"El ojos" buscaba expandirse a Querétaro

Después del operativo de la Marina en el que resultó abatido Felipe de Jesús Pérez Luna, El Ojos, jefe del grupo criminal que opera en la delegación Tláhuac, autoridades federales y locales detectaron indicios de que los tres restaurantes La Carreta del Pacífico, propiedad de la familia del delegado Rigoberto Salgado, podrían ser utilizados para lavado de dinero y como centros de reunión de funcionarios de la delegación y de la banda criminal. Pero los trabajos de inteligencia arrojaron un dato que puede ser más alarmante.

El Ojos estaría buscando expandirse en Querétaro, donde Salgado montó dos sucursales de La Carreta del Pacífico en unos cuantos meses. Apenas se conoció la información de los negocios en tierras queretanas, publicada por El universal, el gobierno estatal clausuró los negocios de la familia Salgado. Claro, las razones para la acción fueron de índole administrativa. 

Los narcojuniors de "El Ojos", sus descendientes

Ciudad de México.- Autoridades federales investigan el legado del Felipe de Jesús Pérez Luna, El Ojos. Su hijo, de 23 años, y sus sobrinos son conocidos en las inmediaciones de la delegación Tláhuac como los narcojuniors, quienes, a decir de la investigación, son los responsables de continuar con el trabajo de la célula criminal que opera en todo el sur de la ciudad.

Los jóvenes identificados como Kevin Pérez, Armando Pérez, Elías LS y Alexis Andrade Pérez presumen sus actividades delictivas en Facebook, donde posan en fotografías con motocicletas y armas de grueso calibre al tiempo que alardean de la distribución de drogas en las delegaciones Xochimilco, Tlalpan y Coyoacán. Los narcojuniors son temidos por restauranteros y habitantes del lugar, quienes los describen como violentos.

El hijo del "Ojos"
Según las investigaciones, Kevin Pérez, hijo de El Ojos, es acusado de asesinar en marzo pasado a dos jóvenes quienes se negaron a trabajar para la célula criminal que su papa fundó; también por los delitos de narcomenudeo y portación de armas de uso exclusivo del Ejército. Armando Pérez, sobrino de El Ojos, es acusado por narcomenudeo, robos a mano armada en modalidad de pandillas y portación de armas de fuego, así como Elías , quien es identificado como uno de los sicarios más sanguinarios de la organización y quien también es buscado por delitos contra la salud.

Estos jóvenes, según las autoridades que les siguen el paso, fueron los primeros que se dieron a la fuga el día que El Ojos se enfrentó a los efectivos de la Marina. Hasta ahora sólo se sabe que dos días después de la refriega se escondieron en casas de seguridad de la delegación Xochimilco.

Debido a la presencia de policías en las delegaciones de las zona sur de la ciudad y los constantes operativos en antros y bares donde se sabe que el hijo y los sobrinos de El Ojos eran los encargados de nutrir de drogas, los llamados narcojuniors por el momento no han aparecido en el sector.

0 comentarios:

Publicar un comentario