Primeros auxilios para herida de arma de fuego

Los homicidios por arma de fuego han incrementado mediante pasan los años. La violencia esta en todas partes. En el 2016 México llegó a los niveles de homicidio más altos de los últimos dos años. En febrero fueron asesinadas, en promedio, 55 personas todos los días, un registro récord desde que se comenzó a revelar el registro oficial de víctimas de estos crímenes en enero de 2014.


Aprende a curarte después de ser baleado 

Los asesinatos registrados en febrero significaron un promedio diario de más de 51 averiguaciones abiertas por este delito en las procuradurías del país, la mayor incidencia de homicidio doloso desde junio del 2013. 

Muchos de ellos han muerto por no tener noción de los primeros auxilios adecuados para tratar una herida de bala. Las heridas de bala son una de las lesiones más traumáticas que puedes sufrir. Es muy difícil de valorar el grado de daño hecho por una herida de bala y la mayoría de ellas exceden las posibilidades de curarlas con un kit de primeros auxilios. Por esta razón es que la mejor opción es llevar a la víctima a un hospital lo más pronto posible.

De cualquier modo, te daremos algunos consejos de que hacer mientras la víctima es llevado al hospital. 

1.Llama a los servicios de emergencia.

2.Asegúrate de que tu estás bien. 

-Asegúrate de que tu estás bien. 

-Si el disparo a la victima fue sin intención, por ejemplo, mientras cazaban venados, asegúrate de que todo aquel que esté utilizando un arma de fuego esté asegurada y apuntando a un lugar seguro. 

Si la víctima fue un sobreviviente de un tiroteo en la escuela o el trabajo, asegúrate de que el tirador ya no se encuentre cerca y que tanto tu como la víctima estén seguros, lejos de sufrir cualquier daño. Usa chaleco anti-balas de ser posible. 

3.No muevas a la víctima a menos que sea para mantenerlo a salvo o para llevarlo al hospital. 

4.Actúa rápidamente. El tiempo es tu enemigo en este tipo de situaciones. Las victimas que reciben tratamiento durante la "Hora de Oro" tienen muchas probabilidades de sobrevivir. Intenta hacer movimientos suaves y no caer en el pánico.

5. Revisa el A, B, C, D, E. Evalúa estos cinco factores críticos. 
-A (Vías respiratorias) – Si la persona está hablando, sus vías respiratorias probablemente se encuentren bien. Si la persona esta inconsciente, revisa su respiración para asegurarte de que no esté obstruida. Coloca a la victima de lado para facilitar su respiración y mueve la lengua para que no obstruya. Si la boca de la victima está llena de sangre, intenta ayudarle a deshacerse de ella tosiendo o detenlo con un pedazo de ropa. 

-B (Respiración) – ¿La víctima respire regularmente? ¿Puedes ver su pecho subir y bajar? Si la víctima no está respirando, quítale de la boca cualquier cosa que este obstruyéndola y empieza la respiración de boca a boca.  Realiza una respiración de boca a boca 

-C (Circulación) – Presiona cualquier signo de sangrado, luego verifica el pulso de la víctima en la muñeca o en la garganta. ¿La víctima tiene pulso? Si no, empieza el CPR. Controla cualquier sangrado significativo. Administra CPR para adultos (Resucitación Cardiopulmonar) 

6- Controlar el sangrado es lo más importante que puedes hacer por una víctima que sufrió de una herida con arma de fuego. 
Presionar directamente es la mejor opción para detener el sangrado de cualquier herida. Utiliza una compresa sobre la herida y aplica presión directamente en la herida. Si no tienes nada disponible, hasta tu mano o dedos podrían controlar el sangrado. Usa nuevas compresas sobre las ya aplicadas; no las remuevas aún cuando estén muy mojadas. 

Utiliza puntos de presión en el brazo (entre codo y axila), ingle (a lo largo de la línea del bikini) o atras de las rodillas para controlar el sangrado en el brazo, muslo o la parte baja de la pierna, respectivamente. 


Hay pocas cosas que se pueden hacer con los métodos convencionales cuando la herida involucra el torso, excepto químicos (Quicklot, Celox, etc.) han comprobado ser muy efectivos en sangrados mayores. Asegúrate de seguir las instrucciones del paquete antes de su aplicación, aunque usualmente simplemente se trata de tener la herida abierta y verter o insertar el paquete de polvo/esponja/aplicador, y presionar fuertemente por cinco minutos. 

7. Prepárate para tratar a la víctima en caso de shock. Las heridas de bala frecuentemente conducen a un estado de shock, una condición causada por un trauma muy grande o la pérdida de sangre que causa la falta de circulación de sangre por el cuerpo[1]. Es de esperarse que la víctima de una herida de bala muestre signos de shock y trata de atenderla lo mejor posible, asegurando que la temperatura de la victima este normal – Cúbrelo si su piel se siente fría o retírale algo de ropa si está muy caliente. De cualquier modo, no le levantes las piernas si la herida de bala fue en el torso, porque esto incrementaría el sangrado, dificultando la respiración de la víctima. 

No pongas tu vida en riesgo cuando estés lidiando con una víctima de herida de bala. 
Evita enfermedades por la transmisión de sangre. Asegúrate de que cualquier herida abierta que tú tengas no tenga contacto con la sangre de la víctima. 
Hasta con los primeros auxilios, heridas de bala pueden ser fatales

0 comentarios:

Publicar un comentario