El narco que nadie quería capturar, México ni Estados Unidos no giraron órdenes de aprehensión contra "El Mini Lic".

Aunque estaba identificado como una de las cabezas visibles de una nueva generación de narcotraficantes, contra Dámaso López Serrano “El Mini Lic” no se conocen públicamente órdenes de captura en México y Estados Unidos.

De acuerdo con el sistema electrónico de las cortes federales de la Unión Americana, hasta el jueves no había registro de un “indictment” o acusación penal contra el hijo de Dámaso López Núñez “El Licenciado”, operador del Cártel de Sinaloa.

“El Mini Lic” se entregó el miércoles a la justicia estadunidense en la frontera de Caléxico, California; de haber un caso judicial en su contra, estaría “sellado” o testado por el juez, aunque en ocasiones la situación de reserva también es de dominio público.


En México era parte de la lista de los objetivos prioritarios del Gobierno federal, sin embargo, tampoco hay registros de órdenes de aprehensión por casos de narcotráfico ni amparos contra mandatos de captura por delitos de cualquier naturaleza.

Tampoco había alguna orden de detención provisional con fines de extradición.

De hecho, la última vez que la PGR llevó a cabo un operativo para tratar de detener a “El Mini Lic”, lo hizo no con base en una aprehensión librada por un juez, sino en una orden de localización y presentación girada por la SEIDO, según informes.

En caso de haber una orden de captura bajo sello, López Serrano podría obtener beneficios como la reducción de la pena y la cancelación de cargos, a cambio de información sobre la estructura de la organización criminal a la que pertenecía y sus cómplices.

De no haberla, estará bajo resguardo de la Agencia Antidrogas (DEA) como testigo protegido, calidad en la que deberá comparecer en los juicios contra otros miembros del Cártel de Sinaloa.

Libera tensión 

La entrega de Dámaso López Serrano, “El Mini Lic”, a las autoridades estadunidenses ayudará a rebajar la intensidad de la guerra por el control del cártel de Sinaloa, que quedó en un vacío de poder desde la captura de su padre en mayo pasado.

Esta pugna ha dejado en los últimos meses una estela sangrienta de muertos en diversos ataques y enfrentamientos entre ambas facciones, principalmente en los estados de Baja California y Sinaloa, este último donde tiene su principal sede este poderoso cártel.

Samuel González Ruiz, abogado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y analista de seguridad, dijo que es posible que la guerra baje de intensidad después de la entrega de Dámaso López Serrano a la DEA.

El analista dijo que esta entrega tiene una lectura “muy simple”, ya que todo apunta a que puede tratarse de una negociación que su padre, Dámaso López Núñez, mantiene con autoridades estadunidenses para ser extraditado de México.

“Si el señor Dámaso (López Núñez) está negociando con los americanos su extradición; negoció un paquete: él y su hijo, y está cumpliendo con una parte del acuerdo”, comentó el analista.

El experto aseguró que si ello se confirma será posible que pronto se produzca la extradición a EU de Damaso López Núñez, quien era la mano derecha del “Chapo” Guzmán y que fue capturado el 2 de mayo en el edificio de una zona residencial de la capital mexicana.

Detenido actualmente en la prisión de Ciudad Juárez, estado norteño de Chihua-hua, Dámaso López Núñez, “El Licenciado”, negocia su extradición a Estados Unidos por temor a ser asesinado en México, según fuentes federales citadas por la prensa mexicana. (Con información de Reforma y Efe)

0 comentarios:

Publicar un comentario