"Soy sicaria al servicio de los Zetas"; Celeste de 16 años

En la actualidad, en nuestro país, los jóvenes que se dedican a ser partícipes en grupos delictivos dónde los sueldos rondan entre los 5 mil pesos por semana llegando a aumentar hasta los 20 mil pesos dependiendo de las tareas asignadas.

Este es el caso de una joven de nombre María Celeste, quien a sus tan sólo 16 años de edad cambió las muñecas y salidas con sus amistades por armas de fuego.

Con una sonrisa ingenua, Celeste sabe portar armas tipo AK-47, AR-15 y hasta armas de grueso calibre, llevando una vida llena de adrenalina la joven menor de edad.

"Duré dos meses en adiestramiento y apenas llevo tres o cuatro días", comentó entre una enorme sonrisa la adolescente.


María Celeste, era una joven sicaria a sus 16 años de edad, quien con mucha seguridad relató que había sido reclutada en poco tiempo y que justo había concluido su formación cuando fue detenida por las autoridades.

La joven es originaria de Ciudad Victoria, Tamaulipas, lugar donde al otro lado del país, ex militares la instruyeron con preparación física y manejo de armas de fuego.

"Me invitaron a través de unos amigos", comentó la joven sin arrepentimientos.

La joven, logró ser miembro del cártel más sanguinario de México, dónde le garantizaban un sueldo de 4 mil pesos quincenales; un sueldo que jamás podría obtener en un empleo normal y de forma legal en nuestro país.

Hasta que un día, la carrera criminal de la adolescente se truncó un martes del año 2011, cuando agentes de las ocho corporaciones policiales tras cuatro horas de persecución y enfrentamientos, lograron cazar al convoy de camionetas blindadas, al supervisar el interior de los vehículos, los agentes quedaron sorprendidos al ver que se trataba de un comando de adolescentes. 

En el enfrentamiento que se suscitó contra policías estatales, fue arrestada junto con otros nueve gatilleros entre las edades de 16 y 21 años de edad en el municipio de San Cristóbal, la joven María Celeste, perdiendo la vida 6 de sus compañeras que eran miembros del grupo delictivo.

Las delincuentes fueron aprehendidas y presentadas ante los medios de comunicación en las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, en la ciudad de Guadalajara, dónde la adolescente relata lo que aprendió durante los días de adiestramiento.
"Manejo el cuerno, la erre y las cortas", detalló la joven.

Un periodista que se encontraba en el lugar le preguntaron a la adolescente a qué se dedicaba, contestando la joven lo siguiente:

"Soy María Celeste y soy sicaria al servicio de los Zetas", replicó con mucho orgullo.

Ya sin palabras y con una mueca en su rostro, María Celeste se resignó a ser procesada por los delitos de posesión y portación de armas de su exclusivo Ejército, delincuencia organizada y otros que resulten durante las indagatorias.

Sin embargo, María Celeste señaló que durante su adiestramiento y días antes de ser arrestada como sicaria, no había asesinado a ninguna persona.

0 comentarios:

Publicar un comentario