Óyeme bien: vamos a sacar a Arturito "El Pollo"(mi hermano) del Penal del Altiplano con esta pinche máquina (Helicotero). Yo sé que tú puedes. Eres el mero-mero, bendito sea Dios dijo El Chapo

Mi mamá es muy religiosa y le gusta ir a todas las peregrinaciones –le contó de buenas a primeras ‘El Chapo’ Guzmán a su piloto personal.Se ve que la viejita es muy devota –respondió por decir alguna cosa.

Cuando estaban volando, ambos hablaban por medio de los intercomunicadores internos del helicóptero Bell Ranger 407 para evadir el ruido del motor.

– Oye, mano, ¿sabes por quién ora mi madrecita sin parar?

– ¿Por usted, “tío”?

– No, por Arturito, ‘El Pollo’, mi hermano –contó ‘El Chapo’, afligido, con su fusil de oro ”cuernoechivo” sobre su pecho. Esa mañana llevaba puesta una chamarra (chaleco) antibalas que, decía, se lo había vendido un proveedor colombiano en el DF. Hablaba nostálgico mirando por la ventana del puesto del copiloto.

– Pobrecita –lamentó el piloto que en múltiples ocasiones debió volar sólo con ella para llevarla a ver a su hijo y responderle los avemarías, que rezaba para que el helicóptero no se cayera.

– No hay nada peor que ver sufrir a una madre. Me quedan cicatrices en el alma.

– Muy duro, “tío”.

– Esta máquina es muy fuerte, ¿verdad, ‘Tinieblo’?

– Depende para lo que la quiera. Es, sobre todo, versátil.

– Óyeme bien: vamos a sacar a Arturito del Penal del Altiplano con esta pinche máquina. Yo sé que tú puedes. Eres el mero-mero, bendito sea Dios.

– Lo veo difícil, “tío”.

– Le ponemos a esta máquina un altoparlante regrande que me están buscando en el DF y llevamos colgada con cables de acero una caja blindada para que Arturito se suba ahí. Desde el parlantegritamos que no disparen, que hay una bomba en el penal, que estén todos quietos porque ya va a llegar otro helicóptero para desactivarla.

– Con un disparo de fusil que nos hagan, nos caemos, “tío”. A mí ese plan no me suena.

–No me digas eso. Tengo manera de pedir que a los fusiles que ese día tengan en las manos quienes estén de guardia en el penal les quiten los percutores antes de entregárselos. Así, si disparan no pasa nada. Tengo mi gente, por la plata baila el perro, ‘Tinieblo’.

– Pero, me imagino que una cárcel de máxima seguridad, como esa, tiene que tener innumerables sistemas de defensa, si falla uno, accionan otro.

–Pinche ‘Tinieblo’. ¡Para eso está mi plata! A Arturito lo sacan a tomar sol a las once de la mañana y ahí es cuando llegamos, de una vez hablando por el altoparlante: “¡Atención, no disparen que hay una bomba en el penal!”. Enseguida, bajamos la caja blindada. ‘El Pollo’, que ya estará avisado, se sube y nos vamos a darle el regalo a mi madrecita –expuso ‘El Chapo’, con los ojos más abiertos que nunca.– ¿Qué dices, mi cuate?

– Yo nunca he hecho algo así, “tío”, ni creo que lo haría, para serle sincero.

– Mi madrecita todos los días le pide ese milagro a la Madre Santísima, mano.

La conversación se cortó, pues llegaron al refugio montañoso de “Los Micos” y el piloto debió concentrase en el descenso. Al tocar tierra, ‘El Chapo’ se dirigió, caminando ligero y con el ceño fruncido, a la “palapa” del lugar para platicar con el hombre al que más respeto le guardaba, y algunas veces más bien parecía tenerle miedo: Ismael ‘El Mayo’ Zambada García.

El tema que iban a tratar en la reunión era espinoso: en Chimbote, amazonas peruano, había sido incautada una fortuna en efectivo de 80 millones de dólares que el Cartel de Tijuana junto con el de ‘El Mayo’, debieron haberle llevado al ‘El Chapo’ en esos días.

El dinero lo transportaba Miguel Ángel Morales Morales, hombre de confianza de “El Mayo”, quien antes había liderado el naciente Cartel de Sinaloa. Los jefes originales de esta última organización, para esta época ya toda bajo las órdenes de ‘El Chapo’, fueron los hermanos Ramón y Benjamín Arellano Félix.

Ramón, uno de los fugitivos más buscados por el FBI en 2002, intentó matar al “El Mayo” en Mazatlán (Sinaloa), durante la tradicional fiesta del Domingo de Carnaval, pero el segundo se valió de la Policía Ministerial de Sinaloa para que matara a toda la banda de sicarios encargada de cometer el crimen.

Excepto quienes estuvieron en la reunión, nadie supo cómo se saldó un lío de 80 millones de dólares que pudo haber terminado en un inmediato duelo a muerte.
Otro de los hermanos Arellano Félix, Francisco Rafael, fue asesinado durante una fiesta familiar en Baja California por un payaso que sacó un revólver de uno de sus enormes bolsillos y le disparó al narcotraficante en la cabeza y el tórax al final de la representación cómica para la que fue contratado, y huyó.

Durante la reunión de ‘El Chapo’ con ‘El Mayo’ en la “palapa” de “Los Micos”, desde afuera se podíaadivinar que la espesura del ambiente se podía cortar con machete.

‘El Chapo’ sostenía que el dinero se había perdido por culpa de Hebert Salina Suárez, contacto de ‘El Mayo’ en Bogotá, quien logró escapar de la acción policial en Chimbote.

Excepto quienes estuvieron en la reunión, nadie supo cómo se saldó un lío de 80 millones de dólares que pudo haber terminado en un inmediato duelo a muerte.

‘El Chapo’, solemne y silencioso, llevó ese día la “cuernoechivo” de oro y el mejor de los chalecosantibalas para el caso que le hubiera tocado matarse, cara a cara, con ‘El Mayo’, contó el piloto.

Los dos narcotraficantes se despidieron al terminar el encuentro con la mejor manifestación de amistad frente a sus hombres: se estrecharon las manos, se abrazaron y volvieron a estrecharse las manos. Incluso, ‘El Mayo’, en un gesto más de confianza, pidió que lo llevaran hasta un rancho suyo en el Bell Ranger de su colega.

Con una manifestación que denotaba todavía mayor cortesía y amistad, ‘El Chapo’ le pidió que ocupara la silla del copiloto y le abrió la puerta para que entrara.

0 comentarios:

Publicar un comentario