Loading...

La historia de la “Kendana” que a sus 14 años le ofrecieron trabajar para la Gente Nueva en Sonora “La verdad es que no la pensé 2 veces y acepte” SEGUNDA PARTE

Loading...
Por eso cuando nos quedamos en la casa de Navojoa, en el fraccionamiento villa Lourdes, se me ocurrió irme, así que aliste mi maleta sin que nadie se diera cuenta, y la escondí bajo la cama, ofrecieron trabajar para la Gente Nueva .

Espere a que mis padres se durmieran, Y cuando vi el reloj marcaban las 4:00 de la mañana, así que agarre mi maletita y me dirigí a la puerta le quite el seguro y me Salí, solo que Salí por la puerta trasera de la casa y Salí al patio, y como había varias bardas tuve que brincármelas, Salí corriendo por el Boulevard Centenario, di vuelta por el dren, y corrí, hasta que llegue a Tierra Blanca, y ahí estaba muy oscuro pero no me dio miedo meterme entre las ramas y las casas.


Para que nadie me viera, así que llegue a un oxxo que todavía estaba cerrado con llave, el señor me vio y me abrió, porque pensó que me andaban siguiendo, pero nada de eso… le conté una mentira y se ofreció a ayudarme así que me dio $57, para lo que ocupara… $7 los utilice para viajar en un suba, y llegue a la terminal que está cerca de las vías del tren, ahí pregunte cuanto me cobraban de Navojoa a Los Mochis.

Me dijeron que eran $120, y apenas me habían sobrado $50, así que vi a un señor mayor y le pedí que me completara el pasaje y el me dio $50 así que ya tenía $100 y los 20 restantes me los dio una señora que quería ayudarme también, entonces ya con el dinero compre el boleto y espere a que llegara el camión… no pasaron ni 10 minutos cuando el camión ya estaba ahí, me subí casi corriendo, había mucha gente me senté casi a la mitad, el camión empezó a salir hasta que ya estábamos en camino a los Mochis, la verdad es que en ese momento ni yo me lo creía…

Después de un largo viaje llegue a los Mochis, y como no conocía allí, anduve caminando un buen rato hasta que di con una ferretería, y ahí llegue a preguntar si había una central de autobuses cerca, pero la señora OLGA (después me dijo que así se llama) me pregunto que si con quien andaba, y cuando le dije que sola, me pidió mis datos, obvio que no se los di, le di información falsa, y los apunto en un papel, la verdad es que ya no sabía ni como desafanarme de ella, porque quería mandarme a Navojoa de nuevo, y yo no lo iba a permitir… en eso llego un señor a comprar y la señora lo atendió en eso aproveche para irme corriendo…

Corrí mucho, pero al menos ya estaba lejos de la refaccionaria, me encontré con un señor y le pregunte si había cerca alguna central y de hecho el me llevo, nos fuimos caminando y platicando, y claro, no perdí la oportunidad de pedirle que me completara el pasaje, aunque a ciencia cierta no sabía ni a donde me dirigía… el señor me dio $100 y me dejo en la central, en una esquina cruzando la calle estaba un oxxo y fui a comprarme un chocolate para comer, ya que no había comido nada. Una vez que compre el chocolate, cruce la calle y compre el boleto Mochis-Guasave. Me costó $80, así que espere a que llegara el camión, y cuando por fin llego me subí y me senté casi al final. Ahí conocí a una señora que viajaba desde Tijuana, con ella platique todo el camino, hasta que llegamos a Guasave y nos despedimos. Ya no la volví a ver.

Cuando me baje del camión note que  había varias centrales de autobuses así que fui a todas a preguntar precios para ir a Culiacán todos estaban por encima de $120 así que volví a pedir dinero, solo que ahora a los trabajadores de esos lugares.

Pero uno de ellos me dijo que si me ayudaba solo si yo conseguía la mitad, así que empecé a pedir con más ganas, pero me topé con un señor mayor que estaba sentado en una banqueta al lado de otros 2 señores, y le dije “señor podría ayudarme? Necesito completar el pasaje a Culiacán” y él me dijo “si claro” entonces se levantó y saco de la bolsa de su pantalón $23 y me los dio y me dijo “si te vas en esta línea de camiones te vas gratis” yo le pregunte ¿Por qué lo dice?” y él me dice “porque yo soy el dueño, y veo que lo necesitas” así que acepte, espere el camión estuve platicando con los señores, y uno de ellos estaba comiendo una torta y me ofreció comida, pero no acepte, porque no tenía hambre.

Cuando por fin llego el camión el señor me dijo “súbete” y así lo hice, me subí, me senté en la 3er fila al lado de la ventana, entonces el dueño subió y me entrego un papelito donde decía “profesor Elías” y estaba su número telefónico. Me dijo si se te ofrece algo mas solo llámame, si quiere viajar di que eres mi sobrina y si no te creen les das el papel para que me marquen… yo le agradecí mucho, y el antes de bajarse fue con una muchacha que estaba sentada en la segunda fila ala derecha (yo en la izquierda) y le dijo “ella viaja gratis, cuídala y bájala en Culiacán” y ella volteo a verme, me sonrió y le dijo que estaba bien.

El dueño se bajó me dijo adiós y yo también a él. El camión comenzó a moverse, íbamos rápido, al menos así lo sentía yo, pasamos por Guamúchil, y después pura carretera, cerros, ramas y así.

La carretera era pura subida y bajada, parecía que iba en la montaña rusa, cuando por fin vi que comenzaban a aparecer casas, ahí en una parada de autobús, nos paramos y un señor pregunto que si quien se iba a bajar en Badiraguato, una muchacha de unos 18 años se levantó y agarro unas maletas que llevaba con ella y se bajó, allí afuera pude notar que la estaban esperando 1 señor y una señora, le ayudaron con su equipaje y se fueron, yo quería bajarme allí, pero no me anime porque no conocía para esos lados.

Seguimos avanzando y cuando por fin entramos a Culiacán me sentí nerviosa y feliz, a mis 14 años iba solita y sin rumbo. Cuando llegue a la central me baje, me dirigí a un ciber me conecte en Facebook y Twitter para checar lo que estaba pasando o si alguien se había dado cuenta de mi desaparición, y si muchos mensajes de preocupación que no respondí por flojera y porque no quería que me ubicaran. En twitter todo tranquilo, como no sabía dónde me iba a quedar a dormir les envié varios mensajes a mis amigos, pero ninguno me respondió ni el JANY o el 9, ni 70 CAPITAN, ni MARTHA, ni  DANIEL BELTRAN entre otros.

Ninguno me respondía, así que para no desesperarme me fui a dar una vuelta por la central, después quise salir a ver la ciudad, y así lo hice, conocí muy poco pero me gusto… ya después de vagar un buen rato, volví a la central, fui al ciber me conecte y nada. Ni una solo respuesta.

Empecé a desesperarme y a odiar a todo el mundo, pero se me pasó y pensé que era una aventura, y que si podía llegar lejos también podría sobrevivir. Así que fui a unas bancas cerca de allí, y me senté, ya me había cansado de caminar y más con la maletita que llevaba. Pase 2 noches durmiendo en la calle, así que casi no dormía porque me sentía insegura, solo dormitaba. Pero eso no me quitaba fuerzas para seguir caminando, esos 2 días los pase sin comer, y no me importaba.

Yo aguantaba lo que viniera, pero cometí un error, mi error fue confiar en un guardia de seguridad. Cuando trate de entrar a la central después de haber pasado 2 días fuera, el me hablo y me dijo que si donde vivía y porque traía la misma ropa que hace días, y le dije que eso era asunto mío, pero él me dijo que si podíamos hablar más tranquilos, que él tenía una hija de mi edad y que si la veía en esas condiciones le iban a dar ganas de llorar así que iba a ayudarme, y yo confiada le creí.

Le conté como había viajado, y le dije mi nombre real. Me pregunto si había comido algo y le dije que no, así que me llevo a comer comida china, y me supo a gloria, después de no haber comido 2 días. El punto es que él me dijo que iba irse a trabajar que no me fuera lejos, y yo acepte quedarme cerca, pero no pasaron ni 10 minutos desde que se había ido, cuando llego una señora y se sentó frente a mí, y me pregunto que si de donde era, a lo que respondí que eso no era asunto de nadie solo mío.

La señora se rio y me dijo, háblale a alguien que viva cerca y te puedes ir, pero le dije no tengo teléfono ni números, a menos que me deje ir al ciber, ella me extendió su celular y me dijo aquí tienes abre Facebook o lo que quieras pero llama a alguien, así que trate pero la red no se conectó nunca, y ella me dijo en mi oficina hay internet, vamos para que contactes a alguien, yo le dije que no, ella me pregunto que si yo era de ahí de Culiacán, y le dije que sí, ella no me creyó y con justa razón porque cuando me pidió el nombre de un fraccionamiento o algo no se lo di, y es que no me sabia ninguno… pero me convenció para acompañarla a su oficina, y hay voy como burra atrás de ella, llegamos a una puerta blanca, saco unas llaves y abrió, lo primero que vi fueron unas escaleras blancas por la que subimos y dimos vuelta a la derecha volvimos a subir escaleras y por fin llegamos a lo que era su oficina.

Allí me dijo que ella era la licenciada Ortiz, y que iba a ayudarme en todo, me senté en una silla y ella también por detrás de su escritorio, me saco platica, pero no le conté nada importante, al contrario puras mentiras. Al ratito llego el guardia que me traiciono y le conto todo, entonces empezaron a investigarme me revisaron la maleta, y me quitaron varios cuchillos, encendedores y cigarros. Solo eso, lo demás era ropa y zapatos. Después de tanto discutir, el guardia le dijo que yo era del estado Sonorense, así que se comunicaron para esos lados, y le dieron el nombre de ANAHI y los de Sonora dijeron que si era yo.

Que me andaban buscando, no solo por la alerta AMBER si no por varias cosas que hice y que me metí en problemas ilegales. Cuando confirmaron que yo soy sonorense me investigaron por todos lados, y ellos por su propia cuenta se enteraron que yo había andado en negocios chuecos, que no era muy confiable y que ciertamente tenía problemas legales. Me hicieron preguntas como a que me dedicaba? Que familia tenía? Porque había escapado? Y eso, como no les respondí me amenazaron con llamar a la policía, pero no les creí, así que seguí sin responder, la licenciado Ortiz levanto el teléfono y comenzó a marcar, mientras el guardia estaba sentado a un lado de mí.

Llegaron los policías eran 2, muy altos y bien armados, ellos dijeron que estuvieron comunicándose al C4 de Navojoa, y que sabía que tenía cargos por robo, agresión, hostigamiento, y homicidio en 2do grado.

Me habían investigado muy bien, entonces se sentaron a un lado de mí y el guardia se fue, allí me tenían encerrada, esperaban a que hablara pero no lo hice, solo me levante tome un cuchillo, les dije “ya me enfade, me voy” uno de los policías me dijo “a dónde vas” y yo le dije “a donde sea menos aquí” así que intente salir, pero uno de los policías me jalo de la blusa, y yo forcejee con él para que me soltara, lo amenace con el cuchillo, ahí es cuando el otro policía me jalo de la pierna y me tiro al piso, quise gatear pero uno de ellos con su arma me golpeoen la espalda varias veces y caí, hice el intento de arrastrarme pero me jalaron de la pierna, como pude me voltie boca arriba, y con el cuchillo herí a uno de los policías en el rostro, se quitó de donde estaba y el otro policía me quito el cuchillo y lo tiro, la licenciada lo levanto y lo puso en el escritorio, mientras le daba papel al policía herido, el otro me levanto, me empujo contra la pared varias veces y me soltó, casi no podía estar de pie, pero intente caminar y el policía nuevamente con su arma me golpeo la pierna derecha varias veces hasta que caí y ya no pude más.

El otro policía agarro uno de los cuchillos y se acercó a mí, yo estaba tirada en el suelo boca arriba con lágrimas en mis ojos, y el policía herido me dice “¿te crees muy valiente por traer un arma verdad?” entonces yo intento arrebatarle el cuchillo pero al momento de jalar el cuchillo el policía pierde equilibrio y cae sobre mí, y me clava el cuchillo, la licenciada y el otro policía me lo quitan de encima me sacan el cuchillo, yo sigo tirada en el piso llorando mucho más por coraje que por dolor.

La licenciada va corriendo a su escritorio y saca unas gasas, algodón y agua oxigenada, y con eso me limpia la herida, mi blusa se mancha de sangre y el piso blanco también, era muchísima, pensé que ahí era mi fin… pero no… los policías me ayudan a levantarme, me bajan por las escaleras en los brazos, salimos y me llevan hasta una patrulla, donde esta una muchacha pelo wero, delgada. Y ella es la encargada de trasladarme de la central hasta la comandancia, me suben a la parte trasera de la patrulla, y ya estaba oscureciendo, entonces cierran con seguro las puertas, y en todo el camino ella no habla, ni yo.

Llegamos a un edificio grande, eso creo, estaba oscuro no se veía casi nada, pero si vi que había unas rejas eléctricas y que estaban varios policías cuidando el lugar, pasamos, se estaciono, me abrió la puerta, me baje y camine hacia donde ella iba, entramos por una puerta cristalina, había mucha gente, allí adentro dijo “ella es la menor” 2 policías me dicen “síguenos” entonces voy a donde ellos van, llegamos a un cuarto y me meten ahí, están 2 personas una señora y un señor, me dicen que ellos son los enfermeros de ahí, así que me revisan completamente, me obligan a quitarme la ropa, y después hacen su análisis, me hicieron la prueba del alcoholímetro la cual salió 0.1%…. me llevan a las celdas de adentro y me dejan encerrada 2 horas en lo que ven que van hacer conmigo según dijo un policía de ahí.

Ahí estoy aburrida, pasan muchos policías y me miran y se van de paso, nadie me habla, al ratito llega un policía pelo negro alto, y me da 2 tamales y 1 vaso de café, yo los agarro y me los como. Cuando el policía ve que me los acabo llega y me pregunta si quiero más y yo respondo que no, entonces se va.

Me quedo sentada en el suelo, cierro los ojos y agacho la cabeza, cuando oigo que una mujer abre las rejas y me dice que me va a llevar a un lugar donde quedarme, salgo de ahí y me dice que la siga y eso mismo hago, salimos al estacionamiento, subimos a una patrulla, me venda los ojos y me amarra las manos y me dice que me acueste en el asiento trasero y yo así lo hago.

Avanzamos, yo no conocía la ciudad así que no sé exactamente por donde pasamos y por donde no, lo único que sé es que cuando el carro se detuvo , abrió la puerta y me levanto me quito las ventas, me dijo que me bajara, estábamos adentro de una casa blanca enorme, con muchas flores y palmas enormes, entramos a la casa, ahí adentro estaban 2 muchachas en pijama, vi un reloj que estaba colgado en una oficina y marcaban las 2:00 de la mañana, me llevaron a la oficina me sentaron me revisaron la mochila, me hicieron preguntas y por fin, me llevaron al segundo piso, donde estaban los cuartos.

Tocaron la puerta en el último cuarto y abrieron, ahí estaba una señora delgada, acostada en su cama, se despertó me vio y se quedó sentada solo le dijeron “ella es tu compañera” ahí ella me saludo, me pregunto que si porque estaba ahí, que si yo que había hecho, no le conté mucho porque tenía mucho sueño, pero a los 15 minutos tocaron nuevamente la puerta y me llevan algunos artículos de limpieza y me dicen que me bañe, así que como no llevaba chanclas me iba a meter descalza pero la señora me presta las suyas, entro al baños me baño, agarro ropa limpia de mi maleta y me la pongo, me acuesto en la cama que me toca y me duermo.

A la mañana siguiente me levanta la muchacha y me dice “voy hacer  el desayuno, no bajes para que no te regañen es por grupo, yo te aviso” y se fue, yo me volví a acostar. Al rato tocan la puerta y me siento en la cama, abren la puerta y veo que es una de las policías que me habían llevado hasta ahí, y me dice que me apure a bajar que me están esperando en la comisaria, entonces bajo y me llevan hasta la cocina, me dan un taco de frijol y leche, y con eso me despido de la que fue mi compañera de una noche XIMENA, me llevan al auto me vendan ojos y me amarran las manos, y nuevamente me acuesto en el asiento trasero, me llevan hasta la comandancia, me bajan me quitan vendas y bajo del carro ahí no vi a nadie conocido, así que no sabía quién me esperaba, cuando me llevaron frente a 2 policías y me dijeron que ellos iban a escoltarme hasta Navojoa, para que pagara lo que debía…

Me subieron a la patrulla, y otras patrullas más nos seguían iban como 7 patrullas detrás de nosotros, y así fue todo el camino, hasta que llegamos al Carrizo, Sinaloa y nos detuvimos los policías compraron pollo asado y me dieron, eso fue el desayuno, seguimos el trayecto, hasta que llegamos a Navojoa, y me llevaron directamente al C4. Ahí me recogieron mis papas, y no querían dejarme ir, pero pagaron una multa y con eso Salí. Me llevaron hasta el fraccionamiento donde vivía, para de ahí llevarme a un pueblo alejado, para que ya no volviera a escapar, me llevaron a San pedro nuevo rio mayo Etchojoa Sonora. Donde mi tío me enseño a trabajar.

Platique con el güero Salazar acerca de un viaje a la sierra, para hablar seriamente, acerca de un nuevo proyecto, pero no se realizó el viaje ya que ellos no confiaban en mí, porque pensaron que los había delatado. En una ocasión fui al Bacame a buscar al SEVEN pero no pude ni llegar a su casa, porque un carro cerrado, negro polarizado me iba siguiendo, en ese tiempo tenía 15 años ya, y aunque no tenía carro, pero mi papa si y el me lo prestaba, entonces no pude llegar, así que fui de nuevo con mis papas, y cuando quisimos salir de ahí, el carro que me iba siguiendo empezó a seguirnos y me puse nerviosa, mis papas ni en cuenta de eso, ellos no sabían ni que rollo con ese carro, así que iban de lo más normal, cuando llegamos a la salida del pueblo el carro negro acelero y casi nos chocaba, fue entonces cuando mi papa supe algo no andaba bien así que el acelero y nos fuimos a todo lo que da por la carretera. Dejamos atrás el otro carro.

Estuve a punto de ser secuestrada en Cd Obregón, Sonora, porque andábamos comprando en el centro cuando llegaron varios hombres vestidos de militares y cerraron el paso, y varios nos quedamos ahí, entre ellos mis padres, poco a poco van dejando salir gente, y a los demás nos dejan ahí, nos hacen preguntas que ni sabemos, en eso, me ven y dicen que yo estoy muy chica como para andar en esos líos así que me sacan de ahí, y me voy al carro, a mis papas todavía los tienen ahí, y más tarde los dejan ir.

Un militar me veía mucho y se acercó al carro y me pregunto mi nombre, no se lo dije completo solo le dije que mi nombre era Ana, él me dijo “ya te conozco, eres la sobrina del patriarca, la que anda con gente nueva” yo le digo que no soy yo, pero el me dice que ya sabe que si soy, pero que con el no hay bronca, que es amigo de alguno de ellos. Así que se va, y me dice que no se lo diga a nadie y que no me preocupe que pueda irme sin temor alguno.

Estando de regreso en mi casa se lo digo a mi tío, él me dice que no profundice en eso, y que lo deje por la paz… también me dice “así esto, aguántate”, y lo deje por la paz. A la semana de haber pasado eso, llegan a mi casa los soldados, en sus carros bien armados, y comienzan a destruir todo, según ellos andaban buscando armas y drogas, pero no hallaron nada, así que se fueron sin nada, mi familia y yo nos quedamos con el susto.

Pero ellos no se dieron por vencido y fueron a catear la casa de Navojoa, y allí si encontraron lo que querían, no armas pero si drogas empaquetadas, y hasta plantas, con eso me iban a hacer juicio, pero gracias a dios tengo amigos y familia que siempre han brincado por mí.

Ya no trabajo para Gente Nueva, de hecho fue un trabajo a la sorda y eso sirvió mucho, mi tío me echo la mano, y me apoyo con seguir estudiando. Pero a mí me gusto el dinero y la adrenalina, las buenas amistades, las fiestas y todo, así que no quise renunciar tan fácilmente, por eso le busque por mi lado, y encontré un buen amigo JANY, que al principio no quiso ayudarme, pero pasaron 2 años y volvía insistir  y acepto con una condición. Yo acepte, así que solo me falta cumplir esa condición. Sé que lo que hice no es correcto, ni un buen ejemplo para nadie, pero a veces no hay de otra. Mi historia no acaba aquí, si no que apenas va empezando y ahora se escribirá con los ANTRAX. Saludo de su amiga KENDANA ANAHI


Loading...

0 comentarios:

Publicar un comentario