Pablo Escobar asesinó a 49 jóvenes en una sola noche… ¿Por qué?

No cabe duda de que Pablo Escobar, uno de los mayores narcotraficantes jamás vistos entre la sociedad, sigue siendo una persona que genera una gran curiosidad incluso a más de 20 años de su muerte. 

Su persona ha motivado a la creación de libros, series, documentales y películas para que la gente pudiera hacerse una idea de cómo era la vida que llevaba este hombre. Sin embargo, hubo un libro en particular que fue uno de los más vendidos en Latinoamérica, “Operación Pablo Escobar”, realizado por el periodista y escritor Germán Castro Caycedo.

El autor decidió dividir el libro en dos partes. Pues bien, en las primeras 186 páginas, se encuentra la extensa entrevista que hace ya unos 17 años le hizo al coronel Hugo Aguilar, el segundo miembro al mando del llamado “Bloque de Búsqueda” que el gobierno constituyó para seguir de cerca a Escobar. 


El contenido de dicho texto es realmente perturbador, pues muestra con gran claridad la historia de una de las cacerías más feroces que hayan surgido en Colombia; en particular, la obsesión de Escobar por las mujeres vírgenes, pobres y vulnerables. 

Al parecer, los sicarios que estaban bajo el mando de Escobar debían ir tras cualquier chica virgen que tuviera una edad comprendida entre 14 y 17 años. Cuando los hombres conseguían conquistarlas, éstas se venían con ellos para que, después, permanecieran al menos cuatro o cinco días con Escobar en su primera aventura íntima. 

A lo largo del proceso de convencimiento, las chicas terminaban siendo sobornadas con unas sumas de dinero que jamás podrían haber imaginado. También hay que entender que pertenecían a clases bien desfavorecidas…

Cuando una de las chicas descubrió lo que Escobar quería, y ésta se negaba, ocurrió lo siguiente: La mañana siguiente apareció muerta una muchacha maquillada y con poca ropa. Por la noche, aparecieron otros 24 cadáveres, y así sucesivamente. 

En total hubo tres noches en las que aparecieron una gran cantidad de cuerpos de mujeres bellas repartidos por toda Colombia. 

Sin embargo, lo peor era cómo las mataba. El periodista destaca en su libro que Escobar quitaba dedos, quemaba y descuartizaba a sus víctimas. En total, se cree que asesinó a unos 600 policías, todos ellos torturados.

En cuanto al Bloque de Búsqueda, estuvo persiguiendo al capo durante cuatro largos años, y consiguieron abatirlo en 1993. Sin embargo, murieron 99 de sus miembros, dejando a uno postrado en una silla de ruedas y su jefe, Aguilar, en la cárcel por haber sido acusado de relacionarse con los paramilitares de la extrema derecha. 

No cabe duda de que la crueldad con la que trató a todas las mujeres jóvenes lo convirtieron en un personaje todavía más vil y cruel, que con el tiempo se ha ido mitificando e incluso para algunos, se ha constituido como un ídolo.

Una cosa está clara, por su cama pasaron una gran cantidad de reinas de la belleza, modelos, presentadoras de televisión, deportistas, colegialas, y otras mujeres hermosas. Sin embargo, el amor de Escobar por su esposa María Victoria Henao Vallejo, conocida como “Tata” en la intimidad, siempre estuvo claro. 

Al parecer, realmente la adoraba, ya que era la mujer que eligió para formar una familia junto a sus dos hijos, Juan Pablo y Manuela. La conoció cuando ella tenía solamente 13 años y, aunque Escobar ya tenía 24, la intentó conquistar con poemas, chocolates y discos románticos de Raphael y Camilo Sesto.

Cuando María Victoria cumplió 15 años, su abuela la acompañó para que un cura amigo la autorizara a casarse con Escobar siendo menor de edad. 

Así fue como, en marzo de 1976, ambos se casaron. Sin embargo, su esposa conocía todas sus infidelidades. Estaba al tanto de todas las mujeres que el capo pedía para tener relaciones íntimas, las cuales quedaban prendidas con todos los lujos y comodidades que les ofrecían los hombres del Cartel antes de despedirlas. 

Por otro lado, María afirmó conocer al hombre que amó a toda su familia, no al narco ni al asesino despiadado que conocía el mundo.

De hecho, ese fue el peor error que cometió Escobar. Habiendo escapado nuevamente, llamó a su esposa por teléfono en dos ocasiones para saber cómo estaban, algo que permitió al Bloque de Búsqueda conocer su localización para perseguirle y dispararle mientras intentaba escapar en un tejado de Medellín. 

La lista de mujeres que pasaron por la cama del capo probablemente sea interminable, pero eso no quita todos los horribles actos que les hizo a una gran mayoría de muchachas jóvenes. 

0 comentarios:

Publicar un comentario