Loading...

Así inició la guerra que libran Los Zetas y el CJNG en el Triángulo Rojo

Loading...
La pelea por el control de la plaza del “Triángulo Rojo” para controlar el robo de combustible en ductos de Petróleos Mexicanos inició en agosto del 2016 según informaron fuentes dentro de la Secretaría de Seguridad Pública, justo cuando inició la confrontación entre miembros de Los Zetas que controlan la mayoría de Veracruz y los operadores del Cártel Jalisco Nueva Generación con los que se alió

El Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y Los Zetas comenzaron una guerra en los límites de Puebla y Veracruz por el control del robo de hidrocarburo a Petróleos Mexicanos. La lucha por el control de la plaza del “Triángulo Rojo” arreció en agosto luego que Jesús Alfredo Beltrán Guzmán, “El Mochomito” –sobrino y heredero de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loaera– cerró su alianza con miembros del Cartel Jalisco Nueva Generación.

“El Mochomito”  comenzó  una guerra en contra de Los Zetas por el control de las zonas donde ocurre la extracción ilícita de combustible de los ductos de Pemex.


Mientras que en Reporte índigo, en enero el periodista Jesús Lemus, publicó que Beltrán Guzmán mantenía  el control del robo de hidrocarburo en la entidad, poder que logró luego de una alianza con el CJNG, que combaten a los Zetas en la zona.

El enfrentamiento entre ambos grupos delictivos comenzó a darse a conocer el 11 de agosto, cuando miembros del CJNG descuartizaron a tres miembros de Los Zetas que levantaron en Perote, los cuerpos fueron dejados en Tepeyahualco con un narcomensaje.

El 23 de agosto, en la zona de Los Reyes de Juárez, Los Zetas levantaron a Apolonio Lozano, operador del CJNG para después balear a sus colaboradores.

Una cuarta confrontación entre los cárteles se dio el 30 de agosto en Maltrata, policías veracruzanos que operaban para Los Zetas fueron atacados y mataron a uno de ellos, hecho que también se atribuye al CJNG.

Finalmente, en la zona montañosa de Veracruz, en la franja intermunicipal de Nogales y Córdoba se dieron una serie de balaceras a inicios de septiembre del 2016 atribuidas al enfrentamiento de ambos grupos.

Fuentes de la Policía Federal Preventiva, explicaron  que en Veracruz la plaza pertenece a Los Zetas, y en Puebla, al Cártel Jalisco Nueva Generación, por lo que la franja limítrofe que va desde Tepeyahualco hasta Esperanza se disputa entre ambos grupos.

El llamado “Triángulo Rojo” está conformado por los municipios que concentran la actividad de grupos de la delincuencia organizada que pelean por el control de los ductos de Pemex. Entre los municipios se encuentran: Palmar de Bravo, Quecholac, Tecamachalco, Acatzingo, Tepeaca, Acajete, Amozoc, Cuautlancingo, Coronango, Xoxtla, Huejotzingo, Tlaltenango, Huejotzingo, San Martín Texmelucan, San Salvador El Verde y Santa Rita Tlahuapan.

Fuentes de inteligencia de la Policía Federal Preventiva informaron a que las constantes entradas de Zetas provenientes de Veracruz a territorio poblano han sido repelidas por los miembros del CJNG e incluso han desatado masacres y mensajes violentos.

Esta información refiere además que ya existen células del CJNG que comienzan a entrar a la zona del Triángulo Rojo para cooptar a pobladores en las comunidades marginadas de municipios como Palmar de Bravo, Acajete, Acatzingo, Quecholac y Tepeaca.

Mientras que se da la entrada de miembros del CJNG a territorio poblano, en Veracruz, Los Zetas controlan las áreas de Perote, Córdova y Orizaba. Sin embargo, para solidificar su aceptación entre los poblanos, el CJNG entrega alimentos a las comunidades o apoyo para la generación de servicios de los que carecen algunas juntas auxiliares como la entrega de tinacos o la creación de caminos.

A través de estas dádivas los miembros del CJNG se ganan la confianza de los pobladores y mantienen el control de la cadena de robo de hidrocarburo. La cadena implica pagos económicos y en especie a los propietarios de las tierras aledañas a los ductos de Petróleos Mexicanos así como dádivas y fuertes sumas económicas a expertos de Seguridad Física de la paraestatal para conocer horarios, momentos y zonas en que se puede realizar la ordeña.

Mención aparte merece la compra de conciencias entre los uniformados de los distintos municipios, quienes no solamente cobran por su silencio sino que también apoyan en el traslado y supervisan las rutas por donde se mueven camionetas y pipas cargadas del combustible robado.

Existen también otras divisiones del trabajo para el robo de hidrocarburo ubicados ya por miembros de la Policía Federal, como es la venta de la gasolina robada en puntos como el mercado de Huixcolotla e incluso algunos de los enseres y utilitarios básicos para la extracción de la gasolina o la creación de tomas clandestinas.


1. Los descuartizados de Tepeyahualco, una advertencia / 11 de agosto

Miguel Ángel V., Federico del C. y Diego Gastón G., identificados como operadores de Los Zetas, en la zona de Perote. Miembros del CJNG los levantaron el 10 de agosto y ese mismo día fueron descuartizados.

Sus cuerpos fueron encontrados el jueves 11 de agosto en la carretera federal Tepeyahualco-La Garita, en los límites con Veracruz. Junto a sus cabezas fue colocado un mensaje firmado por el Cartel Jalisco Nueva Generación como advertencia de que no podía pasar a sus territorios. La Fiscalía de Veracruz inició la carpeta de investigación UIPJ/DX/1º/306/2016 por los hechos.

Los cuerpos estaban marcados con una cartulina con la leyenda: Esto le va a pasar a todas aquellas ratas, extorsionadores, cobradores de piso y todos los que tengan que ver con la mugre Zeta, atentamente Cartel Jalisco Nueva Generación.

2. El Levantón de “El Bolillo” en Los Reyes de Juárez / 23 de agosto

Apolonio Lozano Sánchez, “El Bolillo”, identificado como el líder del robo de hidrocarburo en el municipio de Los Reyes de Juárez y con nexos del CJNG, fue levantado a las cuatro de la tarde del martes 23 por un comando armado en el Barrio de San José en dicha población.

De acuerdo a fuentes de la PFP, miembros de Los Zetas realizaron el levantón. El estilo violento con el que después acudieron a la zona de la junta auxiliar de Virreyes el viernes siguiente a la desaparición de “El Bolillo” para atacar y levantar a colaboradores fue realizado por Los Zetas, quienes utilizaron rifles de asalto y camionetas tipo Pick-up.

3. Ataque a policías de Maltrata, en Esperanza / 30 de agosto

Fuentes de la Federación indican que los agentes estatales de Maltrata se encuentran relacionados con Zetas. Cobraban piso a los vecinos de la zona de Esperanza dedicados al robo de hidrocarburo.

Sin embargo, tras la entrada de células del CJNG han iniciado una limpia de aquellos miembros o simpatizantes de Los Zetas. El 29 de agosto, en el municipio de Esperanza fueron atacados policías de Maltrata. En la balacera resultaron heridos tres uniformados: Guillermo Carrillo Francisco, por un impacto de arma de fuego en el abdomen; Ismael Isidoro Gallardo, de un disparo en la pierna derecha; y Martín Pascual Ramírez, quien tenía un impacto de bala en el abdomen. El uniformado Uriel Silvestre Castillo murió en el lugar.

Según ciudadanos de la zona, estos policías brindaban protección a Los Zetas y realizaban cobro de piso en la zona.

4. Balaceras en la zona montañosa de Veracruz / 2 de septiembre

A partir del 2 de septiembre en municipios de Veracruz como Ciudad Mendoza, Nogales, Paso del Macho y Córdova se dieron nuevos enfrentamientos entre el CJNG y los Zetas. A la franja intermunicipal tuvo que acudir el Ejército Mexicano.

La Fiscalía del estado de Veracruz no dio a conocer el número de delincuentes que participaron durante los distintos enfrentamientos pero se registró el uso de rifles largos AK 47 y rifles Pietro Beretta por el calibre de los casquillos encontrados además de que fueron encontradas algunas armas abandonadas.
Loading...

0 comentarios:

Publicar un comentario