Loading...

La triste historia de 'El Pirata de Culiacán'

Loading...
Hace unos días Juan Luis Lagunes departía como siempre, borracho, enmedio de amigos y bellas mujeres. 

Su vida transcurría entre su personalidad dicharachera, el alcohol, las drogas y el sexo, además de las videocámaras donde registraba cada una de sus andanzas, para transmitirlo todo, pues fue así, haciendo apología de la violencia, sintiéndose narco sin serlo, disfrazándose de bufón, como se hizo famoso. 

No en vano tenía en su cuenta de Facebook la friolera cantidad de un millón cien mil seguidores. Súmele los de Twitter y los de Instagram.


Era huérfano y vivía con su abuela en Villa Juárez, Navolato, antes de escapársele para aventurarse en Culiacán, y comenzar lavando coches. 

Una botella de Buchanan’s pegada al cogote lo hizo famoso. Sus barbaridades, a punto del coma etílico, trascendieron las redes sociales y su fama brincó fronteras.

Pero de bufón del narco pasó, la madrugada del martes, a cifra oficial. 

Ya no ríe. Ya no insulta, dejó de arremeter contra esa "bola de resentidos que me critican" después de que insultó en una transmisión en vivo a Nemesio Oceguera, líder del Cartel Jalisco Nueva Generación. 

"A mi el Mencho me la pe...", se atrevió a decir antes de que sus acompañantes cortaran la transmisión. Demasiado tarde; el daño estaba hecho. Es suspicacia digital el que haya muerto bajo las órdenes de su agraviado.

"Aunque cualquiera pudo haberlo matado --confía el fiscal de Jalisco, Raúl Sánchez--, pues insultaba a muchos por igual". 

ASÍ NOMÁS QUEDÓ. 

Hasta ahí llegaron las carcajadas. El cuerpo de este joven, abatido a balazos, permanecía en la morgue y solo se le acercaban las moscas, hasta que una tía suya pasó por él la tarde del miércoles.

La carpeta de investigación en torno al caso continúa abierta en la Fiscalía General de Jalisco, tanto por la muerte del sinaloense, como también la del propietario del negocio, quien no pudo sobrevivir tras las heridas que recibió (dicen que lo pusieron como escudo de 'El Pirata' en un intento desesperado para evitar que lo mataran).

De sus homicidas hay muy pocas pistas.

Luego de revisar una de las cámaras de seguridad instaladas en el bar Menta2 Cántaros, los agentes investigadores de la Fiscalía General de Jalisco no obtuvieron mayores datos de las identidades de los agresores.

En la videograbación se alcanza a observar el momento en el que se registró la ejecución, pero los rostros de los sujetos son prácticamente imposibles de identificar.

En las últimas horas se obtuvo la grabación del resto de los aparatos, se espera que en el análisis arrojen datos de los vehículos en los que se dieron a la fuga.

Quiso pasar como el más divertido de la fiesta, pero se ha vuelto un fenómeno social digno de analizarse. 

El Pirata de Culiacán, de 17 años, gustaba de subir fotos con artistas locales, futbolistas profesionales y admiradores que compartían su continuo estado etílico.

A su corta edad ganaba mucho más que lo que una persona común en una semana, ya que por ser invitado de acompañante a shows cobraba muy bien.

En una entrevista para un canal de Los Angeles, de donde vinieron a visitarlo debido a su inusual fama, la última pregunta que le formularon fue: 

--¿Cómo te ves en tres años?

Y respondió: 

--Pues me veo ya dejando el pisto; ya dejando el alcohol atrás.

Su destino era volverse adulto pero nadie aguanta 18 balas.

Hasta ayer, su cuerpo multiperforado, hedía en el anfiteatro. Y la peste alejó a todos sus amigos de ahí.
Loading...

0 comentarios:

Publicar un comentario