UNOS DICEN QUE FUE UN REGALO PARA TRUMP;¿Dinero de 'El Chapo' pagará el muro?

Pueden decir misa, quemar incienso y poner de cabeza al santo de su gusto. Lo cierto es que Joaquín Guzmán, El Chapo, es una brillante moneda de cambio frente al nuevo gobierno de Trump.

¡Moneda de oro puro! ¿Por qué?

1.- Primero debemos entender que en política y en diplomacia no hay casualidades. Y está claro que frente a los escenarios adversos con la llegada de Trump a la Casa Blanca, el Estado mexicano debe jugar —y juega— todas sus piezas. Y El Chapo es una de ellas.

2.- También es claro que el Ejecutivo movió sus fichas al interior de las instituciones del Estado para, de esa manera, lograr la alineación astral que hiciera coincidir la extradición de El Chapo con la llegada de Trump a la Casa Blanca. Un poderoso mensaje diplomático.


3.- Y a pesar de que el deporte de moda —madrear a Peña Nieto— está en la cúspide y que todo lo que haga el Presidente es bombardeado por la “legión de idiotas” —tenga razón o no el mandatario—, lo cierto es que la extradición de El Chapo es el mejor mensaje de que el gobierno de México está dispuesto a la negociación, al acuerdo y al pacto.

4.- ¿Y en política y diplomacia qué es negociar, acordar y pactar? Esa es la definición de las dos disciplinas: la política y la diplomacia. En efecto, la negociación consiste en dar y recibir.

5.- ¿Cuánto vale El Chapo en los terrenos político, diplomático y, sobre todo, en el terreno económico? Dice el viejo refranero popular que “según el sapo, la pedrada”.

6.- Pues bien. ¿Qué recibirá México a cambio de entregar a El Chapo a la justicia norteamericana? Algunos malquerientes han difundido todo tipo de especulaciones como que el gobierno mexicano “se bajó los pantalones” y que la extradición es un acto de “subordinación a Estados Unidos”, a pesar de que esas mismas voces decían hace poco que lo mejor era extraditar a El Chapo, porque las cárceles mexicanas son inseguras.

7.- Lo cierto es que solo el presidente Peña Nieto y su secretario de Relaciones Exteriores saben los detalles de la jugada política y diplomática. Lo único claro, hasta ahora, es que la política y la diplomacia serán las armas fundamentales del gobierno mexicano frente a un sátrapa como Trump. Y justo para combatir a tiranos y déspotas, las mejores armas son política y diplomacia.

8.- Pero queda pendiente un tema fundamental. ¿Cuánto vale El Chapo, no solo en los terrenos político o diplomático? Nos referimos al valor en miles de millones de dólares. ¿Cuánto vale la fortuna de El Chapo? 

9.- Y aquí es donde “la puerca tuerce el rabo”. ¿Por qué? Porque resulta ingenuo pensar —como lo dijimos aquí el 18 de mayo de 2016— que detrás de los intentos por extraditar a El Chapo está el interés norteamericano por aplicar la justicia, castigar a El Chapo y a su banda por los crímenes cometidos y acabar con la siembra, cultivo y trasiego de droga.

10.- “No, ¡estúpidos…! Detrás de los intentos reiterados para extraditar a El Chapo está el dinero del criminal… ¿El dinero?”

Sí. Nos referimos a la fortuna de Guzmán Loera, quien —en un lance de espectacularidad de la revista Forbes— aparece como el ciudadano mexicano con una de las fortunas más grandes del planeta; junto con los empresarios más poderosos del orbe.

Lo cierto es que pocos saben el monto de la fortuna de El Chapo. Y tampoco se sabe dónde está: si está en una bóveda de alta seguridad, si está solo en empresas y negocios o si la existencia de miles de millones de pesos es otro mito que acompaña al narcotraficante.
Sin embargo, lo que sí se sabe es que la revista especializada calcula el dinero en manos del criminal mexicano en algo así como mil millones de dólares estadunidenses. Es decir, que existían mil millones de razones para que El Chapo fuera extraditado a Estados Unidos.

En México, pocas voces hablaron del tema, a pesar de que se trata de una fortuna que puede servir para muchas cosas —y en un extremo de especulación, hasta para construir el muro de Trump—, e incluso para generar una pelea entre las distintas cortes de aquel país en donde existen demandas contra presuntos delitos cometidos por El Chapo; delitos que reclaman la extradición y, como un paso fundamental, la intervención de su fortuna.

Y si en México a pocos importa la fortuna de El Chapo, en Estados Unidos muchos saben el valor de mil millones de dólares y se frotan las manos para ir por ese dinero. Y si lo dudan, en diciembre de 1999 el Congreso del vecino del norte aprobó una ley que dio poderes a la Oficina de Control de Actividades Extranjeras (OFAC), para atacar las redes financieras del narcotráfico e intervenir sus cuentas.
¡Valiosa moneda de cambio!

0 comentarios:

Publicar un comentario