Nadie salia con vida en los secuestros de "El Niño de oro" sobrino de El Señor de los Cielos"

A su propio abuelo secuestró Jaime Eduardo Quevedo Gastélum, líder de la banda de plagiarios que participaron en la balacera en Cañadas, donde murió un empresario que mantenían privado de su libertad, según informó el procurador de Justicia del Estado de Sinaloa, Marco Antonio Higuera. 

El procurador dio a conocer el modus operandi de la banda de secuestradores, en el que resalta que ninguna víctima salía con vida del secuestro, pagaran o no el rescate, excepto un hombre: su abuelo materno. Esta información la proporcionó a las autoridades uno de los detenidos en la balacera en Cañadas, miembro de la banda de plagiarios. 

De acuerdo a declaraciones de uno de los integrantes de secuestradores detenidos, en diciembre del 2014 pasado habían privado de la vida a un joven de nombre Carlos Iván Urías López en Guasave. Jesús Fernando Urías Peñuelas, el padre del secuestrado entregó una cantidad mayor a los dos millones 500 mil pesos para poder recuperar a su hijo, sin embargo ambos fueron asesinados. Sus cadáveres fueron encontrados en un dren en Navolato. En este secuestro, la banda de criminales solicitaba 20 millones de dólares por el rescate.

A su propio abuelo. 

Otro secuestro que realizó la misma banda fue el de Jaime Antonio Quevedo, ocurrido el 2 de diciembre del 2014 en Cofradía. Por su liberación sus familiares pagaron 400 mil pesos y en este caso le perdonaron la vida, ya que la víctima era abuelo materno del líder de la célula, Jaime Eduardo Quevedo Gastélum, hijo del fallecido narcotraficante Rodolfo Carrillo Fuentes y sobrino de “El Señor de los Cielos”. Sin embargo, asesinaron a la persona que entregó el dinero del rescate.

Desde el 9 de abril de 2015, el hijo de El Rodolfillo y otro de sus cómplices comenzaron a seguir a Ernesto Valdez. Fue hasta el 11 de abril en que se decidieron a cometer el plagio, llevándolo a cabo durante la madrugada cuando la víctima arribaba a su domicilio en Bonanza, ubicado en el sector Tres Ríos.

Fueron tres los sujetos los que cometieron el secuestro y para ello usaron un automóvil Toyota Corolla.

Una vez en cautivo, la banda entabló comunicación con la familia para pedir de rescate la cantidad de 70 millones de pesos. Las negociaciones comenzaron así como la participación de la UEA.

Nueve días después, y sin revelar cómo, los agentes detuvieron a Pérez Jaboco en el departamento cercano al domicilio de Valdez Solano. Él confesó dónde se encontraba el líder de la célula, Jaime Eduardo Quevedo.

El también sobrino de El Señor de los Cielos estaba con sus escoltas en una casa de la privada Las Nubes, ubicada cerca del hotel Lucerna.

De Bonanza a Las Nubes son unos cuantos minutos. Al llegar la UEA capturó a Jaime Eduardo y a sus dos escoltas, su primo Miguel Ángel y Nelson Quintero.

Higuera Gómez aseguró que portaban armas, sobre todo fusiles AR-15 y usaban un automóvil Mustang color blanco para moverse.

Los minutos pasaban. Jaime Eduardo y Pérez Jacobo confesaron que a Ernesto Valdez lo tenían en una casa de seguridad de San Carlos. Allá estaban tres sujetos con ellos.

El fiscal mencionó que también un individuo de nombre José de Jesús Sosa Paredes, quien participó en la privación de la libertad, se encuentra detenido, pero no lo presentó en la conferencia de prensa.

Una vez con la información de dónde se encontraba la víctima, los agentes antisecuestros se dirigieron hacia Cañadas. Los detenidos lo advirtieron: a estas horas ya debe estar muerto.


Higuera Gómez justificó la irrupción de las corporaciones policiales en la vivienda de Sierra Tarahumara debido a que se contaba con la posibilidad de que Ernesto Valdez ya había sido asesinado.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Cargando ...