Loading...

La debacle de Los Damaso y el dominio por la plaza en Sinaloa

Loading...
La caída del Mini Lic comenzó luego del arresto de su padre, Dámaso López Núñez, el Licenciado, aprehendido el pasado 2 de mayo en Ciudad de México.Antes, el 19 de enero pasado, Joaquín Guzmán Loera fue extraditado a Estados Unidos, y justo entonces los problemas para los Dámaso comenzaron, pues justo entonces empezaron a disputar el control de la facción con los hijos: Iván Archivaldo y Alfredo Guzmán Salazar.

En medio de una guerra que puso a temblar a Sinaloa, el número de homicidios se incrementó notablemente hasta que el Licenciado fue arrestado en la Ciudad de México, y el Mini Lic, quedó entonces completamente desprotegido.

“Entonces daba miedo salir, porque había mucha violencia, pero cuando arrestaron a ese señor (El Licenciado), como a las dos semanas todo se calmó, pues se decía que los operadores del Mini Lic, o los habían matado, o se habían hecho de lado del Mayo Zambada, mientras que él había huido”, explicó un residente de Eldorado, quien solicitó no se revelara su identidad.

Solo, y con la muerte siguiéndole los pasos, López Serrano se mantuvo ocultó en sitios desconocidos, hasta que se parapetó en una casa de seguridad de Mexicali, desde donde sólo mantenía comunicación con los abogados de su padre, preso en el penal Altiplano, en el Estado de México, y quien le habría pedido entregarse, para así evitar la muerte.

Fue por eso que aquel 27 de julio por la mañana, el Mini Lic llegó solo a la garita con Caléxico, y al estar frente al agente de migración e identificarse como Dámaso López Serrano, el agente simplemente lo escoltó a donde varios agentes de la DEA ya lo estaban esperando.

Ni la DEA, ni la Oficina de Migración y Aduanas (CBP), ni los US Marshals, ni el USDOJ, emitieron ningún comentario sobre la detención o el paradero de López Serrano, lo que indirectamente ha confirmado que su integración al Programa de Testigos Protegidos será inminente.

Si los US Marshals aprueban la petición hecha por la DEA, el Mini Lic será reubicado en una zona que sólo el gobierno de Estados Unidos conocerá, se le creará una nueva identidad, y cuando llegue su momento, será llevado a una corte federal para que testifique en contra de personas que conoce o conoció. Mientras tanto su ubicación será un misterio.

“Es lo que ha ocurrido con otros casos como es el caso de Jesús  el Rey Zambada, quien ya no aparece en el sistema penitenciario de Estados Unidos, y en el caso de esta persona (El Mini Lic), su juicio será llevado a puertas cerradas, si es que alguna vez ocurre”, consideró Balarezo.
Loading...

0 comentarios:

Publicar un comentario