Gracias a la CNDH, Mil 400 Militares han sido enjuiciados, muchos de ellos enfrentan sentencias de 20 y 30 años

Usted se ha preguntado ¿qué ocurre con los militares que siguiendo órdenes combaten el crimen organizado?.La mayoría de las ocasiones la CNDH aparece al poco tiempo de que se entera de la muerte de un criminal a manos de un militar o cuando se informa que hay un detenido.

El supuesto fin de la organización es hacer justicia y proteger los derechos del delincuente abatido, o los de sus familiares, quienes encontraron en la comisión un negocio bastante rentable.

Sin duda, los derechos humanos de cualquier persona tienen que prevalecer en cualquier momento; no obstante, vale la pena preguntar... ¿Un asesino privilegia los derechos humanos de su víctima?

Como todos conocemos la respuesta, que es negativa, la siguiente pregunta sería ¿por qué si un delincuente secuestra o mata a sangre fría se tienen que priorizar sus derechos sobre los derechos de un militar en funciones que solo cumple órdenes y realiza su trabajo?

Muchos dirán: porque los militares al final son servidores de la patria y deben priorizar la vida de los otros antes que la suya…

O quizá porque el uso de violencia excesiva no está permitida en enfrentamientos de criminales y autoridades.

Pero... ¿Acaso un delincuente lo pensaría dos veces antes de abatir a un militar?

Una vez más la respuesta es negativa…

Y por ello resulta ocioso preguntar a la CNDH por qué se empeña en castigar a la milicia y premiar a la delincuencia.

Al respecto vale la pena señalar que en los últimos años cerca de mil 400 militares han sido enjuiciados, muchos de ellos enfrentan sentencias de 20 y 30 años.

Y es que si hay algo cierto es que en la situación actual, los militares se encuentran indefensos a la hora de enfrentarse a los criminales, quienes --además de tener armamento muchas veces de uso exclusivo del Ejército-- si salen derrotados aprovechan que hay un organismo como la CNDH que no vela por la justicia, sino por la causa que deja más dinero.

0 comentarios:

Publicar un comentario