Loading...

Señalan a “La Perra” como factor del repunte de la violencia en BC

Loading...
Entre octubre y noviembre, el Grupo Coordinación ha recibido una serie de denuncias reportando la participación de Filiberto Parra “La Perra” en actividades delictivas a las que han dado seguimiento. 

Aunque mencionan su presencia como un detonante de la inseguridad, los reportes que lo implican en delitos no se investigan judicialmente, solo se integran como información de inteligencia. Mientras la violencia continúa y Tijuana acumula 1624 de los 2118 homicidios violentos que se han cometido en el Estado

“Hemos recibido denuncias de su presencia”, informaron a ZETA dos mandos incorporados al Grupo Coordinación al referirse a Filiberto Parra Ramos, los reportes se han dado en dos restaurantes y en dos escenas de crimen.


“Nos llamaron dos veces para informarnos que lo estaban viendo, que estaba comiendo en un determinado restaurante -una vez en la delegación La Mesa y otra en la delegación centro-, consultamos y la repuesta fue que no tenía orden de aprehensión en contra, así que no había mucho que hacer”.

Los otros dos reportes que incluyen las presuntas apariciones delictivas de Parra Ramos tienen como fondo un homicidio a balazos y el decomiso de droga.

*7 de noviembre de 2017: en el Centro Comercial Santa Fe, ubicado en el acceso principal al fraccionamiento del mismo nombre, en la delegación San Antonio de los Buenos, en Tijuana; los residentes reportaron una balacera en la que un hombre murió y otro resultó lesionado. La referencia fue que el ataque era contra “La Perra” y las víctimas del atentado debían ser sus empleados delictivos.

* El 28 de julio de 2017, elementos de la Policía Federal y de la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena) aseguraron en un operativo en la calle Mesopotamia colonia Cerro Colorado de la delegación del mismo nombre, un camión en el que localizaron 178 paquetes de mariguana con peso de 979 kilos.

“Se nos fue”, comentaron los miembros del Consejo Estatal de Seguridad de Baja California, que dejaron los reportes como datos de inteligencia.

En ninguno de los dos casos, José Filiberto Parra Ramos, alias “Clark Brandon Gutiérrez” y/o “Sergio Alcaraz Hernán”, fue localizado por las autoridades al realizar las intervenciones. Tampoco las referencias de las denuncias de su presunta presencia fueron incluidas en los Informes Policiacos Homologados (IPH).

Ante la pregunta expresa de ZETA, las autoridades indicaron que en ninguno de los expedientes que se iniciaron por ambos delitos, los agentes encargados no hicieron preguntas de la participación de Parra Ramos, ni al sobreviviente de la balacera, ni al chofer detenido con la droga.

Para fines oficiales se desconoce la relación con el conocido traficante liberado del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) Número 13, en Miahuatlán de Porfirio Díaz, en Oaxaca este año, tras siete años de reclusión.

Durante agosto, antes de entregar su renuncia -previa solicitud y conversación con el Gobernador-, el ex secretario de Seguridad Pública del Estado, Daniel de la Rosa, había advertido del regreso de Filiberto Parra a la vida delictiva.

Informó que la Policía Estatal Preventiva (PEP) mantenía “monitoreo sobre sus actividades” y confirmó que los reportes de inteligencia mostraban una reincidencia en sus actividades criminales y su reinserción a los cárteles que trasiegan droga en Baja California. También dijo que la intención de la Secretaria era “ponerlo a disposición de nueva cuenta de la autoridad”.

Entrevistado por el mismo tema, al ser presentado el actual secretario de Seguridad en el Estado, licenciado Gerardo Sosa Olachea, indicó que este tipo de personajes solo serían capturados en dos escenarios: previo mandamiento judicial o si se los topaban en flagrancia delictiva.

Él no habló de darle seguimiento a las actividades de monitoreo sobre los cabecillas criminales que son liberados de prisión, mediante trabajo de inteligencia.

La balacera

Respecto al decomiso de droga en el tráiler, la autoridad se negó a dar más información; en cuanto al homicidio, hubo más datos y también evidencias que muestran la falta de interés, por el momento, por parte del Consejo de Seguridad de ir más allá en la búsqueda de delincuentes menores, de los autores materiales de delitos.

El reporte al Centro de Mando que llegó la tarde el 7 de noviembre, fue que alrededor de las 17:00 horas había atacado a balazos a los tripulantes de un sedán blanco deportivo, estacionado en la plaza comercial de Sana Fe.

Uno de los hombres quedó muerto dentro del auto y el segundo se bajó e intentó ingresara a un mercado, pero los atacantes que siguieron baleándolo durante la huida, lo alcanzaron a herir frente a varios testigos antes de que logrará salvaguardarse.

De acuerdo a las indagatorias, el hombre asesinado fue Fernando García López, de quien los investigadores supieron que estuvo implicado como sospechoso en un secuestro relacionado por la célula de Teodoro García Simental -a la que pertenecía “La Parra”- en el año 2008; sin embargo, esa información de nuevo no fue incluida en el expediente de investigación, solo se manejó como información de “inteligencia” entre los agentes.

El sobreviviente baleado, quien dijo ser Cristian Ambriz -identidad que el Ministerio Público no pudo corroborar-, se negó a declarar, acompañado de quienes dijeron ser miembros de su familia y un abogado exigió ser dejado en paz para ser trasladado a Estados Unidos, para su seguridad.

En el auto donde estaban los dos hombres atacados, el cual fue inspeccionado por peritos, las autoridades encontraron escondida una pistola calibre nueve milímetros que no se había disparado. Le hicieron pruebas y a la fecha no le han encontrado relación balística con otro hecho criminal.

De la presencia de Parra Ramos en el lugar, la versión que el Grupo Coordinación fue: “se mencionó y se manejó como datos no oficiales, pero de los sujetos atacados no se obtuvo nada; el que sobrevivió no habló, lo que sí se comentó entre los agentes es que se trataba de gente del grupo de Los Uriarte, quienes son primos de Raydel López ‘El Muletas’, quien entre 2006 y hasta 2009, cuando detuvieron a Parra, operaba muy cerca con ‘La Perra’, así que serían de la misma célula”.

Los reportes indican que Santa Fe se convirtió en una zona de confort para Filiberto Parra y su gente, lo que sería uno de los motivos por el cual en el área se empiezan a incrementar los operativos criminales violentos a plena luz del día, levantones y lo que los delincuentes llaman “ajustes de cuentas”.

Perfil violento

Capturado en junio de 2009 como parte del Cártel Arellano Félix (CAF) y miembro de la fracción escindida que rechazaba el liderazgo de Fernando Sánchez Arellano “El Ingeniero”, que tenía como jefe a “El Teo” García Simental, las autoridades de Baja California se enteraron de la liberación Parra Ramos a principios de 2017.

Durante los siete años que permaneció en prisión -una parte en el Penal de Almoloya y otra en el Cereso de Oaxaca-, aprendió del manejo de la Ley, presentó más de 20 juicios de amparos y otras decenas de juicios de garantías.

Algunos de estos reclamos judiciales los hizo aliado con otros delincuentes con los que estableció relación en prisión, como Víctor Magno Escobar Luna “El Pareja”, Ezequiel Machain Buitrón, y otros de mayor resonancia delictiva como Miguel Ángel Guzmán Loera, Édgar Valdés Villarreal, Mario Alberto Cárdenas Medina, Armando Valencia Cornelio, Erick Valencia Salazar, Alcides Ramón Magaña, Eduardo Arellano Félix y Teodoro García Simental.

Considerado reo de alta peligrosidad, de manera reiterada fue sometido a segregación y correctivos de parte del Consejo Técnico Interdisciplinario, debido a “las malas actitudes del interno”, a “el carácter irascible”, “arranques explosivos” a sus contantes peleas encarnizadas con otros reos y a la tendencia de “auto-agredirse”.

Al ser detenido en 2009 fue acusado de delincuencia organizada y otros delitos derivados y siete años después, el Juzgado Primero de Distrito de Procesos Penales Federales en el Estado de Nayarit, decretó su libertad.

Nunca lo acusaron y menos juzgaron por los homicidios en los que el Grupo Coordinación informó que estuvo implicado, incluidos los asesinatos de los agentes federales de investigación, adscritos a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (Siedo), Manuel Alejandro Arellano Figueroa y Guillermo Cuautle Hernández, cometidos en abril de 2008.

Preso en el año 2010, solicitó permiso para casarse, en su expediente tenía a Paola Cruz identificada como su persona de confianza y a tres diferentes abogados, Cuauhtémoc Valdovinos Ruiz, Juan Manuel Saucedo Talamantes y Gonzalo Bustillo Ramos.

Hoy, de acuerdo a las denuncias anónimas recibidas por las autoridades y a los reportes y monitoreos de las áreas de inteligencia del Grupo Coordinación, Parra Ramos retoma su liderazgo contribuyendo al incremento de la incidencia criminal en Tijuana.

Tijuana: mil 624 asesinatos; matan a abogado 

A 23 días de que culmine el año, en Tijuana se han registrado mil 624 asesinatos; a nivel estatal, la cifra alcanza las dos mil 118 personas que han sido ejecutadas, convirtiendo a 2017 en el año más violento en la historia de Baja California.

En lo que va de diciembre, la estadística de la Procuraduría General de Justicia del Estado refiere que 24 personas han sido privadas de la vida en distintos puntos de la ciudad de Tijuana.

Al cierre de esta edición, el jueves 7 de diciembre se reportó que una persona con vestimenta oscura agredió con arma de fuego al abogado René Ortiz Quiñones, de 67 años, a unos cuantos metros de los Juzgados Civiles, en la colonia Anexa 20 de Noviembre, su cuerpo fue localizado afuera de su auto que también presentaba evidencias de balazos.

Fue presidente del Colegio de Abogados Constitucionalistas, de la Federación de Abogados de Baja California y de la Junta de Conciliación y Arbitraje en Tijuana, el grueso de los asuntos que llevaba eran laborales y algunos civiles. Sus compañeros de profesión lo calificaron como un hombre “serio y tranquilo”

Pero la jornada mortal de esta semana empezó el viernes primero de mes, con cuatro hombres asesinados. El primer hecho se suscitó en la colonia Empleados Federales, donde un sujeto de entre 55 y 60 años de edad fue ultimado con un objeto contundente al interior de la canalización, a la altura de las instalaciones del PRI. En la colonia Panamericano, una persona fue acribillada a tiros, así como otro hombre de entre 30 y 35 años, en la colonia Río Parte Baja. Ramón Alfredo García Córdova, de 27 años, fue ejecutado a balazos en el Maclovio Rojas.

El sábado 2, Evelia Romero Codina, de 58 años, fue asesinada con arma de fuego en Infonavit Latinos. En la colonia del Río Parte Baja, un hombre fue privado de la vida a balazos. Ángel Duarte Sánchez, de 56 años, murió en el interior de un domicilio del Ejido Francisco Villa. Mientras que un masculino de entre 50 y 55 años fue encontrado muerto con lesiones por arma de fuego en la colonia Patria Nueva.

El domingo 3 falleció Ricardo Majalca Chávez, de 40 años, producto de un ataque a balazos en la colonia Buenos Aires Sur. En El Florido, también con arma de fuego, pereció un varón de entre 30 y 35 años. Con lesiones por arma de fuego fueron encontrados los cadáveres de una pareja, el hombre tenía entre 40 y 45 años, en tanto que la mujer, entre 30 y 35 años. Por último, Fernando Estrada Arias, de 43 años, fue muerto a tiros.

El lunes 4, en la colonia Emiliano Zapata, un joven de entre 20 y 25 años fue ejecutado con arma de fuego. Salvador Rivera Barrios murió en el Hospital General, luego de haber sido atacado a tiros en la colonia Monte San Antonio. Y en estado de putrefacción se localizó el cadáver de un desconocido en Riveras del Bosque.

El martes 5, José Cápula Hernández, de 43 años, fue asesinado en la colonia Tomás Aquino. En el fraccionamiento Villas del Sol Tercera Sección, se encontró el cuerpo sin vida de un desconocido de entre 30 y 35 año. Nelson Ramos, de 39 años, fue asesinado a tiros en el interior de un taller de herrería denominado “La Unión”, en Ejido Francisco Villa. Y Ranulfo García Flores, de 44 años, fue ejecutado de por lo menos tres tiros en la cabeza en la Zona Centro.

El miércoles 6, en la Cruz Roja Tijuana, producto de lesiones por arma de fuego, falleció Jorge Olivarria. Héctor Gutiérrez murió en el Hospital General a consecuencia de lesiones traumatológicas que recibió en cara y región cefálica, el 27 de noviembre.

De acuerdo a las estadísticas del Consejo Estatal de Seguridad, en Tijuana, el 66% de los homicidios violentos se cometen con arma de fuego; el 81% se perpetran en vía pública, y las delegaciones más violentas son La Presa, Presa Rural, Pinos y Sánchez Taboada, zona de pugna entre Los Uriarte y el Cártel Jalisco Nueva Generación.

Identifican a uno de los atacantes de policías en Tecate

En lo que la Dirección de Seguridad Pública de Tecate refiere se trató de “una acción completamente policial”, un agente municipal murió y otro resultó lesionado en el fémur, tras ser atacados a balazos la madrugada del jueves 7 de diciembre.

Aproximadamente a las 4:00 am, los agentes Odín Garcés y Francisco Fraijo Lino realizaban un recorrido de vigilancia en la colonia Andalucía. Al detectar un vehículo sospechoso con tres hombres a bordo, le marcaron el alto, se detuvieron justo a la altura de una gasolinera que está a la salida a Mexicali.

Uno de los elementos bajó de la unidad policiaca, percatándose que los sujetos iban armados, por lo que regresó a la patrulla para exponerle la situación a su compañero, pero de inmediato fueron recibido a tiros; los agentes repelieron la agresión, hiriendo a uno de los atacantes.

Odín Garcés, quien tenía siete meses de haber ingresado a la Policía activa, luego de estar desde el año 2000 en la comercial, murió en el lugar de los hechos; mientras que Francisco Frajio Lino recibió un balazo en el fémur izquierdo.

Según Francisco Castro Trenti, director de Seguridad Publica de Tecate, en un video del establecimiento de gasolina se aprecia que los atacantes iban vestidos de negro, dos de ellos con sudadera y uno más con chaleco, quienes huyeron de la escena del crimen a pie.

“La agresión duró segundos, hay fuertes indicios de la probable autoría de los atacantes, quienes al huir dejan una arma larga abandonada en el camino, la cual presenta manchas hemáticas, lo que corrobora de que uno de ellos está lesionado. Otra arma larga fue localizada en la cajuela de la unidad color negro, con placas americanas”, se informó.

Agentes periciales localizaron en la escena del crimen casquillos percutidos calibre 223 y 7.62 de arma conocida como “cuerno de chivo”, además de cartuchos 9 milímetros.

Tras la agresión, la Dirección de Policía de Tecate emitió una alerta a todas las corporaciones de seguridad del Estado, informando que entre los presuntos responsables se encontraba una persona herida.

Horas después, uno de los agresores fue identificado como Armando Labrador Pérez, de 26 años de edad, originario de Escuinapa, Sinaloa, quien se encuentra internado en el Hospital General de Mexicali. Presenta cuatro heridas entre hombro y brazo izquierdo.

En lo que va la administración de la alcaldesa Nereida Fuentes, tres policías municipales han sido asesinados, mientras que en el transcurso de 2017 se han registrado 52 homicidios dolosos.
Loading...

0 comentarios:

Publicar un comentario