¿Qué hiciste? —Nada —¿Dónde está tu novia? —No sé, no la he visto..La tenebrosa confesión del novio de Gabriela

Puebla.- Gabriela Bautista tenía 43 años, era mesera de un bar de la zona, madre de cuatro hijos, es abuela, estaba divorciada y, según los reportes de la necropsia, murió degollada. Página Negra publicó la historia del feminicida. 

Era sábado siete de enero por la noche, Javier invitó a su cuñado y un amigo beber a su casa. En elcotidiano encuentro de alcohol solo quedó Javier y Gabriela y terminó cuando discutieron fuertemente y él decidió quitarle la vida. Nadie escuchó nada pues como es costumbre, la música en la vivienda estaba a todo volumen.

Francisco Javier de 33 años golpeó a Gabriela, la degolló y la dejó envuelta en una sábana tirada en el piso de la cocina.


ELLA LO ABANDONÓ POR VIOLENTO

Javier caminó unos pasos hasta la casa de sus padres donde dormían los tres hijos que le dejó su ex esposa. Pidió comer algo muy picoso, porque estaba muy tomado, su mamá le hizo unas enfrijoladas con salsa, le dijo que se fuera a su casa pero él decidió quedarse a dormir con sus hijos.

El domingo siguió tomando en la casa de sus papás mientras el cuerpo de Gabriela se empezaba a descomponer al interior de su casa. Alrededor de las 22:00 horas, cuenta su padre, los ministeriales tocaron a su puerta con el reporte de que había una persona muerta en el cuarto de al lado.

No saben quién lo delató, los obligaron a ir por las llaves para abrir el cuarto y ahí estaba Gabriela tendida, envuelta en una sábana, el cuerpo lo vieron ensangrentado los padres de Javier. Corrieron a buscarlo a su cuarto, seguía borracho.
¿Qué hiciste?
—Nada
—¿Dónde está tu novia?
—No sé, no la he visto.
Las personas obligaron a Francisco Javier a pararse de la cama de sus hijos y a rastras lo llevaron hasta el cuarto donde estaba muerta Gabriela. Cuando la vio, frente a los ministeriales confesó:

“Sí, yo la maté porque ella me provocó”

Según los reportes de la necropsia, murió degollada.  “Si me van a llevar, ya llévenme”, les dijo a los policías para no responder otras preguntas.

La relación fue agresiva por parte de los dos. Gaby y Javier siempre tomaban alcohol juntos. Él constantemente la ofendía y la corría de su casa aunque al final le pedía perdón y le decía que lo disculpara porque “estaba loquito”.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Cargando ...