Estas son las rutas y capos de la droga en Baja California

En la pugna criminal que suma 1137 ejecuciones, cinco células de cárteles invaden con su actividad criminal Baja California, todos confluyen en Tijuana y pelean por crecer su control criminal en Ensenada para el arribo de droga. 

“El Checo” Flores, de Mexicali, se amplía a Tijuana, y “El Tigre” Soto inició en la Capital del Estado y se expandió a Tijuana y Rosarito en Ensenada, municipio que está peleando contra Víctor Mejía “El Griego”, de Los Aquiles

Todas las rutas de la droga en Baja California llegan a Tijuana, como evidencia, las diez toneladas de marihuana aseguradas por la Policía Estatal Preventiva y el Ejército en la colonia Nueva Aurora, decomisadas en un cateo de la Procuraduría General de la República el 18 de julio.


Antes, entre el 2 y 17 del mismo mes, incautaron 244 paquetes y 33 bolsas en una embarcación tipo yate; también en la colonia Flores Magón, dentro de un auto encontraron 62 kilos de marihuana, 213 kilos más de marihuana en una casa de la colonia Xochimilco Solidaridad, y 100 kilogramos de yerba en un camino vecinal en la delegación de Playas de Tijuana. Estos se sumaron a otros aseguramientos de uno y hasta cinco kilos de esa droga.

El 9 de julio, tras el asesinato del comandante Antonio García García en Ensenada, las primeras pesquisas del Grupo Coordinación revelaron que al oficial lo acribillaron traficantes de droga que trasiegan en el Valle de San Quintín para el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), “Los Michoacanos de San Telmo”, que inicialmente delinquieron para Alfonso Lira “El Atlante” y cuya “principal actividad era controlar y dirigir el transporte de droga hacia la frontera por Tijuana”.

En este momento, las autoridades refirieren la ampliación de la zona de influencia delictiva de tres traficantes: “El Checo” Flores, de Mexicali a Tijuana; “El Tigre” Soto, que empezó a Tijuana y se expandió a Rosarito y ahora crece su operatividad en Ensenada. Y desde Tijuana, “El Aquiles” Arzate, a través de Víctor Hugo Mejía López “El Griego”, está peleando la plaza de Ensenada.


Tijuana repartida y peleada entre cinco células

Entre el 1 de enero y el 26 de julio de 2017, el reacomodo de narcotraficantes ha cobrado mil 137 vidas en homicidios violentos en Baja California:

* 844 en Tijuana.

* 92 en Ensenada.

* 90 en Mexicali.

* 48 en Rosarito.

* 23 en Tecate.

En Tijuana, según el subprocurador de Investigaciones Especiales, José María González, se han detenido a 90 homicidas, que si se tratara de un sicario por víctima, significaría una resolución del 10.18 por ciento de los casos, 1 de cada 10.

Para tener una idea de la escalada de sangre, baste decir que el año pasado -clasificado como el más violento desde 2006, cuando se inició el análisis estadístico- se contabilizaron 919 víctimas de asesinato; este 2017, sin concluir el séptimo mes, la cuenta va en 886 cadáveres en Tijuana.

En este contexto, Tijuana, la ciudad con mayor incidencia criminal, está distribuida y siendo peleada por cinco grupo delictivos:

* Cártel Arellano Félix, con influencia en las zonas norte y noroeste, en las delegaciones Playas, Centro y Otay. Con preminencia en El Mirador, Los Laureles, Lázaro Cárdenas, Soler, Herrera y La Misión.

* CJNG-CTNG, Jalisco y Tijuana Nueva Generación, con presencia en el centro, sur, este y noreste de la ciudad. Con bases de operación criminal en Sánchez Taboada, Camino Verde, Los Pinos, Sánchez Taboada y La Presa.

* Los Uriarte-Cártel de Sinaloa, en centro, sur y sureste de Tijuana, preponderantes en Altiplano, El Pípila, Camino Verde, Florido Delicias y Corredor 2000.

* Los Aquiles-Cártel de Sinaloa, en norte, noreste, centro y sureste del municipio. Mayor operatividad en Otay, Aeropuerto, Libertad, Villafontana, Lomas Taurinas.

* Los Tigres-Cártel de Sinaloa, en centro, norte y suroeste. Operan en La Joya, La Gloria, El Tecolote, Obrera, Santa Fe, Alemán y San Antonio de los Buenos.


“El Tigre” en ruta Ensenada-Rosarito-San Ysidro, California

Por un lado está el grupo de José Antonio Soto Gastélum “El Tigre”, dedicado al trasiego de marihuana, cristal, ice y cocaína. En los últimos meses han ampliado notablemente su influencia en Ensenada., además de haber incrementado su participación en la pugna territorial en Rosarito y Tijuana, donde ya tenía una presencia fortalecida.

“No es parte del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), sigue siendo Sinaloa, pero tienen un acuerdo de no agresión, están del mismo lado en contra de Los Aquiles”, detalló un investigador, y complementó: “Reciben droga en Ensenada, y además de tratar de controlar la venta al menudeo en algunas zonas del puerto, envían droga a Tijuana, en camiones y en carros arreglados, para enviarla a Estados Unidos”.

Las áreas donde opera actualmente son: Ensenada, Rosarito, y en Tijuana las colonias La Joya, La Gloria, Lázaro Cárdenas, El Tecolote, Genaro Vázquez , Obrera, San Antonio de los Buenos, Del Prado, Santa Fe, Cuesta Blanca, Alemán y Jardín.

Por debajo de “El Tigre” en la estructura criminal están Los Erres, encabezados por Javier Beltrán Cabrera “R4”. Y enviados a Ensenada a participar de la pelea de sangre por el territorio: “El Único” y José Luis Arámburo Mondragón “El Mongus”. Y en Tijuana y Rosarito, Salvador Zavala “Chavita” y Armando Miramontes “El Coco”.

Soto no tiene órdenes de aprehensión en su contra, pero fue identificado por las autoridades locales en 2008, como miembro del Cártel de Sinaloa, derivado del grupo de Ignacio “Nacho” Coronel, con operatividad en Mexicali, y quien apoyó a Eduardo García Simental “El Teo” para relacionarse con los proveedores de droga de otros estados y países, cuando se escindió del Cártel Arellano Félix (CAF) e inició la pugna interna.

Entre enero y febrero de 2010, Eduardo y Manuel García, “El Teo” y “El Chiquilín”, fueron capturados. De acuerdo a la versión del Grupo Coordinación, Soto se quedó en Tijuana como cabeza de ese grupo junto a Armando Robles “El Patotas”, cuñado de “El Teo”.

Pese a que tampoco tiene cargos en su contra, en mayo de 2013, la DEA y el FBI ubicaron a “El Tigre” como uno de los más buscados, publicaron un cartel con la imagen de este y otros cuatro presuntos traficantes del cártel sinaloense, y proporcionaron un número de teléfono para que la ciudadanía diera información relacionada con las actividades criminales y ofreciera datos para encontrarlos.

En 2014, al definir el organigrama del narcotráfico en México, la PGR refirió la existencia de nueve cárteles con 37 células, en Baja California ubicó a José Antonio Soto Gastélum como cabeza de una de las bandas.

En noviembre de 2014, el detenido Jehová Israel Ilhuicatzzi Morales “El Cuervo” informó que en Rosarito. Los Güichos, encabezados por Rosa Hernández, se habían aliado con “El Tigre”. En cuanto a Javier Beltrán Cabrera “R4”, en 2013 se convirtió en su segundo al mando de la célula de “El Tigre”, cuando bandas rivales asesinaron a su hermano Antonio.

De “El Único”, la autoridad no tiene más que la imagen y su apodo.

Respecto a “El Mongus”, fue detenido en junio de 2016 en Mexicali con un paquete de ice, 2 mil dólares y una pistola 9 milímetros; las autoridades lo ubicaban como uno de los homicidas del policía estatal preventivo Juan Fernando Ramos en 2010, pero Arámburo salió libre.

Salvador Eduardo Zavala Narváez fue detenido y liberado por robo en dos ocasiones en mayo de 2008, y en el mismo mes fue perseguido por los escoltas del entonces secretario de Seguridad Pública Municipal de Tijuana, Alberto Capella; terminó herido por oficiales de la PEP al ingresar intempestivamente al inmueble de esa corporación.

A Miramontes Ordaz lo capturaron por secuestros con otros nueve sujetos apodados “Los Erres” en enero de 2010, en un operativo donde militares rescataron a un victima privada de su libertad, y aseguraron dos “cuernos de chivo”, 264 cartuchos, once cargadores, nueve vehículos, 32 mil pesos en efectivo, 85 gramos de cristal y 20 gramos de cocaína. Había iniciado operaciones criminales en 2008 bajo las órdenes Saúl Montes de Oca Morlett “El Ciego”, cabecilla del Cártel Arellano Félix (CAF). Abogados pagados por Soto Gastélum los liberaron en julio de 2014.

“El Checo”, de Mexicali a Tijuana con Los Aquiles

Aunque “El Checo” tuvo algunos problemas en 2013 -año en que asesinaron a su compadre y socio criminal Gustavo Inzunza Inzunza “El Macho Prieto” porque mató a parientes de los cabecillas del Cártel de Sinaloa-, desde hace muchos años tiene el control en Mexicali, pero no solo lleva droga a Estados Unidos por la frontera con Calexico: tiene acuerdos con los hermanos Arzate para cruzar el enervante por Tijuana.

“Lo más común es que envíen de Mexicali a Tijuana ya metido en carros arreglados, listos para cruzar a San Ysidro, él no está peleando el control de otros municipio porque lo tiene en la Capital del Estado, de repente su gente tiene desacuerdos con la gente de los Garibay, pero en general no tiene problemas de pugnas internas”, se informó a ZETA.

Este operador se maneja con bajo perfil y no existen ordenes de aprehensión en su contra, sin embargo, desde 2010, Gerardo Ortiz, cantante que dedica corridos de narcotraficantes, en su álbum “Ni Hoy ni Mañana”, posicionado en la lista de Billboard en 2010, dedica una canción al “jefe de la plaza de Mexicali y Sonora”: “El Checo” o “Clave 6”.

En mayo de 2013, la Oficina de Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro (OFAC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, emitió una alerta en contra de siete operadores de la mafia sinaloense y acusan a Cenobio Flores de operaciones ilícitas en Mexicali.

Ese mismo año, pero en abril, la PEP realizó un operativo fallido de captura del traficante, se presentaron en su casa ubicada en el fraccionamiento Vista Hermosa en Mexicali, sin embargo, debido a que se realizaron los trámites para acceder al fraccionamiento privado, Flores fue notificado y huyó; los policías solo encontraron a la familia.

Sus subalternos criminales son identificados por las autoridades como:

* Jesús Antonio Parra Camargo “El Cóndor”. Ex sargento militar del Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales (GAFE), identificado como operador de “El Checo” a partir de octubre de 2011, cuando fue detenido junto a otros sujetos en Mexicali tras dos asesinatos ocurridos por “gane de droga”. Lo ubicaron en una célula que incluía a agentes municipales y ministeriales como parte de las actividades delictivas, lo aseguraron junto a “218 kilos 489 gramos de cocaína, 2 kilos 705 gramos de heroína, 2 kilos 155 gramos de cristal, un arma corta, un arma larga, 372 cartuchos de diferentes calibres y 17 cargadores para diversas armas”.

* Luis Gabriel Mendívil Ávila. También fue detenido como parte del grupo de Camargo, su nombre fue incluido en la averiguación previa PGR/BC/MXL/1440/11 por su probable responsabilidad en la comisión de los delitos contra la salud, violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos. Aparece en la Sección Amarilla de Mexicali, donde se anuncia como carrocero.

Estos a su vez tienen como servidores a tres hombres no identificados por el Consejo Estatal de Seguridad, de quienes solo conocen sus apodos: “El Tony”, de Mexicali, “Charly” y “El Ruso”. En el trasiego por Tijuana a Estados Unidos, los de Mexicali se apoyan en la protección de los de Sinaloa: Iván Peña “El Turbo” y Juan Carlos Parra Domínguez “300”.

“El Furcio” no operaba en BC, como reportó la Federación

El Gobierno Federal informó que el 21 de julio, en Tijuana se cateó un edificio de departamentos del fraccionamiento La Rioja, y en el operativo en que el participaron la Secretaría de la Defensa Nacional, la Agencia de Investigación Criminal y la Subprocuraduría Especializada en Delincuencia Organizada, se logró la captura de Jorge Alberto Santos Gastélum “El 90” o “El Furcio”.

Cenovio Flores Pacheco,”Luis Fernando CastroVilla”, “Sergio Campos Salcido”, “El Checo”, “El 6” / Jesús Antonio Parra Camargo, “Jesús Alejandro Parra Camargo”, “El Condor” / Luis Gabriel Mendívil
Ávila

En el departamento fueron asegurados ocho frascos y 260 dosis de cristal, y en otros inmuebles incluidos en el mismo operativo, detuvieron al estadounidense Jesús Fernando “N”, con once recipientes y una bolsa de plástico con cristal.

Autoridades federales lo ubican como uno de los participantes en el ataque donde cinco militares fueron asesinados y once resultaron heridos el 30 de septiembre de 2016 en Culiacán, Sinaloa. En comunicado indicaron que era “… presunto responsable del trasiego de heroína, cocaína y cristal, empleando la ruta entre Culiacán-Tijuana-Los Ángeles, California”, que presuntamente realizaba diversas funciones para el Cártel del Pacífico en Tijuana, Baja California

“Al detenido se le considera uno de los principales operadores en esa entidad…”, y su captura forma parte de las detenciones de objetivos relevantes que el secretario Miguel Ángel Osorio Chong había prometido iniciar el 17 de julio.

Sin embargo, consultado personal de las diversas áreas de investigación e inteligencia del Consejo Estatal de Seguridad, informaron:

“No operaba en Baja California, ningún detenido lo ha mencionado, ni en trasiego ni en homicidios, y no está considerado entre los objetivos relevantes de ninguna de las corporaciones locales; se vino a refugiar a Tijuana, pero él operaba en Culiacán”.

De hecho Santos Gastélum tiene registro de dos capturas previas.

La primera en enero de 2008 en La Paz, Baja California Sur, donde el Ejército lo detuvo en la terminal portuaria de Pichilingue junto a otros cinco sujetos señalados de pertenecer al Cártel de Sinaloa y en posesión de nueve equipos de radiocomunicación, una pistola eléctrica de 65 mil voltios, un equipo satelital de navegación GPS, 14 mil 966 dólares y 11 mil 170 pesos en efectivo, un teléfono satelital y 22 teléfonos celulares.
En la averiguación LPZ/0061/DET/2008 fueron acusados de robo a embarcación, ya que habían sustraído un tanque de oxígeno del transbordador en que se trasladaron a La Paz.

La segunda detención fue en Sinaloa, el 16 de noviembre de 2016 -después del ataque a los militares-, por delitos contra la salud y violación a la Ley de Armas de Fuego. Y evidentemente fue liberado.

Municipal captura dos objetivos prioritarios del CJNG; PGJE los libera

La semana que concluye, Noé Ríos y Raymundo Hidalgo fueron detenidos por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Tijuana, en ambos casos el Informe Policíaco Homologado refirió que habían sido capturados en posesión de droga: el primero con una bolsa con alrededor de medio kilo de marihuana y un arma de fuego calibre 38 especial con cinco cartuchos útiles; y el segundo, en posesión de 20 envoltorios de cristal.

En ambos casos las dosis superaban las toleradas para consumo personal, sin embargo, fueron liberados sin judicializar.

Y aunque esa no fue la razón para no procesarlos, los dos hombres argumentaron en su defensa que los agentes municipales les habían sembrado el material ilícito, e incluso que la captura no se dio de la forma en que indicaban los reportes oficiales.

El domingo 23 de julio, la Secretaría de Seguridad Pública de Tijuana emitió un boletín sobre la captura d un “Presunto reclutador de grupo delictivo”, detallaron que la corporación lo detuvo durante un patrullaje en la calle Palmas y Bulevar Díaz Ordaz de la colonia Naranjos, en posesión de un arma de fuego calibre 38 especial con cinco cartuchos útiles del mismo calibre y una bolsa de marihuana que lanzó al suelo.

De forma extraoficial, fuerzas operativas del Grupo Coordinación de Baja California informaron a ZETA que este joven de 19 años, está siendo investigado -aunque el objetivo principal es su hermano- como presunto integrante del organigrama del CJNG, pese a que al momento de ser aprehendido, pretendió simular su pertenencia a la célula delictiva de José Luis Mendoza Uriarte “El Güero Chompas”.

También lo investigan por su posible participación en el homicidio de Diego Araujo, cuyo cuerpo apareció decapitado a un lado de la cabeza la mañana del martes 11 de julio en el Corredor 2000, en un terreno de la colonia Altiplano, acompañado de una cartulina con el siguiente mensaje: “PURO PADELANTE CTNG ESTO LE VA A PASAR A TODAS LA GENE DE GÜERO CHOMPA Y LUCAS JUNTO CON EL MUGROS DEL PERRO AKI YA NO KABEN SIGUES TU PAULINA Y ALEX. C.T.NG. JAJA”.

Del lado de Ríos, quien es chofer de Uber sin antecedentes, se manejó la versión que denunciaría ante Sindicatura Municipal a los oficiales que lo detuvieron, ya que le sembraron el arma, la droga y mintieron en el Informe Policiaco Homologad. Asegura tener testigos.

ZETA solicitó a Sindicatura Municipal confirmación de la denuncia e información, sin embargo, al cierre de esta edición, la síndico Marcela Guzmán no dio respuesta pese a la insistencia.

En cuanto a Raymundo Hidalgo Mendoza, capturado previamente en agosto de 2012 con un paquete de marihuana y una báscula, y en mayo de 2014 en posesión de 70 “globos” de cristal y dos bolsas con marihuana, el Consejo Estatal de Seguridad lo ubicó a partir del 2016 en la célula del CJNG: “Sabemos que perdió fuerza porque tuvieron problemas con él, porque consume mucho del producto que es para venta, pero sigue”.

Sin embargo, en la Procuraduría General de Justicia del Estado, la versión es que no está implicado y no tiene averiguaciones en su contra. “Él dijo -y lo corroboraron- que trabaja en una maquiladora en el Pacífico, y los policías lo levantan sin razón cada que lo ven”.

Por falta de coordinación, también libre “El Pizarro” acusado de homicidio

Entrevistado el lunes 17 de julio, el subprocurador José María González, informó a este Semanario que un juez había otorgado a la PGJE orden de aprehensión contra Arturo Pizarro Morales y/o Armando Quintero Bue “El Pizarro”, presunto responsable del homicidio del agente Rubén Sídney Robles, cometido frente a un testigo en abril de 2017. El hombre fue detenido y liberado por el asalto e intento de homicidio a un chofer de Uber durante la segunda semana de junio del presente año.

Sin embargo, la fiscalía estatal no inscribió la orden de aprehensión pendiente de ejecutar en el Registro Nacional de Mandamientos Oficiales, por lo que el miércoles 26 de julio, “El Pizarro” fue detenido por faltas al Bando de Policía y Buen Gobierno por agentes municipales en Tijuana y puesto en libertad porque, al revisar el sistema de información compartido, el buscado por homicidio no registraba algún mandamiento en contra.

*De acuerdo a la Ley, todos los mencionados en este trabajo periodístico, “se presumen inocentes, mientras no se declare su responsabilidad por la autoridad judicial. Art.13, CNPP”

Tijuana registra 886 crímenes; “El Quemado”, otra vez señalado en homicidios

En lo que va de julio, la cifra de homicidios dolosos en Tijuana ascendió a 121 hechos hasta ayer jueves 27. Tiroteos, decapitaciones, encobijados, guerra de mensajes amenazantes, sucedieron durante esta semana.

En siete días se registraron 28 homicidios, entre los que destacan dos descabezados en una misma zona de guerra entre narcomenudistas: el Este de la ciudad.

Del vienes 21 al domingo 23, once ejecuciones de sumaron a los hechos violentos En el relleno sanitario de Valle de las Palmas, un hombre de entre 30 y 35 años de edad fue encontrado con lesiones punzocortantes. Después, en Calle Primera entre Mutualismo y 5 de Mayo, Zona Centro, un joven de aproximadamente 20 años fue ultimado a tiros. También ese día en la calle Coahuila y Niños Héroes, en el interior de los departamentos Kenia, un sujeto de entre 25 y 30 años fue asesinado a balazos.

El día 22, en Privada Palermo y Bulevar Santa Fe de la colonia del mismo nombre, un masculino de entre 30 y 35 años fue atacado a tiros. Luego, la cabeza de un varón fue encontrada en el fraccionamiento Los Valles, Junto a los restos, una cartulina con una leyenda que decía: “ESTO VA PARA TI TIBURON SINO TE ABRES VAS A QUEDAR IGUAL PURO ATTE. CTNG”.

El mismo día, Esteban Vallejo Valdez, de 35 años, fue ejecutado en la colonia Valle Verde.

El domingo 23 fueron asesinadas cinco personas. En la colonia Torres Alta, un sujeto fue atacado a golpes. En el Hospital General murió José Joaquín Álvarez Alcaraz, de 26 años, por lesiones producidas por arma de fuego. Mauricio Rivas, de 51 años, fue ejecutado con arma de fuego en el fraccionamiento Natura. Un hombre de entre 30 y 35 años fue ultimado en la colonia Villa Fontana Doceava Sección. Por último, Saúl Mendoza Romero, de 42 años, perdió la vida a tiros en la colonia Villas del Real.

El lunes 24, Enrique Amparo Maldonado, de 39 años, murió en un domicilio de la colonia El Laurel. Después, en la colonia Brisas del Mar, un masculino de entre 25 y 30 años fue asesinado por lesiones de arma de fuego. Y en la colonia Garita de Otay, un sujeto desconocido de aproximadamente 30 años de edad fue atacado a tiros.

El martes 25, envuelto en varias cobijas, fue localizado el cadáver putrefacto de una persona en la colonia Altamira. Cuando Jorge Luis Martínez Padilla, de 64 años, se encontraba a bordo de su vehículo sobre la calle Chilpancingo en la colonia Colinas del Matamoros, fue asesinado. Después Juan Carlos Velázquez Oropeza, de 29 años, resultó agredido a tiros en Villas del Sol Tercera Sección.

El miércoles 26, sobre la calle Paseos del Bosque del fraccionamiento Residencial del Bosque, se encontró el cadáver de un hombre de entre 30 y 35 años con lesiones por arma de fuego; estaba envuelto en cobijas. En la colonia Las Villas, a bordo de su vehículo, fue liquidado Jesús González Aguilar, de 35 años, originario de Nayarit; recibió cinco tiros a la altura del cráneo. En la colonia Castillo, un sujeto, de entre 20 y 25 años fue exterminado sobre el Callejón Mariano Escobedo. En la calle Río Éufrates en Camino Verde, un masculino de entre 20 y 30 años fue ultimado a balazos.

Sobre la calle Tercer Ayuntamiento de la colonia Los Valles, se localizó la cabeza cercenada de un hombre, envuelta en bolsas de plástico. Tenía un narcomensaje firmado por el Cártel Jalisco Nueva Generación con la leyenda “La limpieza sigue”.

Esta semana, Juan Manuel González Vega “El Quemado”, fue señalado como uno de tres agresores en el ataque armado en contra de Sandra “N”, lesionada el 20 de julio en Camino Verde. De acuerdo a testigos, en el operativo homicida estuvo acompañado por Alejandro Novelo “El Güero”, “El Alex” y/o “El Camarón” con antecedentes por robo a casa habitación, robo de auto, portación de arma y delitos contra la salud; y por Manuel Gómez Hernández “El Grillo”.

A González se le identifica como uno de los sicarios de la célula de los primos y hermanos Uriarte; el 21 de junio fue detenido en posesión de arma de fuego tras un homicidio ocurrido en Calle Popocatépetl y Baja California de la colonia Camino Verde, posteriormente fue liberado; cuenta con ocho detenciones previas entre 2015 y 2017, todas por delitos contra la salud.

De esta manera, la cifra de muertes violentas llegó a mil 137 casos en lo que va de 2017 en Baja California: 886 en Tijuana, 92 en Ensenada, 90 en Mexicali, 48 en Rosarito y 23 en Tecate.

0 comentarios:

Publicar un comentario