Loading...

Con la entrega del "Mini Lic". este es el peligroso destino de Las "Fuerzas Especiales Dámaso"

Loading...
Podría regresar una “violencia controlada” a Baja California Sur y Sinaloa. Lo que queda de las Fuerzas Especiales Dámaso están condenadas a unirse al “Mayo Zambada” o irse con el Cártel Jalisco Nueva Generación, estima el periodista y escritor Jesús Lemus. La entrega de Dámaso López Serrano podría estar convenida para que su padre reciba beneficios en caso de ser extraditado

La entrega del presunto narcotraficante Dámaso López Serrano “El Mini Lic” a elementos de la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés) el jueves último, es una de las mejores noticias de los últimos meses para la cúpula del Cártel de Sinaloa y un triunfo para Los Chapitos, hijos del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán, quienes han mantenido un enfrentamiento entre células del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en Sinaloa y Baja California Sur, principalmente.

Luego que cruzó la frontera por Mexicali, “El Mini Lic” se presentó en las oficinas de la agencia federal en Calexico, y de inmediato fue asegurado.

La acción voluntaria del joven, originario de Eldorado, Sinaloa, de aproximadamente 27 años de edad, ocurre a tres meses de que la Agencia de Investigación Criminal (AIC) y militares detuvieron a su padre, Dámaso López Núñez “El Licenciado”, en un departamento de lujo en la colonia Nueva Narvarte de la Ciudad de México, quien disputaba el liderazgo del Cártel de Sinaloa en su entidad natal y en Baja California Sur, tras la extradición de “El Chapo” a Estados Unidos.

La información revelada el jueves 27 de julio por la Oficina de Aduana y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) fue tomada con beneplácito por autoridades nacionales, sobre todo del Estado de Sinaloa, que durante el último año ha sufrido una guerra intestina por el control de los territorios del narcotráfico.

Al interior del Cártel de Sinaloa, Ismael “El Mayo” Zambada, viejo líder de la organización criminal que compartió con “El Chapo” Guzmán en los últimos tres lustros, intentó pacificar y concertar los intereses entre las diversas facciones sin éxito, pues los enfrentamientos de Los Dámaso contra Los Chapitos calentaron la plaza.

Uno de los hechos sangrientos que más conmocionó a la sociedad sinaloense y en el ámbito nacional, fue el asesinato del periodista Javier Valdez, fundador de Ríodoce, acribillado por sujetos aún en la impunidad el 15 de mayo de 2017, cuando le asestaron doce disparos. El también corresponsal de La Jornada y Premio al Valor Periodístico por el Comité para la Protección de los Periodistas, había publicado una entrevista con un enviado de Dámaso López Núñez, en la que referían la pugna con Los Chapitos; de hecho Valdez había salido de Sinaloa para proteger su vida, y después regresó a seguir ejerciendo el periodismo, en eso estaba cuando lo asesinaron.

El periodista y escritor Jesús Lemus, analista de temas de narcotráfico, estima que con la entrega del “Mini Lic”, las llamadas Fuerzas Especiales Dámaso (FED), están cediendo el terreno a Iván Archivaldo y su hermano Jesús Alfredo Guzmán Salazar, conocidos como Los Chapitos, hijos de Guzmán Loera.

Sin embargo, el autor del libro “Los Malditos” estima que detrás de esa entrega del hijo de “El Licenciado”, que ayudó a “El Chapo” a escapar del penal de máxima seguridad de Puente Grande en 2001, está una posible negociación de López Núñez, encarcelado desde el 2 de mayo, con el gobierno norteamericano para atenuar su posible condena en caso de ser extraditado.

“Con esto las FED desaparecen definitivamente, pues ya otros miembros de sus células y escoltas han sido detenidos. Los sicarios y demás miembros del clan de Dámaso solo tienen de dos sopas: o aliarse con ‘El Mayo’ Zambada, o irse con el Cártel Jalisco Nueva Generación”, destacó el experimentado jornalista.

Lemus no descartó que esta entrega sea solo una representación de una serie, pues asegura que la forma poco clara en que fue detenido el fiscal general de Nayarit, Édgar Veytia, hace pensar que en realidad su arresto fue convenido. “Veytia no fue detenido, sino que se entregó”.

La hipótesis del periodista se sustenta en que, además de servir a los Beltrán Leyva en Nayarit, el fiscal también operaba para Dámaso López. “Se afianza la teoría de que desde que salió de prisión, Rafael Caro Quintero, líder del viejo Cártel de Guadalajara, se ha convertido en el gran ordenador y está interviniendo en estas entregas convenidas, cosa que no hizo con su propio caso”.

Dámaso López Serrano “El Mini Lic” o “El Junior”, ahijado de Joaquín “El Chapo” Guzmán, es mencionado en averiguaciones previas y carpetas de investigación en los fueros común y federal en los estados de Baja California Sur y Sinaloa, donde incluso se indaga su probable participación en atentados en contra de convoyes del Ejército Mexicano y la muerte de algunos de sus integrantes.

El joven saltó a la fama en 2013, cuando el cantante de banda Gerardo Ortiz le compuso un narcocorrido que presuntamente le habría prometido y a partir de entonces su nombre empezó a escucharse con fuerza por todo el país, señalándole como uno de los consentidos de “El Chapo” Guzmán; sin embargo, los sueños de expansión de su padre y el ego del muchacho los llevaron a enfrentarse a Los Chapitos al ser apresado Guzmán Loera.

Luego que a Los Dámaso se les señaló como los artífices de la violencia desatada desde 2014 en Los Cabos y otras poblaciones de Baja California Sur, en un claro enfrentamiento con otras células delictivas del propio Cártel de Sinaloa y organizaciones rivales por el control de la plaza, pretendieron ampararse en Culiacán, pero la protección de la justicia de la unión les fue negada.

Tras la detención de López Núñez el 2 de mayo en la Ciudad de México, horas más tarde fueron aprehendidos cinco escoltas del “Mini Lic” en la misma capital del país, aunque una semana después fueron dejados en libertad porque su detención fue violatoria de garantías de seguridad jurídica.

Finalmente, el 25 de mayo último, en Eldorado, Sinaloa, fue detenido Pedro Alfonso “N” “El Moreno”, operador de Dámaso López Serrano, quien orquestaba la guerra contra los hijos de Guzmán Loera. Elementos del Ejército detuvieron en la misma acción a otros diez integrantes de la organización criminal.

Fiscalía de Virginia, Estados Unidos, contra López Núñez

El Departamento de Justicia en el distrito oriental de Alexandria en Virginia, Estados Unidos, acusó a Dámaso López Núñez el 23 de noviembre de 2011, la investigación en su contra está contenida en el expediente 1:11CR558 y se mantuvo sellada hasta el 8 de marzo de 2013.

Hace cuatro años, Neil H. MacBride, en representación de la fiscalía y el agente Karl Colder de la DEA, anunciaron la liberación del expediente y la acusación por “conspirar para distribuir cocaína y para lavar dinero”.

La acusación notificó de la confiscación de 280 millones de dólares que representa el producto de las presuntas ofensas.

Recordaron que en enero de 2013, la Oficina de Activos Control Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro levantó una alerta sobre López Núñez y prohibió a los estadounidenses realizar transacciones financieras o comerciales con él, y anunció que congelaría los bienes que encontrara a su nombre en ese país. Y lo identificaron como lugarteniente de “El Chapo” Guzmán Loera, del Cártel de Sinaloa.

BCS y el escenario de Los Dámaso

Desde la llegada de Los Dámaso a BCS, han sostenido un enfrentamiento directo contra células del CJNG o Tijuana Nueva Generación (CTNG), trayendo inseguridad y violencia para los sudcalifornianos.

De acuerdo a información obtenida con miembros del Grupo de Coordinación de Seguridad Pública, “el grupo de Los Dámaso, que ha sostenido la lucha encarnizada contra los jaliscienses, se verá disminuido por la caída de una de las principales fuentes económicas de la célula local”.

Sin embargo, no descartan que ante la salida de López Serrano de la pelea, los hijos de “El Chapo” o de “El Mayo”, puedan obtener el territorio comandado por el hijo de Dámaso López Núñez.

La incertidumbre en las autoridades sudcalifornianas viene en dos vertientes:

Que al entregarse “El Mini Lic”, la violencia en BCS tienda a diluirse, por carecer de una competencia fuerte que haga frente a las células del CJNG; o que nuevas cabezas, ya sean emanadas desde el mismo grupo de Los Dámaso” asuman el control o Los Chapitos o “El Mayo” puedan retomar la guerra en Sudcalifornia.

“El Mini Lic” ya había sido ubicado por la inteligencia militar en Baja California Sur, según los datos recabados, es que se le vio la primera vez con circulación principalmente en Cabo San Lucas en 2012, esta información se perdió, “pues no hubo el seguimiento requerido para la investigación”, ya que solo se supo una vez que el líder criminal abandonó tierra cabeñas.

También fue visto el 30 de julio de 2014 en un restaurante de la Zona Dorada del Malecón de La Paz, un día antes que se desatara la guerra por el control de la plaza.

Recuerda el agente de inteligencia consultado: “Fue visto un día antes de que mataran a ‘El Pantera’ en la carretera a Los Planes, según los detalles brindados en las indagatorias, precisamente este personaje quien había llegado para relevar a los cabecillas de los diversos territorios del Estado”.

El 31 de julio de 2014, fueron ejecutadas tres personas: Esteban Espinoza Velázquez “El Pantera”, Alberto Montero Lizárraga “El Betillo” y Jesús Enrique Urquiza Portillo “El Ferrari”, vinculados directamente con el Cártel de Sinaloa y la célula de Los Dámaso.

Desde entonces la estructura criminal en Baja California Sur, estuvo apoyada directamente por Dámaso López Serrano.

Una fuente militar refirió que ‘El Mini Lic’ “siempre operó con personas de su entera confianza, pues en los hechos ocurridos ese 31 de julio, el blanco era él y no “El Pantera”, pero no asistió y los locales se la jugaron para arrebatar la plaza para Cártel Jalisco.

De acuerdo al análisis del Grupo de Coordinación de Seguridad Pública del Estado de Baja California Sur, la “calma” sospechosa que se ha sentido recientemente, indicaba que en efecto, la célula de Los Dámaso se encontraba debilitada económicamente, y el que “El Mini Lic” se haya entregado a la DEA, repercute directamente a los grupos que responden la guerra a Jalisco.

Por lo tanto, consideran que “El Colores”, presunto operador para Sinaloa, huya al Estado de Sinaloa para refugiarse de los embates de Nueva Generación o se quede y sea cazado por sus contrarios.

Alertas, las Fuerzas Armadas sudcalifornianas esperan una tensa calma, y se preparan en caso que “El Mayo” Zambada o Los Chapitos quieran retener criminalmente Baja California Sur contra el CJNG.
Loading...

0 comentarios:

Publicar un comentario