SALE "EL CHAPO GUZMÁN, ENTRA "EL MAYO ZAMBADA"

Como en toda trasnacional de la cocaína, desde hace meses el Cartel de Sinaloa inició la “transferencia pacífica” del poder del recapturado Joaquín Guzmán Loera (a) “El Chapo”, y ahora extraditado en EEUU , con el segundo socio de la organización, Ismael Zambada García (a) “El Mayo”.

Se trata de uno de los capos más escurridizos del norte azteca porque, pese a que tiene más de 40 años de convulsionada trayectoria en el sub mundo de la droga, nunca ha sido arrestado aunque su hijo, Vicente Zambada Niebla (a “Vicentillo”, fue procesado en Estados Unidos y condenado a una pena reducida.

De acuerdo a fuentes allegadas a la DEA a  “Vicentillo”, se le atribuye el 80 por ciento de responsabilidad en la captura del Chapo Guzmán después de que revelara en pleno proceso judicial un supuesto pacto de la DEA con el Cartel de Sinaloa para desbaratar a las organizaciones rivales, como los sanguinarios “Zetas”.

Aunque “El Vicentillo” ya cooperara con la DEA, al llegar a Chicago se mostró más dispuesto a informar sobre las operaciones del cártel y de los grupos enemigos de este, a cambio de una sentencia máxima de 15 años de cárcel, por ello brindó una lista de nombres de personas cercanas al capo que permitieron interceptar sus medios de comunicación.

Zambada Niebla está considerado un “activo” de información valiosa  después de que el agente de la DEA, Jack Riley, persuadiera  a los hermanos Pedro y Margarito Flores, operadores del cártel en Chicago, para que, como testigos protegidos, recibieran una condena más ligera.

A pregunta expresa acerca de la captura de Héctor Beltrán Leyva “El H”, y la del “Viceroy”, sólo insinúa que el apodo del informante corresponden a la octava letra del abecedario y se niega a comentar debido a que estos no han sido extraditados a Estados Unidos.

Las disonancias entre “El Chapo” Guzmán y el “El Mayo” Zambada motivaron incluso que el legendario Rafael Caro Quintero (a) “Narco de narcos” o “El Prìncipe”, se reuniera con ambos para limar asperezas dentro del cartel de Sinaloa,

El ex capo narco, que había sido condenado a 40 años de cárcel, fue liberado en agosto de 2013 por un tribunal del estado de Guadalajara, que justificó la decisión con un tecnicismo jurídico. Aunque casi de inmediato se fugó tras conocer una orden de captura para extraditarlo a los Estados Unidos.

Desde ese entonces ya se perfilaba a “El Mayo Zambada” como el verdadero poder detrás del trono del Chapo Guzmán.

El don apacible

Al igual que “El Chapo” Guzmán y varios de los más tenebrosos capos del narcotráfico azteca, Ismael Zambada García (a) “El Mayo” es también de Sinaloa y se le conoce también con los alias de “El del Sombrero”, “El M Grade”, “El Padrino”, “El Quinto mes”.

Según la prensa mexicana, la operación de las fuerzas especiales que logró la recaptura de Guzmán Loera, le interceptó una llamada que justamente hizo a “El Mayo” Zambada, entre muchas que hizo y que ayudaron a rastrearlo.

Zambada comenzó en los años setenta trabajando al lado de Miguel Ángel Félix Gallardo, de Ernesto Fonseca Carrillo y Rafael Caro Quintero. También lo hizo con Amado Carrillo, conocido como “El Señor de los Cielos”.

Su ascenso dentro del mundo del narcotráfico se dio tras la captura de los capos antes mencionados. Fue hasta el 2001 cuando empezó a trabajar muy de cerca con Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Tanto las autoridades mexicanas como las estadounidenses lo tienen en su lista de los más buscados desde que saben de su participación en el tráfico de drogas y de sus lazos con grupos criminales. El gobierno de EEUU ofrece una recompensa hasta de 5 millones de dólares por su captura.

En su búsqueda se han hecho cuantiosos operativos militares, redadas policiales, investigaciones de inteligencia, pero pese a eso nadie lo ha podido atrapar. Expertos en narcotráfico coinciden en que el capo ha mantenido un perfil bajo.

Aunque la atención siempre ha estado puesta mayoritariamente sobre “El Chapo”, los expertos aseguran que “El Mayo” es el verdadero líder del cártel de Sinaloa, tal como lo señaló  el jefe de la administración antidrogas estadounidense (DEA), Jack Riley, en una entrevista a mediados del 2015 con la revista Proceso.

“En el mundo no hay cártel más sólido que el de Sinaloa, ni campo más poderoso que ‘El Mayo’”, fueron sus palabras.

Familia tras las rejas

Las autoridades han estado cerca de capturarlo, por lo menos varios de sus familiares están detenidos: su hijo, Vicente Zambada Niebla “El Vicentillo”, coordinaba el envío de varias toneladas de cocaína a Estados Unidos. Lo detuvieron junto a sus escoltas en marzo de 2009 y en el 2010 fue extraditado a la nación americana para enfrentar cargos federales

Su otro hijo, Serafín Zambada Ortiz, fue arrestado en noviembre de 2013. Ismael Zambada Imperial “El Mayito Gordo”, fue capturado por la Armada de México en una comunidad de la norteña Culiacán, en Sinaloa.

En el 2008 arrestaron a su hermano, Jesús Zambada García “El Patrón”, y a Jesús Zambada Reyes, su sobrino e hijo de Reynaldo Zambada.

Nada cambia

En una entrevista desde una de sus guaridas a Julio Scherer García, de la revista Proceso,  “El Mayo” Zambada fue claro en señalar que la captura de cualquiera de los capos no representa el resquebrajamiento de la organización porque se seguirá traficando cocaína.

Estas fueron sus declaraciones:

–Un día decido entregarme al gobierno para que me fusile. Mi caso debe ser ejemplar, un escarmiento para todos. Me fusilan y estalla la euforia. Pero al cabo de los días vamos sabiendo que nada cambió.

–¿Nada, caído el capo?

–El problema del narco envuelve a millones. ¿Cómo dominarlos? En cuanto a los capos, encerrados, muertos o extraditados, sus reemplazos ya andan por ahí.


A juicio de Zambada, el gobierno llegó tarde a esta lucha y no hay quien pueda resolver en días problemas generados por años. Infiltrado el gobierno desde abajo, el tiempo hizo su “trabajo” en el corazón del sistema y la corrupción se arraigó en el país. Al presidente, además, lo engañan sus colaboradores. Son embusteros y le informan de avances, que no se dan, en esta guerra perdida.

–¿Por qué perdida?

–El narco está en la sociedad, arraigado como la corrupción.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Cargando ...