EL "TIO" DE JALISCO Y EL "SALPICADERO" QUE "EMBARRO" A MARQUEZ Y JULION.

En Jalisco sus amigos describen a Raúl Flores Hernández, El Tío, como un ciudadano impasible, lo que contrasta con la ficha del Departamento del Tesoro de Estados Unidos que le imputa varios delitos relacionados con tráfico de drogas, lavado de dinero y otros ilícitos. 

El caso ya salpicó a otras 20 personas, entre ellas a Rafael Márquez. 

El futbolista, amigo de Flores Hernández y otros personajes de su entorno, es considerado uno de los presuntos prestanombres del cártel que lideraba El Tío. Proceso investigó los probables nexos del futbolista con el capo y detectó las empresas que fundó Márquez.

El 9 de julio de 2009 por la madrugada policías federales catearon varias fincas en Guadalajara y Zapopan, Jalisco. Iban en busca de Raúl Flores Hernández, El Tío, y su hijo Raúl Flores Castro, señalados como operadores de Joaquín El Chapo Guzmán e Ignacio Nacho Coronel, dos de los líderes del Cártel de Sinaloa.


Las autoridades les atribuían la propiedad de la finca La Camelia, ubicada en avenida Chapalita y López Mateos. A ese lugar acudió el cantante Julión Álvarez a amenizar una fiesta. Ahí conoció al Tío, según reveló el propio artista.

Un mes después, el 3 de agosto, la Procuraduría General de la República (PGR) vinculó a Flores Hernández en operaciones con recursos de procedencia ilícita y falsificación o alteración de moneda. En un edicto le notificó a él y a sus hijos Raúl y Sendy Flores Castro, así como a María Isela Flores Martínez, Héctor Ochoa Ramírez y José de Jesús Guardado Aguilar, que debían presentarse a “acreditar la propiedad y la procedencia legítima” de varios inmuebles (averiguación previa UEIORPIFAM/AP/124/2009).

Entre ellos estaban el de Tchaikovsky 474, colonia Arcos de Guadalupe, y el de Sebastián Bach 5115, colonia Residencial La Estrella, ambos en Zapopan; la residencia de avenida Chapalita 50, colonia Jardines Plaza del Sol, así como varios vehículos asegurados (averiguación previa UEIORPIFAM/AP/075/2009).

Desde entonces se conocían las andanzas del Tío, la red de sociedades que tejió, sus nexos con el crimen organizado y su amistad con gente de la farándula, como Julión Álvarez y el futbolista Rafael Márquez, presuntos implicados en el caso judicial que se le sigue a Flores Hernández en Estados Unidos.

En sus inicios, El Tío –a quien el departamento del Tesoro de Estados Unidos considera como líder del Cártel de los Flores, una organización vinculada al Cártel de Sinaloa y al de Jalisco Nueva Generación (CJNG)–, era gente de confianza de Coronel. Cuando el capo fue abatido por elementos del Ejército, sus seguidores se fraccionaron y formaron varias células, entre ellas la que se transformó en el CJNG.

El líder de la organización
El Tío, quien actualmente se encuentra en el penal del Altiplano, en el Estado de México, es acusado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, en Columbia, de tráfico de cocaína.

Sus conocidos definen al presunto narcotraficante como una persona sencilla y divertida. Es amante del futbol, dicen, y en Guadalajara se movía sin guaruras. Algunos dicen que se dedicaba a la venta de fayuca, pero cuando entró en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte bajaron sus ingresos; otros comentan que rentaba sus propiedades, de donde provenían sus recursos económicos.

Hay quienes refieren que tiene un hotel en Cihuatlán y un conjunto de cabañas rústicas en la Sierra de Mascota. Vecinos de Villa Purificación aseguran que un grupo de sicarios protege a su familia y sus bienes en esa zona de la que El Tío es oriundo.

Félix Flores Gómez, quien fue presidente de la extinta Federación de Estudiantes de Guadalajara (FEG) en 1974 y falleció en 2003, era primo de Flores Hernández. Flores Gómez era amigo cercano de Rafael Castellanos, quien fue titular de la Fiscalía Central de Jalisco durante los primeros años de la gestión de Sandoval Díaz. Castellanos, a su vez, es amigo del Tío.

Otros personajes cercanos a Flores Gómez son el empresario priista Ray­mundo Gómez Flores, dueño de Dina, Maseca y el Consorcio G; Arturo Blake Gómez, ejecutado por la delincuencia organizada en los ochenta, fue su compañero de la Facultad de Derecho, así como Sergio Kurt Schmidt Sandoval, La Pistola, un presunto operador del CJNG recientemente liberado.

A ese círculo pertenece también Roberto García Arteaga, socio de Schmidt Sandoval en varias empresas. García Arteaga es nieto del general Marcelino García Barragán, el exgobernador de Jalisco y exsecretario de la Defensa Nacional.
Felipe Flores Gómez, el hermano de Félix que aparece en la lista del Departamento del Tesoro, fue candidato a la presidencia municipal de Autlán en 2015, postulado por el PRD Jalisco. Años antes, en 2009, compitió por el mismo cargo, pero por Convergencia, hoy Movimiento Ciudadano.­

Una persona que participó en la campaña de 2015 refiere que Flores Hernández le financió la campaña a su primo Felipe y a otros candidatos a alcaldes y dipu­tados de la región de la Costa de Jalisco.

Raúl Flores Castro, hijo del Tío, también está implicado en lavado de dinero en complicidad con otros miembros del grupo y en hechos de violencia. Según informó el periódico Mural el viernes 11, Flores Castro es compadre de Rafael Márquez, pues apadrinó a Rafaela, la primogénita del futbolista, en una ceremonia realizada en el principado de Mónaco. (Con información de Patricia Dávila.) 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Cargando ...