Algo esconden aquí Los Zetas, el misterio se respira en el pueblo: ¿quién manda cada año traer a la Banda Jerez?

En Tezontle: El legado del cadáver prófugo de la justicia.Hidalgo.- En el Tezontle, la cuna de Los Zetas, el legado de Heriberto Lazcano Lazcano, alias "El Lazca", quien fuera alguna vez su líder, no termina.

Una cruz de metal cubre su imagen, su nombre está escrito forjado con pétalos rojos como la sangre de los muertos de la guerra, preside los festejos del día de la Candelaria.

A cuatro años y cuatro meses de su supuesta muerte en Progreso, Coahuila, a manos de elementosde la Secretaría de Marina (SEMAR), la cruz representa el legado del capo, quien tres veces fue declarado muerto, pero su cuerpo nunca ha sido localizado.

La Procuraduría General de la República inició una averiguación de la construcción de la Iglesia Nuestra Señora de San Juan de los Lagos, ya que presuntamente fue construida con recursos de procedencia ilícita.

En la inauguración del centro de catequesis que lleva el nombre de Juan Pablo II, se exhibió una placa metálica que agradecía la dádiva a Lazcano, junto con un versículo de la Sagrada Biblia, el Salmo 143.

Se comenta que además del  centro religioso, donde se reza por la purificación de su alma, también Lazcano erigió una mansión entre estas veredas mientras era buscado por la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA).

Rufino, un testigo protegido del gobierno mexicano, narró, “sabía de la situación de la organización delictiva en Hidalgo”, pues en 2001 Cárdenas Guillén “le ordenó a Heriberto Lazcano que tomara la plaza de Pachuca, en donde tuvieron en principio dos casas de seguridad, una que habitaba Osiel y la otra su escolta personal conformada por un grupo que se hacía llamar Los Zetas”.

Asegura que dejó amarrado un contrato con la Banda Jerez por diez años, de los cuales han transcurrido seis, es por esto que siempre tocan en presentaciones musicales en el Tezontle.

El Cisen asegura que Lazcano ingresó a la milicia en 1991, cuando tenía 17 años, y se refugiaba en los fraccionamientos Paseo de Camelias y San Javier.

Según informes del 2007, la periodista Anabel Hernández hizo públicos en Los Señores del Narco, que en el gobierno de Felipe Calderón no lograron aprehender a "El Lazca", pese a que era el segundo objetivo de la guerra contra el narcotráfico. Hidalgo, su tierra natal, se volvió territorio clave para sus operaciones.

Aunque su nombre está escrito con retazos de corola de flores en la iglesia que se le atribuye, los pobladores no le llaman por su nombre, sino como "el legado de un cadáver prófugo de la justicia".

Con información de La Silla Rota.

0 comentarios:

Publicar un comentario