EL GENERAL CASTILLO LOPEZ, OTRO GENERAL MANCHADO CON LA TROPA

Un percance que costó la vida a un soldado y dejó heridos a otros cuatro, uno de ellos de gravedad, sucedido el pasado viernes 18 de agosto en las inmediaciones de Petatlán, Guerrero, puso al descubierto la manera irregular con que operan las tropas de la 27 zona militar al mando del general Adelfo Castillo López, un oficial cuestionado en su actuar en un área donde la delincuencia campea a sus anchas y la inseguridad tiene contra la pared a la población.

Son jornadas en las que el general de brigada Adelfo Castillo López, comandante de la 27 zona militar en Pie de la Cuesta, Guerrero, prolonga el horario de servicio de sus tropas fuera de toda lógica. Esta falta de tacto que se tradujo en la ausencia de medidas de prevención, ocasionó el pasado viernes 18 de agosto del 2017 un fatal accidente de un vehículo militar donde un soldado falleció y cuatro más resultaron heridos, uno de ellos de gravedad.

Eran alrededor de las nueve de la mañana del viernes 18 de agosto, cuando de la base aérea militar de Pie de la Cuesta, salieron un par de vehículos para dirigirse al cuartel del 75 batallón de infantería en Petatlán, en la Costa Grande de Guerrero. 

El relato de los militares que iban de escolta, tiene algo en común, todos coinciden en que las prolongadas jornadas de trabajo, que inician a las cuatro de la mañana y terminan cerca de la media noche, no les permiten recuperarse del todo ya que son varias ocasiones en que el cansancio acumulado deja huella en varios de los efectivos que prestan servicio como escolta del general Castillo López.

“Andábamos de escolta con el general comandante de la 27/o zona militar en dos vehículos cheyenne, adelante iba en la primera camioneta el general Adelfo Castillo López, el traía el mando y nosotros veníamos en la segunda camioneta, uno de nosotros manejando. Veníamos en ese vehículo seis efectivos de tropa, cuatro atrás en la batea. Yo venía manejando y un sargento venia de copiloto, en el trayecto de la carretera ya iba muy cansado porque el general Castillo López dicta la orden de que todos debemos estar levantados desde las 04:00 de la mañana. Y solo nos permite descansar hasta las 23:30 o hasta la media noche, y al otro día seguimos en actividades. Y pues yo como conductor de un vehículo descansaba poco tiempo, esa ocasión sobre la carrera Acapulco-Zihuatanejo me voltee con la camioneta cheyenne en un lugar que se llama el Tuzal, faltando escasos 10 minutos para llegar a Petatlán. Al momento del impacto el que iba de tirador en la caja del vehículo, salió volando y cayó lejos pero como la camioneta dio vueltas lo alcanzó a aplastar y falleció. Uno de los heridos fue trasladado de emergencia y está internado en el hospital  central militar en la ciudad México, y cuatro más están aquí en el batallón en reposo con leves golpes”.

Todos los integrantes de la escolta accidentada, pertenecían al 75 batallón de infantería.

Compañeros de uno de los afectados en el accidente, dijeron a este Blog que la secretaría de la Defensa Nacional, pretende fincarle cargos por homicidio doloso al conductor, sin considerar su estado físico ya que conducía cansado por exigencias fuera de normatividad dictadas por el general Castillo.

“Pretenden excluir de toda responsabilidad al general, siendo que él es corresponsable y que no observó las medidas básicas de prevención de un evento de esta naturaleza, como hacer altos cada hora para verificar el estado de salud y la fatiga de sus conductores. Eso lo hacen por procedimiento todos los comandantes en cualquier desplazamiento a motor”, señala uno de sus colegas entrevistado vía telefónica.

Una zona “caliente”

La 27 zona militar tenía hasta hace poco tiempo su cuartel general en El Ticuí, en el municipio de Atoyac de Álvarez, Guerrero. Su posición estratégica funcionó durante varios años para las operaciones contra la guerrilla en esta zona donde se levanta la sierra cuya parte de mayor altitud se le conoce como Filo Mayor. También por su cercanía con la Costa Grande, área de paso y salida de droga de las regiones montañosas rumbo al mar.

La unidades que dependen de la comandancia de la 27 zona al mando del general Castillo López son el 48 batallón de infantería, con sede en el municipio de Cruz Grande, en la Costa Chica de la entidad; el 56 de infantería, en el puerto de Acapulco; el 68 de infantería, en Pie de la Cuesta; el 75 en Petatlán; el 109 en Atoyac y el 4/o. Grupo de Morteros, en Zacacula.

Ante este número de unidades desplegadas en la zona de las costas de Guerrero y parte de la sierra, las visitas de inspección y supervisión por el mando de la zona, son una práctica constante y rutinaria por las condiciones que atraviesa la seguridad en la entidad.

Horas después del fatal accidente del pasado día 18 de agosto, se reportó el fallecimiento en el lugar del soldado Ismael Santiago García, otro elemento de tropa resultó con fractura craneoencefálica y su estado de salud fue reportado hasta principio de esta última semana de agosto como muy grave. Otros tres soldados resultaron con heridas moderadas que no ponen en riesgo su vida,

Otra de las irregularidades reportadas por los militares fue que el personal del 75 de infantería que prestaba el servicio de escolta del comandante de la 27 zona, lo hicieron en el vehículo con matrícula 0868330, el cual resultó averiado por el percance, mismo que pertenece al 68 batallón. “Esta es una situación irregular, porque existe una orden del alto mando que en las operaciones militares el personal utilice armamento y vehículos orgánicos de sus mismas unidades, para tener mayor eficacia en el tiro, en el caso de las armas porque cada usuario las conoce. En el caso de los vehículos cada conductor debe conocer el funcionamiento de su propio automotor de cargo, cosa que no ocurrió en este accidente, porque al conductor el general Castillo le ordenó emplearlo sin que fuera de cargo del elemento militar”.

Un rasgo en el ejercicio del mando del general Castillo López, añaden, más allá de su actitud prepotente, es que acostumbra gritar a jefes y oficiales, llamándoles la atención delante de la tropa, actitud que puede considerarse un abuso de autoridad en la milicia, y que según la circunstancia puede sancionada por el código de justicia militar.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Cargando ...