¿Cártel y grupo criminal? estás son las diferencias

Si no es una red de organizaciones coordinadas para controlar un mercado y eliminar la competencia no es Cártel. Si no cuentan con una estructura organizativa similar a la de una multinacional, con territorios, mercados y franquicias, tampoco es un Cártel.

En los últimos días se ha cuestionado si la organización criminal que estaba a cargo de Felipe de Jesús Pérez Luna, “El Ojos”, era como tal un cártel o únicamente un grupo de narcomenudistas y otros ilícitos. 

Por esta razón, Víctor Sánchez Valdés, especialista en temas de seguridad y crimen organizado define los términos correctos que se acuñan para este tipo de organizaciones criminales.


El doctor en Políticas Públicas por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) explicó en su columna ¿Qué es y qué no es un cártel? que, en términos de Economía, un cartel es la colusión entre organizaciones para evitar la competencia mutua y lograr el control de un mercado.

La segunda definición de la palabra es en materia de seguridad: organizaciones criminales de gran tamaño que se dedican al tráfico internacional de drogas.

Para que un grupo delictivo se catalogue como tal, debe de contar con la capacidad para operar en mercados internacionales, que cuente con la logística para obtener insumos en algún país y una red de distribución de los productos en otros.

Bajo estos términos, Sánchez Valdés afirmó que el “Cártel de Tláhuac” no encaja en el perfil de un cártel, sino que es un que trabaja para el Cártel de los Beltrán Leyva, en la distribución de droga en la capital.

“En conclusión, Mancera tiene razón. El cartel de Tláhuac en realidad no es un cártel. Sin embargo, omite decir que como el mismo trabaja en conjunto con la estructura de los Beltrán Leyva para la distribución de droga en la Ciudad de México. Por ende, como el ‘cartel’ de Tláhuac pertenece a la organización de los Beltrán Leyva, significa que no hay manera de argumentar que no hay presencia permanente de cárteles en la Ciudad de México”, señala. 

Son cinco las clasificaciones para las organizaciones criminales y estas son:

Cárteles de droga: estructura organizativa similar a la de una multinacional, con territorios, mercados y franquicias.

Ejemplos: Cártel de Sinaloa, Cártel del Golfo, Cártel de Los Zetas, Cártel de Jalisco Nueva Generación y Cártel de Los Beltrán Leyva.

Organizaciones regionales que fueron cárteles: grupos sociales con estructura y miembros que se organizan para cometer acciones delictivas.

Ejemplos: Caballeros Templarios, Familia Michoacana, Cártel de Juárez y Cártel de Tijuana.

Proto cárteles: grupos con preeminencia en alguna región.

Ejemplo: Guerreros Unidos y Los Rojos.

Bandas o grupos locales: miembros que se relacionan para realizar actividades delictivas en grupo.

Ejemplos: Cártel de Tláhuac, Unión de Tepito, Los Viagras, Los Tequileros, Los Granados, Los Ardillos, la Tercera Hermandad y La Corona.

Bandas trasnacionales: grupos de delincuentes bien estructurados, que se desenvuelve con frecuencia en un ámbito internacional

Ejemplos: Mara Salvatrucha y Barrio 18.

0 comentarios:

Publicar un comentario