del Carmen. Atribuyen los hechos al enfrentamiento entre Doña Lety —quien presuntamente controla un cártel independiente integrado por diversos grupos delictivos— y el grupo de Los Zetas.

Un informe de seguridad de autoridades federales al que tuvo acceso EL UNIVERSAL revela que en Quintana Roo hay presencia de los grupos delictivos Los Pelones, Cártel del Golfo, Cartel Jalisco Nueva Generación y Los Zetas; este último había sido desplazado en los últimos años por los tres anteriores, luego de que se reagruparon y alinearon ante Doña Lety.

“El grado de infiltración de la delincuencia organizada en las corporaciones policiacas es evidente y los recientes cambios de mandos medios y comandantes al interior de la Fiscalía General del Estado no gustó al grupo delictivo que venía operando y esta situación está siendo aprovechada por el cártel de Los Zetas para desplazarlos y quedarse con el control de la plaza”, destaca el informe.

De acuerdo con reportes judiciales, Leticia Rodríguez Lara, conocida como Doña Lety o La 40, es originaria de la colonia Alfredo V. Bonfil y fue policía federal. Señalan que controla la venta de droga e el norte del estado desde hace más de cinco años.

Se atribuyen el liderazgo del Cártel Cancún o Independiente, formado por un grupo de seis a ocho ex agentes judiciales que, a su vez, tiene bajo su control los centros nocturnos, bares y discotecas de la zona hotelera de Cancún, Puerto Morelos, Alfredo V. Bonfil, Isla Mujeres e intenta ingresar a Playa del Carmen.

El informe destaca que un comandante de la fiscalía en la zona norte desertó de la Policía Ministerial en noviembre del año pasado y ahora es el brazo ejecutor de Doña Lety.

“No solo la fiscalía está infiltrada, pareciera que nadie quiere investigarla y mucho menos asegurarla”, refiere el documento.

Mientras, el grupo delictivo de Los Zetas trata de ingresar y tomar el control en el norte de Quintana Roo. Atribuyen a este grupo la difusión de la presunta detención de Doña Lety y su supuesto rescate el día de la balacera en contra de las instalaciones de la fiscalía de Cancún —el martes 17 de enero— y en otros puntos de la ciudad para ejercer presión ante el gobierno y promover su detención para quitarla de su camino y apoderarse de la plaza.
En 2016, la Gendarmería envió a Quintana Roo más de 250 agentes, 100 a Chetumal y 150 a Cancún, pero fueron trasladados a Chiapas, por lo que se quedó sin vigilancia federal.

Tras los hechos de Playa del Carmen, el lunes 16 de enero, cuando murieron cinco personas tras un tiroteo en la discoteca Blue Parrot, en pleno cierre del festival BPM, y del ataque a la fiscalía un día después, en el que murió un policía y tres presuntos agresores, el panorama es que se acentúe la violencia mientras no realicen detenciones, entre ellas la de Doña Lety.

En el estado los grupos delictivos le perdieron el respeto a la autoridad. Esto se remonta a que en años anteriores si bien también existía la presencia de estos grupos delictivos, había “pactos de caballeros” y se respetaban.

La aparición en días pasados de al menos 10 mantas firmadas presuntamente por el Comandante Fayo Z entre Playa del Carmen y Cancún es una muestra: este personaje fue detenido por la entonces SIEDO (Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada) en mayo de 2009.

Las detenciones

En el sur de Quintana Roo fue detenido el 14 de septiembre de 2016, Dilver “N”, de 31 años de edad y originario de Chetumal; además, uno de los 122 objetivos más buscados por la federación y a quien presuntamente le atribuyen el liderazgo de la plaza del Cártel del Pacífico en Quintana Roo, según declaraciones del comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales.

Según el Sales, Dilver “N” estaba vinculado a actividades de trasiego de droga y contaba con su centro de operaciones en el poblado Subteniente López, comunidad fronteriza de Quintana Roo con Belice. También se le vincula presuntamente con el tráfico de mercancías ilegales de la zona libre de Corozal. En esa ocasión fue detenido junto con Alexander “N”, de 24 años y originario de Belice.

Otro de los capítulos violentos fue el asesinato del general Mauro Enrique Tello Quiñonez, a unos días de haber llegado a Cancún en 2009 para hacerse cargo de la seguridad en el municipio de Benito Juárez.

El Ejército detuvo a los asesinos del general, entre ellos a Octavio Almanza, el Gori, ex militar; además, desarticuló una de las más importantes células de Los Zetas, la cual estaba dedicada a eliminar a militares.

En esa ocasión, la Procuraduría General de la República (PGR) confirmó que esta célula delictiva estaba coludida con el ex director de Seguridad Pública de Cancún, Francisco Delgado, quien los protegió para actuar en esta plaza.

Desde la década de los 90 se han registrado un sinnúmero de ejecuciones relacionadas con la delincuencia organizada en Quintana Roo y particularmente en Cancún y Playa del Carmen; así como el recale de droga.

El pasado viernes, el comandante de la X Región Militar, de la Península de Yucatán, Gustavo Nieto Navarro, confirmó la presencia del cártel independiente en Quintana Roo.
“No digo que sea el Cártel de Cancún, es un cártel independiente que opera aquí en el estado, no nada más en Cancún, sino en la Riviera Maya”, señaló.

Dijo que investigaban quiénes lo integran, aunque aseguró que está compuesto “por restos, por llamarlo así, de otros cárteles, ustedes saben que muchas veces brincan de un grupo a otro, lo que se conoce por chapulines”.

Sobre la versión de que los hechos violentos de los últimos días son por la pugna de cárteles por el control, dijo que “todos los grupos criminales buscan apoderarse de las plazas. Y hay una lucha que se mantiene entre ellos. (...) Lo que hemos visto, por ejemplo, los muertos que ha habido aquí en Cancún, es entre bandas rivales de narcomenudistas por el control del área”.

El 24 de septiembre pasado, un día antes de que el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquin Gonzalez rindió protesta, Nieto Navarro había revelado la existencia de un nuevo cártel, sobre el cual no quiso abundar en su momento, pero calificó como “muy peligroso”.
“Un negocio de mil 500 mdd”

“México tiene que actuar e ir a la raíz del problema en el tema de violencia y el narcotráfico; estamos viviendo un proceso similar al de Colombia y no podemos llegar a un estado fallido”, opinó el investigador Juan Carlos Arriaga Rodríguez, quien agregó que los recientes hechos violentos en Playa del Carmen y Cancún son producto de la disputa por la plaza que representa una ganancia anual de mil 500 millones de dólares por la venta de drogas, dijo, basado en un informe de años atrás de la PGR.

“Quintana Roo, en especial la zona norte, es un centro importante del consumo de estupefacientes porque forma parte de las rutas de transporte y trasiego de las drogas para la costa atlántica de Estados Unidos y entonces empieza a haber presencia de los narcotraficantes mexicanos en esta región. Antes eran los colombianos, ahora son los mexicanos”, advirtió Arriaga Rodríguez, secretario técnico de Investigación y Posgrado de la División de Ciencias Políticas y Humanidades de la Universidad Autónoma de Quintana Roo.

Refirió que esta entidad es un punto de recale y depósito de drogas desde los años 90, cuando empezaron a incrementarse en la zona costera de Mahahual, en el sur. El estado es considerado un centro nodal y de flujo de droga en la región del Caribe y además receptor de una cantidad enorme de turistas nacionales y extranjeros (entre 9 y 10 millones) que vienen a beber, divertirse “y si va acompañado con una droga o estimulante, es mucho mejor, por lo que crece la importancia de esta plaza”.

Los gobiernos se han mantenido permisivos y tolerantes ante estos hechos, lamentó, “están diversas bandas disputándose el mercado del narcotráfico que representa millones de dólares”. Y en el caso de Quintana Roo, se estima que de 50% de los turistas que arriban, por lo menos una vez van a consumir drogas, protagonizar escándalos o ir a un hospital por sobredosis e inclusive casos de suicidio, lo cual es un asunto grave de salud pública, indicó.

“En México no se ve la luz al final del túnel y nos puede llevar a un estado fallido, como ha ocurrido en entidades como Michoacán y Guerrero... Tamaulipas es otro caso similar y hasta posiblemente Veracruz, con Javier Duarte”.

Dijo que, según informes oficiales, Yucatán, Quintana Roo, Campeche y Tabasco están considerados territorio de Los Zetas, la organización más despiadada y sanguinaria, integrada por desertores del cuerpo de élite del Ejército mexicano y el brazo ejecutor del Cártel del Golfo. “En la entidad entran al olvido y pierden el control al ser desplazados por otros grupos que, se cree, se han reagrupado en un nuevo cártel.

“La descomposición del sistema político mexicano es tremenda, nunca en la historia se había visto tanta corrupción y desacreditación; las autoridades viven en su mundo de caramelo y este problema de gobernabilidad es de mucho riesgo porque no existe un plan claro, objetivo, viable con metas realistas y un alejamiento completo de la sociedad.}

“No están preocupados por evitar generar este tipo de malestar social, y si a eso le agregamos una mayor la presencia del crimen organizado, tenemos un coctel muy peligroso que nos tiene preocupados. Aunado a que somos una sociedad apática, individualista, poco solidaria que no abona y que la denominé neo-valemadrismo, por lo que no hay idea del futuro y todo esto en nada ayuda”, explicó.

Lo más grave, agregó, es que empecemos a ver con normalidad la violencia y que lo anormal sea que no haya un muerto ese día.

Los cuatro jinetes del apocalipsis en el turismo son: la presencia de enfermedades contagiosas, el terrorismo, desastres y crisis políticas —estallidos sociales violentos—, dijo. “En Quintana Roo, el riesgo es la presencia de desastres y de los tres restantes no existe un peligro elevado, pero sí empiezan a preocuparnos los actos violentos y el riesgo es que se empiece a incentivar la percepción de inseguridad, es ahí el peligro porque antes podía el gobierno controlar la publicación de esta información, pero hoy en día, con las redes sociales, es imposible”.

Dijo que si bien no existen “recetas mágicas” para atender esta problemática, sí deberían ser tomados en cuante criterios como la profesionalización de los cuerpos de seguridad y de impartición de justicia, planes realistas y participación ciudadana, entre otros.

Playa del Carmen

En medio de la confusión y el temor generado por las balaceras en Cancún y Playa del Carmen, circularon diversas versiones en redes sociales: desde un posible ataque armado como parte de la estrategia para liberar a Doña Lety, quien supuestamente controla la venta de drogas en el norte de Quintana Roo, hasta la difusión de material presuntamente judicial con el que generaban más caos.

Además, el ataque tendría un segundo objetivo: intimidar a las autoridades, así como a los grupos criminales contrarios que se disputan la plaza en el estado.

Sin embargo, el informe oficial señalaba que la finalidad del ataque que se cometió ayer por la tarde era desestabilizar al gobierno local.

Por la mañana, aparecieron narcomantas en algunos puntos de Playa del Carmen y Cancún, firmados presuntamente por líderes del grupo delictivo de Los Zetas, quienes se atribuyeron los hechos ocurridos en Playa del Carmen.

Señalaron que el ataque en el bar-discoteca Blue Parrot, en Playa de Carmen, era apenas el inicio de la guerra por no haberse “alineado” con este grupo criminal durante el festival de música electrónica.

Reportes judiciales señalan que Leticia Rodríguez Lara, conocida como Doña Lety o La 40, lidera el recién nombrado Cártel de Cancún.

Desde hace cuatro años, Doña Lety controla la venta de enervantes en Cancún y Playa del Carmen, entre otros destinos turísticos de talla internacional de la Riviera Maya.

Ante el crecimiento de este grupo se creó otra célula denominada Los Combos, formada a partir de alianzas de integrantes de los Zetas, Golfos, Pelones y del Cártel Jalisco Nueva Generación, para poder combatir al Cártel de Cancún.

Doña Lety, según el expediente, fue una policía federal y la responsabilizan de encabezar el cobro de derecho de piso a empresarios del sector turístico, de atentados contra discotecas y centros nocturnos.

También señalan que Rodríguez Lara, antes de pasar a las filas del narcotráfico, habría trabajado en la delegación de la PGR en Quintana Roo y se fortaleció en 2015 al sumar a su grupo a miembros de otros cárteles.

Incluso, de acuerdo con declaraciones de presuntos delincuentes detenidos, es la encargada de manejar todo en la zona hotelera, junto con otros familiares, como su hijo, un hermano y su padre.

Sobre el Cártel de Cancún no hay información oficial, aunque en septiembre del año pasado autoridades militares reconocieron la existencia de un cártel independiente.
Vendedores de drogas

 Era el último día de actividades para la celebración del festival de música electrónica BPM y la venta de drogas estaba a la vista de muchos.

“Literal, en la calle te dicen ‘pastillas, perico, ácidos, mota’. Yo me gasté 4 mil pesos en perico y tachas, así tan a la mano está.

“Todos andan vendiendo, hay como 200 vendedores por evento. Hay muchos rumores... que según ya no dejaban entrar a más vendedores y que los que vendían adentro venían vestidos [como elementos] de seguridad.

“El evento en el que yo estaba iba a terminar a las 10 de la mañana y terminó a las tres”.
Así fue el último día del festival, que celebraba su décimo aniversario con actividades que comenzaron desde el viernes 6 de enero.

Uno de los asistentes que se encontraba cerca del bar donde se suscitaron los hechos declaró a EL UNIVERSAL que había confusión en muchos lugares y que algunos de sus amigos habían decidido ir a ese lugar para finalizar un día de música y fiesta.

“Están bien sacados de onda. Había dos eventos de cierre a la misma hora: el de Blue Parrot y el de The Jungle, según hubo amenazas en The Jungle y la seguridad [el personal] estaba muy sacada de onda también, ahí estaban como locos todos”, detalló.

El testigo explicó que pese a que se había divulgado que muchas actividades culminarían hasta la mañana del lunes, muchos lugares optaron por cerrar y dar por concluido todo, incluso el lugar en el que él se encontraba, y sin posibilidad de ofrecer un reembolso.

Otros testigos señalan que hubo mucha confusión después de los disparos: la mayoría salió corriendo, mientras otros se resguardaron abajo de las mesas o en los baños; no sabían qué pasaba.

Vecinos de la zona relatan que en la madrugada escucharon disparos y gritos de gente, por lo que buscaron resguardarse en sus domicilios; no sabían qué ocurría.

Uno de los vecinos que habita en la calle 8, cercana a la discoteca Lenin Amaro Betancurt, narra que Playa del Carmen era un sitio tranquilo, para disfrutar, y ahora está amenazado por la delincuencia.

Exige a las autoridades de Quintana Roo actuar con energía ante la posible presencia de gente vinculada con el narcotráfico.

Otros lugareños dicen que la desgracia en Playa del Carmen “huele a una lucha de poder por la plaza en el tráfico de enervantes”.

Mientras, en la discoteca, elementos policiacos —algunos de ellos encapuchados— vigilaban los alrededores del antro y de la zona de la playa colindante a uno de los accesos a ese lugar, donde lucen los sellos de clausura.

Después de la tragedia, vecinos y turistas acudieron a la discoteca Blue Parrot, donde colocaron cartulinas pidiendo paz, así como flores y veladoras en memoria de los jóvenes fallecidos.

Por la tarde realizaron una marcha en silencio, en la que participaron decenas de habitantes del municipio de Solidaridad, donde se ubica Playa del Carmen.

Hubo también turistas nacionales y extranjeros; el reclamo era generalizado de poner un freno a la violencia y a los posibles delincuentes vinculados a las drogas en esta zona; de no hacerlo, advirtieron, la ola de violencia podría convertirse en “algo cotidiano”.

Dejaron constancia de su inconformidad y temor de la balacera que interrumpió lo que pretendía ser la despedida de un festival.

Identificados

Las autoridades emitieron una lista de los lesionados en la balacera que se reportó durante la madrugada  de hoy en el centro nocturno Blue Parrot, el cual era sede de el festival de música electrónica BPM.

Cuatro personas extranjeras se encuentran entre los cinco muertos por el ataque a balazos cometido en la discoteca Blue Parrot, en Playa del Carmen, Quintana Roo, la madruga de este lunes.

Ellos son los heridos:

1.- Héctor Estrada Rivera, de 25 años, del Estado de México, presenta impactos de bala en el hombro izquierdo; está en recuperación.
2.- Ateel Jacobo Chávez Luna, de 26 años, del Estado de México, presenta Impactos de bala en el brazo derecho; se encuentra en recuperación.
3.- Wendy Isabel Ramos Pasos, de 26 años, de Chihuahua, presenta múltiples impactos de bala; fue ingresada al quirófano.
4.- Geovanny Amparan Zaragoza, de 30 años, del Estado de México, presenta impactos de bala en el ojo.
5.- Isaías Montejo Sánchez, presenta rozón de proyectil por arma de fuego en la espalda.
6.- Heather Parham, mujer de 29 años originaria de Estados Unidos. Presenta impactos de bala en el gluteo izquierdo; fue llevada a urgencias.
En el hospital Playamed se encuentran: 
1.- Michael Ángel Palenque, de 32 años. Originario de Nueva York, Estados Unidos, presenta una herida en el brazo izquierdo.
2.- Bria Didzo, de 47 años, originario de Estados Unidos, presenta una herida en el lado derecho de la cintura.
3.- Robert Griffin, de 33 años, originario de Canadá, presenta una herida en el brazo izquierdo.
4.- Mario José Juan, de 47 años, originario de Canadá, presenta una herida en el brazo derecho.
5.- Andrés Rivera, de 30 años, originario de Colombia, presenta dos heridas en ambos brazos.
6.- Ignacio Busto Valencia, de 26 años, de Texas, presenta dos heridas en ambas muñecas.
7.- Jeder Berham de 29 años de edad originario de Estados Unidos,  el cual presentaba una herida con arma de fuego en el glúteo izquierdo, fue trasladado a la clínica costamed.

Hasta el momento solo se ha dado a conocer el nombre de un occiso, quien laboraba como supervisor de seguridad del BPM en el Blue Parrot, su función era caminar por todo el lugar, era originario de Canadá, el cuerpo de Kirk Wilson, estaba en posición  decúbito dorsal, vestía una playera de color negro con las iniciales del BPM.

Rafael Antonio Peñaloza Vega, de 28 años de edad originario de Veracruz, presentaba dos heridas de arma de fuego en el cráneo, fue trasladado al Hospital del IMSS 18, en donde falleció minutos después.

“De los ciudadanos fallecidos, dos son de Canadá, otro es de Italia y uno, al parecer es colombiano”, indicó en conferencia de prensa el fiscal Miguel Ángel Pech; tres de ellos formaban parte del personal del Festival de Música Electrónica “BPM Festival”, que se llevaba a cabo en el club de playa.

El titular de la fiscalía estatal precisó que uno de los fallecidos era supervisor de seguridad del evento internacional, dos pertenecían al equipo de seguridad interna y la víctima femenina sufrió un dislocamiento provocado por la estampida que siguió a la balacera. Un asistente al evento y un hombre más murieron en un hospital. 

El fiscal agregó que hay 15 personas lesionadas, 5 de ellas ya fueron dadas de alta.
Información preliminar apunta a que una persona entró al evento con un arma de fuego y otra trató de evitarla, y las personas comenzaron a disparar.

“Entre estas personas empezaron a disparar y el fuego se repartió en diferentes partes de la misma disco, lo cual ocasionó que otros elementos de personal de seguridad del evento internacional se acercaran directamente a impedir esto y es exactamente la forma en que se originaron estos eventos”, explicó.

Al momento hay personas detenidas, pero que aún se desconoce si están relacionados con los dichos hechos violentos o son parte de otros sucesos delictivos que se dieron cerca de la zona.

Lo ocurrido

El BPM Festival es una serie de conciertos de música electrónica que cumplió en 2017 su décimo aniversario y atrae a turistas de todo el mundo a Playa del Carmen durante 10 días de eventos.

El portal Infobae, quien fue uno de los primeros medios internacional en reportar el ataque, reseñó esta mañana la versión del DJ Jack Revill, conocido como Jackmaste, quien estaba en la fiesta el último día del BPM:

“Alguien entró al club y abrió fuego. Cuatro, cinco muertos y varios heridos. Quédense en su maldito hotel si están aquí en el BPM”. 

Según información difundida en redes sociales, ocurrió un tiroteo en el bar “Blue Parrot” durante una fiesta del festival de música “BPM”.

En su cuenta de Facebook el festival aclaró que “tras los reportes de tiroteos ocurridos esta madrugada en el Blue Parrot, todas las fiestas se cancelaron en tanto se desarrollan las investigaciones policiacas”. Del mismo modo, invitaron a los asistentes a mantenerse en interiores y en contacto con sus acompañantes.

Sin embargo, minutos después de la publicación del breve comunicado, fue eliminado de la cuenta oficial del festival.

Según información del medio internacional Daily Mail, habría al menos cinco muertos.
El músico Sidney Charles afirmó en su cuenta de Twitter haber estado en los muelles durante los disparos. 

El ataque

Cinco muertos y 15 heridos dejó un tiroteo registrado esta madrugada en el bar “Blue Parrot”, durante una fiesta del festival de música electrónica “BPM”.

Según información del periodista Carlos Loret de Mola, que citó a fuentes del gobierno estatal, los fallecidos son cuatro hombres y una mujer.

El atentado

Dijo que uno de los 15 lesionados se encuentra muy grave. Señaló que tres de los fallecidos eran del cuerpo de seguridad del evento.

Medios locales indican que habría al menos un extranjero entre las víctimas mortales.
El perfil de Facebook del festival aclaró que "tras los reportes de tiroteos ocurridos esta madrugada en el Blue Parrot, todas las fiestas se cancelaron en tanto se desarrollan las investigaciones policiales".

Posteriormente, la página del festival emitió un comunicado en el que confirmaron que tres miembros de su personal de seguridad murieron en la balacera, llevada a cabo por "un sujeto en solitario".

"Es con mucha tristeza que compartimos los reportes confirmados de la policía que las acciones de un sujeto solitario en Blue Parrot hace unas horas, resultaron en sucesos fatales con cuatro fallecidos y doce heridos. Este acto de violencia inició en Calle 12 frente al club y tres miembros del equipo de seguridad de BPM están entre esas vidas que perdimos, mientras trataban de proteger a los asistentes en el interior de la sede.

The BPM Festival ha estado trabajando en estrecha colaboración con las autoridades locales (Seguridad Pública / Policía Turística) durante el festival, para asegurar el bienestar de todos los asistentes. Estamos conmovidos con el dolor de este acto de violencia sin sentido, y cooperando plenamente con la policía local y funcionarios del gobierno a medida que continúan su investigación.

Nuestros pensamientos y oraciones están con todas las víctimas y sus familias y todos aquellos afectados por estos trágicos acontecimientos."

El comunicado del festival

Según fuentes del portal Noticaribe, no se les permitió el ingreso a vendedores de droga del Cártel del Golfo y uno fue echado del lugar, por lo que volvió armado y comenzó a disparar.
Según reportes de los organizadores del evento, la balacera inició afuera del bar por un tirador solitario.

La agencia de noticias EFE reportó que la alcaldesa del municipio de Solidaridad, Cristina Torres, informó a la prensa del suceso y que, según usuarios de redes sociales, que colgaron imágenes de pánico tras los disparos, se produjo cuando un hombre armado abrió fuego en el establecimiento.

Esta madrugada, usuarios de redes sociales reportaron de la balacera registrada en el bar “Blue Parrot” y publicaron videos donde se aprecia a la gente correr y esconderse tras los disparos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada