Reaparece el "Vengador" de taquería y asesina a otros tres

Ciudad de México.- Cuando supuestamente asaltaban una tienda de regalos en la colonia El Paraíso, delegación Iztapalapa, en la Ciudad de México, tres hombres fueron asesinados a balazos por otra persona que logró escapar.

El triple homicidio ocurrió la noche del miércoles aproximadamente a las 21:20 horas, en las calles de Cuauhtémoc y Quetzal.

Según testigos, los tres hombres llegaron a la tienda de regalos y uno de ellos mostró una pistola tipo escuadra indicando que se trataba de un asalto.

Dentro del local, según las primeras versiones, había un hombre armado que los encaró y les disparó en varias ocasiones. Los primeros disparos alcanzaron a uno de los sospechosos, identificado por sus familiares como Julio César Martínez Vega, de 26 años. Él murió justo a la entrada del local comercial. Su cuerpo quedó boca abajo sobre la banqueta.


Los siguientes impactos hicieron blanco en sus cómplices, quienes aunque intentaron escapar no lo lograron.

Uno de ellos, de unos 30 años y quien vestía pants negro y chamarra blanca, murió junto a un automóvil estacionado tras recibir seis impactos de bala en el tórax y el abdomen.

A unos metros de distancia quedó herido Ángel Castro Baltazar, de 20 años, quien recibió un disparo en el pecho y fue encontrado con vida cuando llegaron los paramédicos, quienes lo trasladaron a la clínica 25 del Seguro Social, donde minutos después falleció.
Hallan evidencias

En el lugar se encontró tirada una pistola escuadra que presuntamente portaba una de las víctimas. También había una docena de casquillos, que fueron asegurados y llevados al laboratorio de balística para su análisis. El hombre que disparó logró escapar y hasta el momento se desconoce su identidad.

Debido a que los tres hombres vivían en esa zona, sus familiares llegaron antes del arribo del personal de servicios periciales de la Procuraduría capitalina.

Agentes de la Policía de Investigación recabaron testimonios de testigos para confirmar la versión inicial de un intento de asalto como móvil.

Ayer por la tarde, la Procuraduría capitalina sólo informó que los tres hombres fueron asesinados cuando entraban a la tienda de regalos.

La cámara de videovigilancia del C2 más cercana está en la calle Batalla de Ojitos, a una cuadra de distancia. Las autoridades analizan si captó el momento del ataque.
Primer ataque

El “justiciero” de la Narvarte quedó libre. Después que su imagen fuera difundida, se presentó de manera voluntaria al Ministerio Público de la delegación Benito Juárez. 

Ahí confirmó que es guardaespaldas y que sólo cumplió con su trabajo: defender a su patrón y su familia cuando se sintieron vulnerables.

El “justiciero” se presentó junto con su patrón, dos personas más como testigos y abogados, quienes lo respaldaron. El “justiciero” presentó el arma y se comprobó que está en regla.

Su versión concuerda con la del video de la taquería.

Investigación

Después de que el MP le tomó la declaración y que sus abogados argumentaran la legítima defensa, el hombre salió de propio pie, pues hasta el momento no hay delito que perseguir en su contra. Sin embargo, le pidieron que mientras se realiza la investigación no salga de la ciudad.

Por su seguridad y ante una posible represalia de parte de los familiares de la víctima, solicitaron que tanto el nombre del “justiciero” y de quien lo contrató, quedaran en el anonimato.

La Procuraduría capitalina continúa recabando pruebas que serán presentadas a un juez, quien decidirá si el “justiciero” queda exonerado o recibe algún castigo.

Así pasó

Tres jóvenes abordo de un vehículo Jetta negro de modelo reciente llegaron el lunes pasado a la taquería La Costilla, de la colonia Narvarte, cenaron, después uno regresó al auto y lo encendió, otro simuló que hablaba por celular y se colocó en el flanco izquierdo del lugar, mientras que un tercero se acercó a la caja y con pistola en mano exigió el dinero de la venta del día.

Mientras esto ocurría, el líder de la pandilla de inmediato se acercó a la mesa donde cenaba una familia: un niño de siete años, una mujer de la tercera edad y dos hombres de entre 35 y 40 años; el delincuente apenas iba a desenfundar su arma cuando el “justiciero” le disparó con un arma 9 milímetros en el pecho, herido intentó correr y cayó al recibir otros dos balazos en la espalda.

Su cómplice que robaba la caja, al darse cuenta de que mataron a su amigo, huyó del lugar en el Jetta.

La autoridad investiga a estos tres delincuentes: Juan, de 18 años, el que conducía el auto; Eduardo, quien murió en la taquería, y Ramiro, de complexión robusta, quien asaltaba al cajero. Hay indicios de que habían robado al menos tres negocios en la Roma, Condesa y Narvarte.

Datos de la investigación revelan que el “justiciero”, aparentemente guardaespaldas o policía, detectó el modus operandi de los delincuentes, pues en un video en poder de las autoridades se observa cómo mediante señas los asaltantes se comunican sobre cuánta gente hay, cuántos son hombres, cuántas mujeres y si hay niños.

Todo fue en cuestión de minutos; sin embargo, en la imagen se ve cómo el acompañante del “justiciero” de inmediato resguarda la integridad del menor y la mujer de la tercera edad, lo que refuerza más la hipótesis de que conoce de estrategias de seguridad.

La taquería estuvo cerrada dos días por las investigaciones, tras lo cual abrió de manera normal.

Por el incidente, los dueños del lugar contrataron seguridad, para evitar represalias de parte de los delincuentes. “No entiendo por qué lo están buscando. Hizo lo que los policías y la autoridad no hacen, defender a la gente, arriesgó su vida por personas que no conoce, lo pudieron matar y no le importó, deberían buscar y arrestar a los asaltantes y al ‘justiciero’ darle un premio y no estarlo cazando”, comenta molesta Julia Montaño, quien atiende uno de los negocios de comida junto a la taquería La Costilla.
Lo buscan

Además del retrato hablado, se cuenta con las señas particulares del vehículo, un Dodge Avenger blanco, del cual también ya se tienen las placas. Debido a esto y por la zona en la que ocurrió el crimen, no se descarta que el agresor —de quienes testigos no proporcionaron datos importantes que lleven a su captura— sea un guardaespaldas o policía que trabaja cerca del lugar.

Aunado a esto, se analizan las cámaras de vigilancia del sector para establecer las rutas de escape que uso para huir del lugar del incidente, aunque hasta el momento no se han obtenido imágenes claras de la fuga, no se descarta que en las siguientes horas se pueda identificar plenamente al responsable, al cual se le imputan dos asesinatos.

El argumento de la legítima defensa hasta el momento no se ha podido establecer, pues a pesar de que las dos víctimas intentaron robar el lugar no se ha determinado que la integridad física del “justiciero” estuviera en peligro, además de que los presuntos delincuentes tenían armas de juguete para cometer el atraco, cuando él sacó un arma calibre 9 milímetros y les disparó a corta distancia con alevosía y ventaja.

Testimonios de los comensales indicaron que después del doble homicidio y de observar como un tercer cómplice escapara a pie, con sangre fría el “justiciero” pagó su cuenta, pidió que no lo delataran para después abordar el auto que es buscado por las autoridades, sin resultados aún.

En tanto, los cuerpos ya fueron reclamados por sus familiares, son dos jóvenes de entre 30 a 35 años de edad. El primero ya cuenta con un ingreso al reclusorio por el delito de robo y violencia intrafamiliar, mientras que del segundo no se tienen mayores datos en su expediente criminal.

Las autoridades esperan incluso que el tercer cómplice se acerque a detallar lo sucedido. Sobre éste las autoridades no tienen investigación alguna, pues no se ha comprobado tampoco su participación; testigos refieren solamente que vieron cuando salió, aunque no participó en el amague se cree que fungía como “halcón” para alertar de la presencia de policías en la zona.

Los hechos

Armados con pistolas de juguete, tres sujetos irrumpieron en una taquería de la Colonia Narvarte, en la delegación Benito Juárez, con el propósito de despojar de sus pertenencias a los comensales, sin embargo, un “Vengador Anónimo” los enfrentó y mató a tiros a uno de ellos.

De acuerdo a los primeros informes, el hecho ocurrió alrededor de las 21:30 horas del domingo en el negocio situado en la avenida Cumbres de Maltrata, casi esquina con Avenida Doctor José María Vértiz, donde tres hombres arribaron e intentaron asaltar a los comensales de una mesa.

Asesinato

Esta acción fue observada por otro de los comensales, quien esperó a que los delincuentes se distrajeran para luego sacar de entre sus ropas un arma de fuego y dispararles, cayendo sin vida uno de los asaltantes de alrededor de 25 años de edad, mientras que sus cómplices huyeron.

Una ambulancia llegó al lugar pero los paramédicos solo confirmaron que el presunto ladrón ya no contaba con signos vitales, mientras que patrulleros de Seguridad Pública acordonaron la escena para que el personal de la Procuraduría de Justicia Capitalina iniciara las diligencias de rigor.
Testigos dijeron desconocer la identidad del “Justiciero”, el cual se retiró del lugar antes de que llegaran las autoridades policiacas. Las autoridades investigadoras realizan una revisión de las videograbaciones de la zona con el fin de ubicar al presunto “Vengador Anónimo”.

Otro vengador
Un repartido de mariscos de Guanajuato fue asaltado por dos hombres que viajaban en una motocicleta y posteriormente se dieron a la fuga. Pero nunca imaginaron lo que pasaría después, ya que uno de los testigos del asalto decidió perseguirlos en compañía del afectado.

Hasta el momento, el hombre desconocido alcanzó a herir de dos balazos en la cara a uno de los asaltantes.

Los hechos se registraron el domingo alrededor de las 11:20 horas en la avenida San Juan, de la colonia Ignacio Allende.

El empleado de la empresa de mariscos Promaba, identificado como José Alfredo Espinoza, estaba surtiendo productos a un cliente, por lo que recibió un pago por 21 mil pesos en efectivo. 

El repartidor se disponía a retirarse para regresar a León, cuando fue interceptado por dos sujetos en una motocicleta de color roja; uno de los delincuentes lo encañonó con un arma de fuego despojándolo del dinero. 

Tras asegurar el dinero, los ladrones se dieron a la fuga, pero un testigo del asalto los persiguió a bordo de una motocicleta junto a la víctima del delito. 

El ya conocido como  nuevo "justiciero” derribó a los ladrones, bajó de la moto y sin decir palabra alguna le dio dos disparos en la cabeza a uno de los asaltantes. 

El reporte del asalto se hizo a las autoridades, por lo que la policía buscó a los ladrones y al joven asaltado junto con el testigo que iban en persecución. 

Cuando los uniformados llegaron al lugar sólo encontraron al ladrón tirado a media calle y sangrando. 

El ratero baleado responde al nombre de Alberto Torres Almanza, de 29 años, con domicilio en la calle Fresno número 204 del fraccionamiento Floresta. 

0 comentarios:

Publicar un comentario