El declive de los Arellano Félix

Para el gobierno de Estados Unidos, el Cártel de los Arellano Félix quedó “aniquilado” desde 2013, cuando Eduardo se declaró culpable en una corte de ese país.

Para esa fecha, los hermanos Francisco Rafael y Ramón estaban muertos; y Benjamín y Eduardo presos; solo Francisco Javier seguía en libertad pero un año después fue capturado.

En primero en ser detenido fue el mayor de los hermanos, Francisco Rafael, en 1993 y extraditado en 2006, donde fue puesto en libertad dos años más tarde. Volvió a Baja California y en 2013 lo asesinaron durante una fiesta infantil.


A Ramón lo asesinaron a balazos en febrero de 2002.

Meses después, en Puebla capturaron a Benjamín y en 2007 fue extraditado a Estados Unidos donde purga una sentencia de 25 años.

Francisco Javier fue detenido en 2006 en un yate, en las costas de Baja California, y condenado a cadena perpetua por una corte de estadounidense, pero en 2015 le conmutaron la pena a 23 años de prisión por cooperar con las investigaciones de las autoridades.

Otro de los hermanos, Eduardo, fue detenido en 2008 durante un enfrentamiento con elementos policiales en Tijuana. Cuatro años después fue extraditado y sentenciado a 15 años de prisión. Cuando éste se declaró culpable de los cargos, para la DEA fue el fin del cártel. “Clava el último clavo en el féretro de la organización Arellano Félix”, dijo en esa ocasión el jefe regional de la DEA en San Diego, William Sherman.

0 comentarios:

Publicar un comentario